Murió Teddy Mayer

Teddy Mayer, que fue la persona que apoyó a Bruce McLaren a formar el equipo que con el tiempo se ha consolidado como el segundo mejor de la historia de la F1, ha fallecido a la edad de 73 años. Mayer dirigió McLaren desde la muerte de Bruce y hasta la llegada de Ron Dennis.
-
Murió Teddy Mayer
Murió Teddy Mayer

Corría el año 1963 cuando el piloto neozelandés Bruce McLaren decidió crear un equipo de Fórmula 1, al que bautizó con su propio apellido. Pero este proyecto jamás hubiese salido adelante de no ser por el apoyo del americano Teddy Mayer. Los McLaren de aquella época, que participan en la máxima categoría desde 1966, eran fácilmente reconocibles por su color naranja, el cual ha sido recordado en algunos test de invierno recientemente. Por aquel entonces, Mayer era el director de equipo, y al volante de los coches estaban el propio McLaren y su compatriota Denny Hulme. Pero no fue hasta dos años más tarde, en 1968, cuando el propio Bruce lograría la primera victoria del equipo en F1.

La Fórmula 1 no era la ocupación exclusiva del equipo, que también se acabó convirtiendo en una potencia en el Can-Am, que fue un campeonato de prototipos biplazas con una potencia descomunal. Y al volante de una de estas bestias iba a morir Bruce McLaren a mediados de 1970, en Goodwood. Desde aquel trágico día, Mayer asumió el liderazgo del equipo. Teddy era conocido por tener un don especial para diferenciar pilotos buenos de pilotos campeones, y ese buen hacer al frente del equipo llevó a McLaren a conquistar su primer campeonato del mundo en 1974, con un motor Ford y con Emerson Fittipaldi al volante.

Dos años después, en 1976, el éxito de Mayer en McLaren alcanzaría su punto álgido con la victoria de James Hunt en el mundial de Fórmula 1 y el triunfo de Johnny Rutherford en las 500 millas de Indianápolis. La victoria de Hunt se decidió en la última carrera de la temporada en el circuito de Fuji. El de 1976 fue el año del terrible accidente de Niki Lauda en Nurburgring, lo que provocó que el austriaco perdiese su ventaja al frente del campeonato con Hunt. Al llegar a la carrera japonesa, todo estaba por decidir, pero al poco de comenzar, Lauda decidió abandonar debido a la intensísima lluvia que cayó ese día sobre el trazado nipón, dejando el título en bandeja al díscolo piloto británico.

Sin embargo, a partir de 1977 el equipo de F1 cayó en picado, hasta tal punto de que no ganaron ni una sola carrera en años. En 1980, y debido a la presión de Marlboro, patrocinador principal de McLaren, la dirección del equipo recayó sobre un jovencísimo Ron Dennis, que dos años después adquiría el paquete accionarial de Mayer haciéndose con el control de McLaren. Tras esto dejó la F1 para crear una escudería en la CART estadounidense junto con otro de los socios fundadores de McLaren, Tyler Alexander. En 1985 trató de regresar a la F1, pero sin éxito. Desde entonces ha estado siempre relacionado con la competición hasta que en 2007 dejó de ser asesor del equipo Penske. Ahora, en 2009 y con 73 años de edad, nos ha dejado.

En cuanto a McLaren, de la mano de Ron Dennis recuperó los días de gloria, los cuales se han extendido hasta hoy en día. El equipo ha pasado por épocas gloriosas (como las vividas con Senna y Prost al volante, o más recientemente reviviendo el mito de las flechas de plata junto a Mercedes) y por otras más oscuras, pero nadie puede negar que bajo el mandato de Dennis, McLaren se ha convertido en la segunda escudería más laureada de la historia de la F1, tras Ferrari.

El propio Ron Dennis quiso tener unas palabras de recuerdo para Teddy Mayer: “Teddy fue uno de los pocos auténticos hombres del automovilismo. En 1963 el formaba parte de un pequeño equipo de entusiastas que, junto a Bruce McLaren, fundaron el Bruce McLaren Motor Racing Ltd. Bruce murió trágicamente siendo muy joven en 1970, tras haber ganado varios Grandes Premios, pero sin haber podido alzarse con el Campeonato del Mundo. Cuando yo compré el equipo en 1980, Teddy había hecho crecer a la escudería a partir de los cimientos dejados por Bruce, por Tyler Alexander y por él mismo, y para entonces ya habían conseguido dos títulos mundiales con Emerson Fittipaldi y James Hunt, así como un gran éxito en los Estados Unidos. Estos fantásticos coches – el magnífico McLaren CanAm pilotado por Denny Hulme y el propio Bruce, y el soberbio McLaren CART pilotado por hombres como Johnny Rutherford, así como también el el McLaren M23 F1 que pilotaron James y Emerson – figuran en la entrada de recepción del actual Centro Tecnológico de McLaren. En 1982 Teddy vendió sus acciones en McLaren, y yo me enorgullezco de decir que hemos proseguido con su obra alcanzando el éxito y ganando Campeonatos del Mundo. Pero el origen de nuestros éxitos está en Bruce y Teddy. Así que me gustaría rendir tributo a la memoria de Teddy por su enorme contribución y por su inmortal legado, y hacer llegar las condolencias de todo el equipo Vodafone McLaren Mercedes a su familia y amigos en un momento tan triste”.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...