1,8 millones de Jeep Grand Cherokee, bajo sospecha en los EE.UU.

Los principales todo terrenos norteamericanos parece que están gafados. Si el Ford Explorer ha sufrido mil y una críticas y una decena de llamadas a revisión, ahora es el turno de uno de sus principales rivales: el Jeep Grand Cherokee.

Las autoridades norteamericanas dedicadas a analizar la seguridad de los vehículos en los Estados Unidos, la NHTSA, ha decidido ampliar la investigación que está llevando a cabo sobre este modelo. La principal razón son las quejas que han llegado a las oficinas de esta agencia federal, 854, y que denuncian la tendencia del modelo de DaimlerChrysler a dar marcha atrás repentinamente cuando se coloca la palanca de cambios automática en posición de parking.

Según un portavoz de la NHTSA, cinco personas han fallecido, 184 han resultado heridas y se han denunciado 359 colisiones desde que se inició la investigación, en el pasado mes de junio.

Casi 1,8 millones de unidades del Jeep Grand Cherokee fabricados entre 1993 y 2000 serán analizados por parte de las autoridades estadounidenses.

Mismo argumento
La mayoría de los casos denunciados reúnen las mismas características: el vehículo comenzaba a rodar marcha atrás después de que los conductores los aparcaran colocando la palanca de cambio automático en posición de aparcamiento. A continuación, y según el relato de un gran número de conductores afectados, se escuchaba un sonido de "click" en la caja de cambios, que los investigadores de la NHTSA han calificado de "marcha atrás inadvertida".

Portavoces de DaimlerChrysler han indicado que están colaborando plenamente con la investigación, aunque sus técnicos no han sido capaces aún de detectar dónde está el problema.

Los mejores vídeos