Alcampo abrirá nuevas gasolineras

Alcampo posee en la actualidad 12 gasolineras, pero espera alcanzar a final de año las 20. No se trata del único hipermercado que prevé aumentar sus estaciones de servicio, ya que Carrefour y Eroski han presentado nuevos proyectos; una gran noticia para los consumidores, que pueden repostar más barato, pero muy negativa para los empresarios del sector, que acusan a estos centros de vender bajo coste.

Las grandes redes de hipermercados empiezan a apostar por otro floreciente negocio, el de las gasolineras. Alcampo ha anunciado que incorporará nuevas estaciones de servicio a sus 12 ya existentes. Entre este año y el que viene, espera tener en marcha 18 gasolineras, pero su proyecto es mucho más ambicioso, ya que esta multinacional de origen francés cuenta en nuestro país con 38 supermercados en 13 comunidades autónomas.

Según portavoces de Alcampo, los descuentos en los precios de los carburantes no estarán ligados a las compras que se realicen en sus centros, por lo que todos los usuarios se podrán beneficiar de sus tarifas.

Otras grandes redes de "híper", como Carrefour, Eroski y Sabeco, también estudian abrir nuevas gasolineras. Precisamente, el primero de ellos ha inaugurado tres nuevas estaciones en Villanueva de la Serena (Badajoz) y en Sevilla, con lo que su número asciende a 26 repartidas por toda la geografía española

En la actualidad, estos centros rondan la cifra de las 60 gasolineras y, si sus proyectos siguen adelante, a finales del año podrían duplicar los puntos de venta de carburantes.

Se calcula que el ahorro medio por litro frente al resto de gasolineras se sitúa en torno a las cinco pesetas, razón por la que sus rivales han llevado a estos hipermercados numerosas veces a los tribunales bajo la acusación de competencia ilegal.

Acusados de no jugar limpio
El proyecto de los híper todavía debe contar con el visto bueno de Bruselas, ya que el Ejecutivo comunitario estudia una denuncia presentada por los empresarios del sector contra el Gobierno español. Según alegan, el equipo de Aznar ayuda de manera ilícita a estos centros, ya que aprobó un decreto en el que obligaba a los ayuntamientos a recalificar como urbanizables los terrenos propiedad de las grandes superficies, con lo que podían obtener licencias para abrir gasolineras.

Alcampo ya estuvo en 1996 en el punto de mira de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Madrid, quienes analizaron con lupa sus grandes descuentos. Esta asociación alegaba que vendían por debajo de lo normal, una práctica que se denomina "dumping" y se considera ilegal.

La acusación no pudo ser probada, pero la red de hipermercados aprovechó para aclarar la procedencia de sus combustibles, completamente regulado a través de los depósitos de CHL, como prácticamente la totalidad que se vende en España.

Los mejores vídeos