48 euros mensuales de subida, dictamen del árbitro en la huelga de autobuses en Madrid

48,08 euros (8.000 pesetas) más cada mes y una reducción de la jornada laboral de un día completo por año trabajado. Esto es lo que ha decidido el árbitro designado por la Comunidad de Madrid para mediar en la huelga de autobuses urbanos en la región. Esta decisión, de obligado cumplimiento, deberá poner fin a los paros.

Jaime Montalvo, presidente del Consejo Económico y Social (CES) y árbitro designado por la Comunidad de Madrid para lidiar en el conflicto, ha dado a conocer su laudo "de obligado cumplimiento por la patronal y los trabajadores".

En este concluye que los trabajadores deberán recibir un aumento salarial mensual de 48,08 euros (8.000 pesetas) en este 2002 (con carácter retroactivo) y una reducción de la jornada laboral equivalente a un día completo por cada año trabajado. Los sindicatos demandaban una subida de 75 euros (12.479 pesetas) y una reducción de la jornada hasta las 35 horas semanales.

Para los tres próximos ejercicios, la subida salarial será igual a la del IPC más un 0,7 por ciento mientras que se otorgará dos días libres por año trabajado en 2003 y 2004 y tres en 2005.

Montalvo ha recomendado a las patronales que retiren los 2.000 expedientes sancionadores a los huelguistas por el incumplimiento de los servicios mínimos, una de las condiciones planteadas por los sindicatos para poner fin a sus jornadas de paro.

Dicho y hecho. El subdirector de Asintra, Rafael Barbadillo, ha anunciado nada más conocer el contenido del laudo que tanto esta patronal como Fenebus retirarán los expedientes sancionadores abiertos a los trabajadores de los autobuses interurbanos de la región si éstos desconvocan la huelga y acatan el laudo de Montalvo.

Este laudo tiene "fuerza de ley" y, según el presidente de la Comunidad de Madrid, es de obligado cumplimiento por las partes, sin que pueda ser objeto de una nueva huelga. Mientras las patronales han anunciado que lo acatarán, los sindicatos han dejado en las manos de los trabajadores, que se reunirán en las próximas horas, la decisión de finalizar o seguir con los paros.

Barbadillo ha valorado la decisión de Montalvo como justa para ambas partes y que tiene "algunas cosas positivas", como es la vigencia de cuatro años del convenio colectivo, lo que se considera que proporcionará "estabilidad" al sector. Para Barbadillo, la subida salarial es "elevada" aunque las patronales "harán un esfuerzo" y acatarán esta resolución con el objeto de que se cierre este conflicto y "todo vuelva a la normalidad".