Acuerdo en GM para reducir 12.000 empleos

General Motors ya tiene plan de saneamiento definitivo. Empresa y sindicatos han alcanzado un acuerdo de última hora por el que se comprometen a eliminar unos 12.000 empleos en todo el continente sin recurrir a los despidos forzosos. En España, el grupo ha rebajado hasta 451 las personas incluidas en el ERE.

Figueruelas recibe con los brazos abiertos al Meriva
Figueruelas recibe con los brazos abiertos al Meriva

El primer fabricante mundial de automóviles, General Motors, eliminará buena parte de su empleo en Europa, aunque de forma menos drástica de la que se preveía. Finalmente, las negociaciones han fructificado y tanto la dirección como su comité de empresa han acordado la puesta en marcha de un nuevo plan económico para recuperar los beneficios.El consorcio estadounidense reducirá en total cerca de 12.000 empleos en todo el continente, pero sin recurrir a los anteriormente previstos despidos forzosos. El propio presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz, ha confirmado la noticia: “Se trata, sin duda, del ajuste más drástico desde la posguerra, aunque, afortunadamente, hemos podido evitar los despidos".Para que la aplicación del programa sea “socialmente aceptable", GM Europa ha conseguido arrancar a la dirección del grupo en Detroit más de 750 millones de euros, según ha anunciado Franz. Con la ayuda de este dinero, unas 7.000 personas podrán aceptar el traslado a una nueva agencia de recolocación, que será costeada a medias por Opel, la principal marca en Europa del grupo norteamericano, y la Agencia federal de Empleo alemana. El resto del empleo sobrante se canalizará a través de la prejubilación o de indemnizaciones.Pese al acuerdo alcanzado, el varapalo para la industria alemana es significativo. Allí, desaparecerá uno de cada tres empleos de las fábricas de Opel, más de 10.000 trabajos en total. Las demás plantas europeas (Zaragoza, Amberes, Ellesmere Port y Trollhättan) tendrán que recortar otros 2.000 puestos laborales.Por el momento, General Motors ha renunciado al cierre de fábricas en Europa. No obstante, en Rüsselheim (Alemania), el grupo espera todavía la firma de nuevos acuerdos con Opel, para que ésta última acepte las medidas globales impuestas desde Detroit.El nuevo programa de ahorro anunciado en Europa por el fabricante estadounidense tiene como objetivo la reducción de más de 500 millones de euros de costes fijos, de los que hasta 360 corresponderán a Opel en Alemania. Eso sí, el plan de reestructuración tendrá que estar finalizado en un plazo máximo de dos años.Con la aplicación de este programa, General Motors espera volver a beneficios en 2006, tras cerrar los anteriores ejercicios con pérdidas. Para ello, la compañía ha anunciado también que eliminará hasta un 15 por ciento de sus cargos ejecutivos.En España, la situación no es tan dramática como en Alemania, aunque también habrá reducción de empleo. La mayoría del comité de empresa de la filial española ha anunciado en las últimas horas la posibilidad de firmar un acuerdo con la compañía sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la planta de Figueruelas (Zaragoza). Todo hace indicar que GM Europa ha presentado una nueva propuesta que atiende a las demandas sindicales. En ella, el fabricante automovilístico podría haber rebajado a 451 el número de personas incluidas en el plan de reestructuración, frente a las 505 previstas inicialmente. El resto de trabajos, hasta llegar a los 618 que sobran en Zaragoza, saldrían de las propias bajas naturales de una plantilla que, en España, cuenta con 7.500 empleados.En el caso de las prejubilaciones, GM Europa ha decidido ampliar el plazo de salida a los 60 años cumplidos hasta el 30 de septiembre de 2006, cuando inicialmente había propuesto el 31 de diciembre de 2005. Además, dependiendo de la edad, la empresa plantea una indemnización de entre 12 y 32 meses de salario bruto sin antigüedad ni pluses, una cantidad que se podría fijar entre los 57.000 y los 78.000 euros.Para las bajas incentivadas voluntarias, la compañía ha propuesto una indemnización de 24 meses de salario bruto sin antigüedad ni pluses, lo que, en función de las categorías, oscilaría entre los 42.000 y los 59.000 euros. El acuerdo podría firmarse este próximo lunes.