Alfa 159

Mantiene el estilo inconfundible Alfa, pero poco tiene que ver con el modelo al que sustituye, el 156, ya que se anuncia como alternativa a las berlinas más prestigiosas de su categoría. Más grande y mejor equipado, se pondrá a la venta a finales de septiembre con seis mecánicas diferentes de gasolina y Diesel.

Alfa 159
Alfa 159

La marca italiana ha recurrido a General Motors para el desarrollo de algunos componentes y, en especial, de las mecánicas de gasolina, todas de inyección directa con mezcla estequiométrica (admite 14,7 gramos de aire por cada gramo de gasolina en combustión para obtener un óptimo rendimiento). Tanto las versiones de gasolina, como las Diesel, se encuentran asociadas a cajas de cambio manuales de seis velocidades. Para el próximo año está prevista la incorporación de cajas automáticas de seis marchas, bien robotizada Selespeed o automática con convertidor de par.Los motores de gasolina más pequeños son de cuatro cilindros -el 1,9 litros de capacidad (1.859 cm3) deriva directamente del conocido dos litros, y el 2.2 lo hemos conocido en modelos de Opel y Saab, aunque los ingenieros de Arese han puesto su “granito de arena" para lograr la definición requerida en un producto Alfa. Cuentan con bloque y culata de aluminio (lo que representa al menos una reducción de 20 kg respecto a los motores que reemplazan).La variante de 1,9 litros anuncia una potencia máxima de 160 CV a 6.500 rpm y un par máximo de 19,4 mkg a 4.500 rpm, con un consumo mixto de 8,7 litros a los 100 km. Por su parte, anuncia unas prestaciones interesantes, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y una velocidad máxima de 212 km/h.Más prestacional aún es el 2.2 JTS, que promete 185 CV de potencia máxima y un par de 23,4 mkg a 4.500 rpm. La cifra de gasto medio homologado es de 9,4 litros a los 100 km, mientras que las prestaciones que anuncia se cifran en 8,8 segundos para alcanzar el 0 a 100 km/h y la velocidad máxima en 222 km/h.La guinda mecánica la pone el motor V6 de 3,2 litros fabricado por Holden en Australia, también de inyección directa de gasolina, que reemplaza al afamado 3.2 Alfa Romeo. Al parecer, el motivo de este giro radical se encuentra en el capítulo de las emisiones contaminantes, ya que todos los motores del 159 superan la normativa Euro IV. En este caso, el motor de General Motors supera las capacidades mostradas por el anterior italiano de la misma cilindrada y anuncia un incremento de potencia de 20 CV, con 260. El par máximo se cifra en 32 mkg (un 11 por ciento más que el italiano), mientras que el consumo combinado es de 11,5 litros por cada 100 km. En este caso, las prestaciones son muy destacables: aceleración de 0 a 100 km/h en 7 segundos y velocidad máxima de 240 km/h.Este propulsor, que cuenta con dos bancadas de cilindros de aluminio en V a 60º, dispone de culata de cuatro válvulas por cilindro y dos árboles de levas por bancada con sistema “Twin Phaser" es decir, variador continuo de fase en admisión y escape. Dispone de cadena de distribución, empujadores hidráulicos con rodillos de baja fricción, bobinas de encendido independientes para cada cilindro, precatalizadores en el colector de escape, acelerador electrónico, etc. Se encuentra asociado en exclusiva a una transmisión integral permanente mecánica Q4, que emplea un diferencial Torsen C con un reparto inicial del 43/57 entre el tren delantero y trasero. Puede variar entre 22 y 78 por ciento en cualquiera de los ejes.En este capítulo, la marca italiana ha sido más conservadora. Ofrece dos variantes del cuatro cilindros Alfa 1.9 JTD Multijet con culatas de ocho o dieciséis válvulas y potencias de 120 y 150 CV, respectivamente, así como el evolucionado 2.4 de cinco cilindros, que ha estrenado su “primo" Fiat Croma, que anuncia una potencia de 200 CV a 4.000 rpm y un par máximo de 40,8 mkg a 2.000 rpm. Gracias a su elevado rendimiento, el 2.4 anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y una velocidad máxima de 228 km/h, con un consumo de gasóleo de sólo 6,8 litros/100 km en ciclo combinado.Dispone de turbo de geometría variable, nueva bomba de lubricación, sistema common rail de última generación a una presión de 1.600 bares, culata mejorada, bielas de acero fracturado, colector de admisión con mariposa electrónica, inyectores de siete orificios, etc.Como novedad, todos los motores Diesel incorporan de serie filtro de partículas DPF sin mantenimiento de por vida.En cuanto al equipamiento, los responsables de Alfa no han fijado las especificaciones concretas para cada país, pero se sabe que todas las versiones ofrecerán de serie sistema de arranque con llave electrónica y botón, al menos siete airbags (el de rodillas para acompañante será opcional en algunas versiones), sistema de control de estabilidad VDC –desconectable totalmente a voluntad-, sistema Hill Holder (ayuda de arranque en pendiente sin necesidad de aplicar el freno de mano), reposacabezas delanteros activos, luces antiniebla delanteras, climatizador (puede ser de doble zona o de triple, que incluye temperatura independiente para alos ocupantes de las plazas posteriores), etc.Entre las opciones que plantea la marca, aún sin definir para el mercado español, se encuentran la tapicería de cuero, llantas de aleación de mayor tamaño (hasta 18 pulgadas) sistema de sonido de alta fidelidad con reproductor MP3, sistema de navegación GPS, ayuda de aparcamiento delantera y trasera, etc.También en esta ocasión, el nuevo modelo supera a su predecesor. La rigidez del chasis junto a las elaboradas suspensiones (brazos de aluminio superpuestos delante y multibrazo detrás) dan lugar a un comportamiento confortable, progresivo y eficaz, que transmite una confianza absoluta. Se siente la pisada franca y un aplomo espectacular. También tienen su parte de responsabilidad otros componentes mecánicos, como la rápida dirección hidráulica -2,25 vueltas entre topes- o los frenos bien dimensionados (las versiones de cinco y seis cilindros cuentan con discos de mayores dimensiones en ambos trenes con pinzas Brembo de cuatro pistones). Lástima que nuestra toma de contacto con el modelo se limitó a un recorrido casi exclusivo por las bien pavimentadas autopistas bávaras, exclusivamente con la mecánica de 2.2 litros de gasolina. No obstante, pudimos comprobar su excelente comportamiento dinámico, la precisión de su dirección, la potencia de su frenada, la rapidez del cambio, el bajo nivel de ruido que se filtra al habitáculo (utiliza lunas delanteras de 5 mm de espesor) y el excelente tacto general que ofrece el 159.Esperamos poder ofreceros una prueba exhaustiva del modelo, después del verano, justo cuando vaya a iniciarse su comercialización. La verdad es que nos hemos quedado literalmente con la miel en los labios.A comienzos de 2006 llegarán las versiones familiares Sportwagon y las cajas de cambio automáticas de seis marchas (una robotizada Selespeed y otra con convertidor de par). Todavía no está decidida una variante deportiva GTA, pero no se descarta.
Ahora la transmisión integral Q4 se reserva para la variante V6, pero, más adelante, podrá asociarse opcionalmente con la mecánica Diesel de cinco cilindros y 200 CV de potencia.