Publicidad

Fuster por tercera vez

Por tercer año consecutivo y en unas circunstancias semejantes, con un ataque en los últimos compases, Miguel Fuster ganó “su” rallye, en la primera carrera que estrenaba su nuevo Porsche
-
Fuster por tercera vez
Fuster por tercera vez
  1. Fuster-Medina (Porsche 997 GT3), 1 h 55’54”3;
  2. Pons-Haro (Mitsubishi Evo X), a 3”4;
  3. Aviñó-Aviñó (Porsche 997 GT3), a 15”5;
  4. Ojeda-Barrabeig (Subaru Impreza N14), a 2’56”9;
  5. Lujua-Burgos (Mitsubishi Evo IX), a 5’02”0;
  6. Monarri-Chamorro (Mitsubishi Evo IX), a 5’27”9;
  7. Cima-Noriega (**) (Renault Clio R3), a 6’40”9;
  8. Arias-Arias (Renault Clio R3), a 7’05”1;
  9. Pérez-Velasco (Renault Clio R3), a 8’05”2;
  10. Ceballos-Rozada (Subaru Impreza N14), a 11’23”7; … 15. Vallín-Cue (*)(Suzuki Swift Sport), a 16’35”1

(*) Vencedor Gr.A (**) Vencedor Copa Suzuki

  1. Miguel Fuster, 35 puntos; 2. Xevi Pons, 30 puntos; 3. Manuel Aviñó, 27 puntos; 4. Enrique García Ojeda, 25 puntos; 5. Xavier Lujua, 23 puntos; 6. Alberto Monarri, 21 puntos; 7. Francisco Cima, 19 puntos; 8. Miguel Arias, 17 puntos; 9. Jonathan Pérez, 15 puntos; 10. Mario Ceballos, 13 puntos; etc.

La primera prueba del certamen nacional comenzó con un tiempo esplendido en Villajoyosa, en las cercanías de Alicante, pese a que el día anterior se tuviese que anular ya un tramo por imposición del servicio de carreteras, por problemas de firme. Desde la primera prueba comenzaron las sorpresas, cuando el mejor crono lo lograba el valenciano Manuel Aviñó, a bordo de un Porsche de ProRally, el equipo de Juani Díaz, que prepara Bernard Vara.

Sergio Vallejo, el máximo favorito, se quedaba a una sola décima del Porsche valenciano, mientras que Enrique Ojeda (Subaru) se colocaba en tercera posición delante del Mitsubishi de Xevi Pons. En cuanto al vencedor de las dos anteriores ediciones, Miguel Fuster, este, prudente en su primer contacto con el Porsche 997 GT3, se hallaba retrasado en el 9º puesto.

En el siguiente tramo Sergio Vallejo ganaba la prueba y se situaba en cabeza por delante de Aviñó y de Pons, mientras que Ojeda comenzaba a experimentar problemas de cambio en su Subaru. Pero, peor le iba a Pedro Burgo, que rompía el cambio de su Mitsubishi y se retiraba.

En el tramo antes de la primera asistencia, Vallejo abandonaba dejando el rallye sin claro líder. Una correa había cedido y el potente Porsche 997 GT3, se había quedado mudo. Así Aviñó, recuperaba el liderato por delante de Fuster que había remontado y del Lancer Evo X de Pons. En ese mismo tercer tramo, Joan Vinyes perdía una rueda de su Clio R3 y se salía, abandonándole liderato de los Renault R3, al asturiano Miguel Arias perseguido por Fran Cima.

En la primera asistencia, Ojeda tenía que desmontar el cambio de su Subaru para arreglar un retén y llegaba 14 minutos tarde a la salida penalizando 2’10” y retrocediendo a 10ª posición. Pero no se acababan ahí los problemas del actual Campeón de España, ya que Ojeda pinchaba en el tramo siguiente, pese a marcar buenos tiempos aunque la avería continuaba y Quique seguía perdiendo valvolina por el cambio.

Pero no solo Quique pinchaba, sino que el líder, Manolo Aviñó, también pinchaba, pero el Porsche no puede llevar rueda de repuesto trasera por no entrar en el exiguo maletero y así con la rueda de repuesto pequeña, Aviñó perdía más y más tiempo, en unos tramos repletos de gente.

En los siguientes tramos nuevo cambio de líderes, en uno de los rallyes más cambiantes de los últimos años. Fuster pasaba en cabeza por primera vez, pese a que declaraba que: “lo importante era acabar la prueba y hacer más y más kilómetros a su Porsche”. Pero en el siguiente tramo antes de la última asistencia, daba un nuevo trompo y volvía a ceder el primer puesto a Pons, en un toma y daca que hacía más interesante aún el rallye que por la tarde veía como aumentaba la afluencia a los tramos.

Cara a los dos últimos tramos y por si la emoción fuese poca con los dos primeros separados pro tan sólo 3”3/109, la lluvia comenzó a caer en la sierra de Confrides. Los Porsche de Fuster y Aviñó montaron las ruedas de agua, mientras que Pons salía a los dos últimos tramos con ruedas de seco, ligeramente rayadas y Ojeda por su parte, montaba unas mixtas.

Efectivamente, el penúltimo tramo tenía toda la bajada mojada, y Pons imponía sin discusión su 4 ruedas motrices, mientras que el Porsche de Aviñó marcaba el mejor registro, pero Pons llegaba al tramo final del rallye con 15”2 de ventaja sobre Fuster. Parecía que el rallye estaba decidido.

Parecía demasiado, pero eso era olvidar que Miguel Fuster que evolucionaba en sus tierras, había ganado los dos rallyes anteriores, estrenando coche también, en los últimos compases del rallye. Pons, que tenía pequeños problema de descebe de su bomba de gasolina por el nuevo depósito, y con unas ruedas de seco que no funcionaban bien en mojado, perdía 18" en ese último tramo y Fuster la ganaba el rallye. En cuanto al brillantísimo Aviñó, este ganaba los dos últimos tramos y de no ser por un pinchazo, hubiera ganado ampliamente el rallye, siendo la gran revelación de la prueba.

Detrás, Ojeda con un excelente segundo crono en el último tramo terminaba cuarto, mientras Monarri se clasificaba detrás un brillante Lujua (ambos con Mitsubishi), frenado el primero, por tener que conducir dos tramos sin frenos. Entre los Clio, el final era apasionante y Fran Cima se imponía finalmente a los hermanos Arias, que estrenaban un Renault Clio R3. Finalmente en la muy bien montada Copa Suzuki, el recien llegado Esteban Vallín no daba opciones a sus rivales y desde el primer momento dominó a placer el rallye, por delante de Marc Jiménez y Aitor Fernández, hasta que este tuvo problema de palier.