AEA: los conductores madrileños pagarán más

Automovilistas Europeos Asociados acaba de publicar un estudio en el que afirma que los conductores madrileños se “rascarán el bolsillo" aún más en 2006.

Según el estudio presentado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA), el año que viene los conductores madrileños pagarán al Ayuntamiento de la capital un 26,4 por ciento más que en 2005.

Las cifras calculadas por este organismo muestran que los automovilistas desembolsarán 179 millones de euros por el impuesto sobre los vehículos.

Por su parte, las multas se llevarán 166 millones de euros, mientras que los aparcamientos indebidos costarán un total de 18 millones.

¿Se reinvertirán estas cantidades en la mejora de la capacidad y de la seguridad en las carreteras? Esta tarde, en la M-40 se han vivido retenciones kilométricas, al igual que en la A-1 y en la A-2, en su entrada a Madrid.

Más presupuestos para la eliminación de peajes Al margen de las tasas que tendrán que pagar los madrileños, los partidos siguen echando cuentas y han aprobado algunas enmiendas a los presupuestos de 2006. Una de ellas, de CiU, permitirá liberar el peaje de Mollet del Vallés (Barcelona), lo que tendrá un coste de 12 millones de euros. Además, una propuesta del PNV eliminará los pasos a nivel en las vías ferroviarias de Ortuella y de Arkotxa (Vizcaya).

A los costes que acarrean los vehículos se suma, además, el del seguro. La DGS (Dirección general de Seguros) ha advertido sobre la importancia de buscar la compañía adecuada, ya que algunas de ellas incurren en prácticas abusivas o inapropiadas. Para que podamos evitarlas, la entidad publicará en breve un listado de estas actividades, con el fin de fomentar la “transparencia" en el sector.

Ricardo Lozano, máximo responsable de la DGS, afirma que el organismo ha detectado a aseguradoras de primer nivel que caen en prácticas que “ponen los pelos de punta". Por ejemplo, algunas de ellas aplican a terceras personas lesionadas en un accidente de tráfico los mismos límites en las indemnizaciones que pagan a sus asegurados. La legislación, en estos casos, obliga a que todos los daños a terceros sean reparados, sea cual sea el coste.