Adés afirma que Ford Almussafes funciona 'fantásticamente bien' y recibe 'demanda adicional' por la recuperación europea

El director de Operaciones de Ford España, Antonio Adés, ha manifestado que la planta de Almussafes (Valencia) 'está funcionando fantásticamente bien', dado que el C-MAX 'se está vendiendo por arriba de las previsiones' y la factoría, al igual que 'todos los fabricantes españoles', ha recibido 'demanda adicional de producto' gracias a la recuperación del mercado europeo del automóvil.

Así lo ha señalado Adés este lunes en la presentación en rueda de prensa del 13º Congreso de la Asociación Europea de Ingenieros de Automoción, que se celebrará en Valencia del 14 al 16 de junio, junto al director del evento, Josep Font, y el presidente de Asociación Valenciana de la Industria de la Automoción (AVIA), Emilio Orta.

A preguntas de los medios, ha señalado que 'el mercado europeo del automóvil se está moviendo aproximadamente en 16 millones de unidades en este momento', mientras que el 'pico' que 'se alcanzó en los mejores años antes de la crisis' era entre 17,5 y 18 millones.

'Estos niveles son mejores que los de 2010 y mucho mejores que los de 2009 en Europa', ha constatado Adés, quien ha agregado que 'al subir Europa de los 14 o 14,5 millones a los 16, eso hace una demanda adicional de producto para todos los fabricantes españoles', puesto que 'el 85 por ciento aproximadamente de la producción española de automóviles se exporta'.

'Esa es la situación, por puros números estamos mucho mejor de lo que estábamos en 2010 y bastante mejor que estábamos en 2009', ha sentenciado.

El gerente de la planta valenciana ha confirmado que Ford ha contratado a 'gente adicional' para 'cubrir necesidades de producción' derivadas de ese aumento de la demanda y ha asegurado que esperan 'seguir construyendo todo lo que se pueda construir'.

De cara al futuro, ha apuntado que 'la bola de cristal obviamente no la tiene nadie y siguen estando los problemas de la deuda de los países del 'club med'', con Grecia, Portugal e Irlanda 'en el ojo del huracán' y 'las presiones sobre el euro y las incertidumbres de una potencial crisis bancaria están en el periódico todos los días'.

CRECIENTE PRESENCIA DE RUSIA Y TURQUÍA

Ha valorado que, en ese contexto, 'están tirando' otros mercados que 'anteriormente se consideraban en desarrollo' y que 'serán de los más grandes de Europa', como Rusia y Turquía, que consumen 'muchísimos vehículos'.

De hecho, ha subrayado que 'parte de la debilidad que presentan algunos países europeos, se compensa con la demanda' de ambos mercados.

Emilio Orta ha ratificado que, para la industria de componentes del automóvil, el ejercicio 2010 'ha sido un año de recuperación', con una 'pequeña' mejora que distaba ya de la 'caída libre' de 2009.

De cara al futuro, considera 'imprevisible lo que puede pasar' dado que 'la reacción del consumidor y de los mercados son muy imprevisibles', aunque se ha desmarcado de pronósticos pesimistas y ha confiado en el 'paraguas Ford'. 'Si Ford va bien, nosotros vamos bien, y yo creo que Ford mal no va, creo que va muy bien', ha dicho.

El presidente de AVIA ha remarcado que el sector valenciano de componentes emplea a más de 8.000 personas y es 'un sector vivo gracias a Ford', que es la 'cabeza tractora' de esta industria.

Así, ha defendido que las 'buenas noticias' para la multinacional también lo son para el sector y para la Comunitat Valenciana, a lo que ha agregado que espera que la planta incremente sus pedidos y reduzca las importaciones desde otras regiones.

Por su parte, Josep Font ha matizado que, por un lado, el sector productivo español 'funciona mejor' porque 'está totalmente ligado al mercado global europeo', que 'empieza a funcionar mejor', a diferencia de lo que sucede con el sector de la distribución.

Así, ha argumentado que la distribución 'se ve afectada fundamentalmente por el consumo de los hogares españoles' y está 'aún en plena crisis y en plena situación de estancamiento', por lo que estas empresas 'se han tenido que reconvertir y posiblemente aún se tendrán que reconvertir más para adaptarse a la demanda española, que difícilmente crecerá muy deprisa a partir de ahora', ha dicho.

En otro orden de cosas, Antonio Adés ha valorado el trabajo conjunto que realizan los fabricantes de automóviles españoles, Anfac y el Ministerio de Fomento para 'hacer a la industria española del automóvil más competitiva en costes logísticos'.

En concreto, ha abogado por incrementar el porcentaje de mercancías que se transportan actualmente por ferrocarril para afrontar así la 'desventaja comparativa' que sufre esta industria 'con respecto a plantas que están ubicadas más centrales en la región europea', a causa de los elevados costes logísticos en el país.

En su opinión, 'habría que utilizar más el ferrocarril de mercancías', puesto que en España 'no llega al 4 por ciento' mientras que en Europa se sitúa en torno al 17 por ciento, lo que constituye 'una oportunidad para hacer a la industria española del automóvil más competitiva en costes logísticos'.

EXPERIENCIA Y PROXIMIDAD FRENTE AL 'FACTOR PRECIO'

Preguntado por la competencia con los países emergentes, Orta ha indicado que 'quieren su sitio y están luchando por ello', gracias a ventajas como los bajos costes salariales y el hecho de que las rigurosas exigencias medioambientales, de calidad y de seguridad vigentes estén aún 'por cumplirse' en esos mercados.

Ha defendido que España hace valer su 'experiencia' y su 'proximidad' y que, de hecho, 'con el paso del tiempo, el factor precio también dejará de ser un inconveniente --para España-- porque estos países se verán obligados a aceptar toda la normativa de seguridad, calidad y controles' que ya cumplen el resto de países.