35 muertos en la operación salida, casi un 40 por ciento menos que en 2000

La DGT ya ha presentado el balance de la primera "operación salida" del verano. Según sus cálculos, entre las 15.00 horas del pasado viernes hasta las doce de la noche de ayer, 35 personas han perdido la vida en las carreteras españolas, lo que supone un descenso de la mortalidad de cerca de un cuarenta por ciento, ya que, en el mismo período del año pasado, se registraron 58 muertos.

35 muertos en la operación salida, casi un 40 por ciento menos que en 2000
35 muertos en la operación salida, casi un 40 por ciento menos que en 2000

Durante el pasado fin de semana, se han producido 28 accidentes de circulación mortales, que dejan un balance de 35 fallecidos, 17 heridos graves y 20 de carácter leve. Estas cifras suponen un notable descenso de la mortalidad, cercano a un 40 por ciento (39,6), ya que, en el mismo fin de semana del año pasado, se registraron 48 siniestros, donde murieron 58 personas, 46 resultaron heridas de gravedad y 25 leves.

Hay que destacar que, según la DGT, el comienzo de la primera fase de la operación fue ejemplar. El viernes, desde las tres de la tarde hasta las ocho, no se produjo ningún accidente mortal. No ocurrió lo mismo en el retorno: el domingo fue la jornada más trágica, con trece siniestros, en los que perdieron la vida diecisiete personas.

Retenciones de hasta diez kilómetros

A pesar de que Tráfico había habilitado 500 kilómetros de carriles adicionales y los conductores pudieron salir de manera más escalonada, al coincidir la operación salida con el fin de semana, las retenciones fueron la tónica dominante el pasado sábado. Sólo en distintos puntos de Madrid, Comunidad de Valencia y en las carreteras costeras catalanas se registraron atascos de hasta diez kilómetros a primeras horas del sábado. También se vieron afectadas carreteras como la de Burgos o la de Toledo.

Durante todo el fin de semana, las carreteras de las zonas costeras mostraron problemas de circulación mayores a los habituales.

"No confiar en el ángel de la guardia"

Tráfico espera que durante todo el verano se efectúen más de 65 millones de desplazamientos por carretera. Para evitar que se produzca la alta siniestralidad que se vivió durante el año pasado (sólo en el mes de julio de 2000 perdieron la vida 499 personas en las carreteras españolas), el director general de Tráfico, Carlos Muñoz-Repiso, ha afirmado que los conductores tienen que poner de su parte y "no confiar en el ángel de la guardia".

Por su parte, la DGT quiere reforzar su control durante estas fechas y contará con el refuerzo de 200 agentes más de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y alrededor de otros 600 que estuvieron destinados hasta el 1 de diciembre en Barcelona y Tarragona.

A pesar de estas medidas, Repiso ha recordado que "por más guardias que pongamos y leyes duras, sólo las actitudes personales son las que pueden conseguir la seguridad en las carreteras".