Alemania inicia la transición hacia los combustibles bajos en azufre

La necesidad ecológica de consumir carburantes más limpios ha producido que en Alemania se inicie este otoño un progresivo cambio destinado a hacer mayoritario el uso de combustibles bajos en azufre.

Las nuevas tecnologías, tales como la inyección directa de gasolina, son capaces de reducir en gran medida el consumo y las emisiones de los vehículos, pero también necesitan combustibles "más limpios" para aprovechar al máximo estas ventajas.
Por ello, a partir del próximo otoño, la gasolina baja en azufre que se comercialice en Alemania será más económica que los combustibles tradicionales, cuyo precio se incrementará en unos tres centavos de marco por litro, unas 2,5 pesetas.
Tras el visto bueno del Consejo de Ministros de la Unión Europea este país se prepara para establecer una nueva reglamentación al respecto. Así lo ha comunicado una curiosa y atípica alianza formada por el Ministerio de Medio Ambiente, la industria del automóvil y el Club del Automóvil Alemán, el ADAC.
Todos ellos animan a los conductores a llenar sus depósitos con carburantes más limpios, que, en parte, ya se encuentran en el mercado. Estos nuevos carburantes, además de contaminar menos, preservan los motores y alargan la vida del tubo de escape y del catalizador.
La nueva reglamentación se aplicará en dos fases. A partir de noviembre de 2001 la gasolina y Diesel con un contenido de azufre hasta los 50 ppm (partes por millón) tendrá una rebaja fiscal de 3 centavos de marco (unas 2,5 pesetas). Sin embargo, a partir de enero de 2003, la normativa para estos combustibles ya sólo será válida para las gasolinas que no superen los niveles de 10 ppm de azufre.
Según el secretario de estado del Ministerio de Medio Ambiente, Rainer Baake, para los conductores no se producirá ningún tipo de cambio. El nuevo combustible estará disponible en todos los sitios cuando se empiece a aplicar la nueva normativa; además, los coches más viejos tampoco tendrán ningún tipo de problemas en llenar su depósito con estos carburantes.
En comparación con los actuales combustibles Diesel y gasolina, se produce una reducción de emisiones cercana al 40 por ciento.

Los mejores vídeos