La Federación redobla su vigilancia

En un deseo de incrementar en lo posible la seguridad de los rallyes y carreras en cuesta, la Federación está redoblando en estos días sus esfuerzos en las pruebas de carretera y precisamente en el próximo Rallye Rías Bajas aumentará estos controles, ya de por sí muy estrictos y regulados.
-
La Federación redobla su vigilancia
La Federación redobla su vigilancia

Ante el Rallye Rías Bajas el propio Presidente de la Real Federación Española de Automovilismo, Carlos Gracia, se desplazará a Vigo en donde estará presente en todos los actos que tengan que ver con la seguridad del rallye.

Estas medidas comienzan a principio de año con una reunión, a la cual están invitados todos los Presidentes de Federaciones Autonómicas y, ó, sus delegados de seguridad, en la cual la Federación da cuenta de las últimas normativas y novedades respecto a seguridad. En España desde hace tres años el delegado de Seguridad de la Federación es el mismo, Arturo Fernández de la Puente, un conocido ex-copiloto y su misión es, además de todo lo relacionado con la seguridad, que sobre todo siempre sea el mismo criterio el que rija en todas las pruebas.

Tras esta reunión a principio de año, cinco meses antes de la celebración de la prueba, el recorrido tiene que estar completado. Dos meses antes de una prueba de carretera, el Delegado de Seguridad visita la zona y recorre e inspecciona el recorrido, los parques de trabajo y asistencia, el trazado del shakedown y recibe las informaciones concernientes a cierres de carreteras, permisos, seguros, cintas y rutas de emergencia.

Después de esta primera visita, eleva un informe a la Federación y al Observador de la Federación Española (que es el que supervisa cada rallye), con sus notas y sugerencias. Más adelante un día antes de las verificaciones, el Delegado de Seguridad se presenta en el lugar de la prueba y tiene una reunión con el Director de Carrera y el Responsable de Seguridad de la prueba.

El propio Carlos Gracia nos comentaba: “De 10 años a esta parte y como no podía ser de otra manera, en las pruebas de carretera la seguridad se ha elevado muchísimo. Somos intransigentes en todo lo referente a la seguridad, sobre todo del público. Sin embargo esta intransigencia se refiere tan solo a las pruebas en las que la Federación Española tiene la autoridad, es decir las de los Campeonatos Nacionales. En las otras pruebas, cada Federación Autonómica, por la propia distribución de las competencias en materia deportiva de nuestra Constitución, tienen plena independencia. Pese a ello, nosotros informamos, formamos Comisarios en cursillos y Seminarios y recomendamos todas las mejoras que sabemos, en esa materia. Muchas de ellas las copiamos de las normas de los Campeonatos Mundiales, por pertenecer todos a la Federación Internacional del Automóvil, la FIA. En los rallyes, la Federación para facilitar las cosas a los organizadores desde hace varios años es la que aporta el coche “cero”, con un piloto y un copiloto profesional, Marc Blázquez y Salvador Belzunces, para que en la misma línea que el delegado de Seguridad, sea siempre el mismo criterio y experiencia la que predomine. Últimamente estamos intentando cerrar muy pronto los tramo e incluso prohibir las acampadas de la noche anterior, para sensibilizar al público que es advertido por altavoces móviles informativos, antes de cada pasada del rallye. En cuanto a las pruebas de carretera de los campeonatos regionales, está claro que allí son las Federaciones Autonómicas las que tienen las competencias y aunque la mayoría suelen seguir nuestras recomendaciones, los medios no son los mismos. Es como en el fútbol en una final de la Liga, el dispositivo de Seguridad es total, mientras que en una partido de tercera regional, a todo tirar, hay algunos Números de la Guardia Civil o al Policía Municipal de la villa en donde se celebre. Finalmente decir que aunque se pongan todos los medios de seguridad posibles, las actitudes de algunos pocos pueden echar al traste todos los esfuerzos. En los pises nórdicos la gente está muy educada y basta poner una cinta para que nadie pase al otro lado. En los países latinos, la gente a veces por temeridad o por conductas poco sociales, se acerca mucho a los coches y no es posible poner un comisario o un policía, detrás de cada espectador”.

Arturo Fernández por su parte explicaba: “En los rallyes son obligatorias una serie de medidas de seguridad, como encintado de zonas prohibidas, ambulancias en los tramos, coches “R” (Intervención Rápida, incluso con tijeras para cortar chapa), y los tres coches “cero”, que circulan antes de cada prueba, que todas ellas deben estar cerradas al tráfico por las fuerzas del orden público. Los rallyes cuentan con un helicóptero de evacuación rápida y antes de una prueba tomamos contacto con las autoridades civiles, para casos de emergencia”.

En todo caso y aunque la seguridad total es imposible en este y en cualquier otro deporte, la verdad es que la seguridad en los rallyes ha mejorado muchísimo en estos últimos años. Los rallyes de hoy en día, no tienen nada que ver, con actitudes como antaño veíamos en Portugal, o en otros rallyes muy conocidos, que concentraban una enorme cantidad de público.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...