F1: Así es Jenson Button

Tras diez años intentándolo, al undécimo lo consiguió. Jenson Button se ha convertido en campeón del mundo de F1 cuando todos le consideraban ya un piloto al que se alabó más de lo debido en sus precoces comienzos. Sin embargo, cuando ha tenido las herramientas necesarias, ha logrado el objetivo de todo piloto profesional.
-
F1: Así es Jenson Button
F1: Así es Jenson Button

Como todos los británicos que llegan a la F1, a Jenson Button nos lo vendieron bastante bien. De hecho, su prematura entrada en el Gran Circo, solamente superada por Kimi Raikkonen, vino precedida de tan solo dos temporadas en monoplazas. Hasta 1997, Jenson fue uno de los hombres fuertes del karting internacional, pero no fue hasta el 98 cuando debutó en monoplazas. Lo hizo en la Fórmula Ford británica, que ganó a la primera, para pasar en 1999 a la F3 inglesa. Aquí no ganó el campeonato (quedó tercero), pero se hizo con dos victorias parciales que llamaron la atención de los jefes de equipo de la F1. De hecho Jenson probó con diferentes escuderías durante ese invierno, superando con el Prost Peugeot los tiempos marcados por el veterano Jean Alesi.

Todos estos resultados hicieron que Frank Williams decidiera darle uno de los asientos de su equipo, lo que por otra parte, en la temporada 2000, le venía de perlas a Frank. Hay que recordar que, tras ganar en 1997 el título de pilotos y el de constructores, Williams perdió a Renault como motorista, con lo que las dos siguientes temporadas fueron un desastre, sin ninguna victoria. En 1999, solamente Ralf Schumacher sacó algo de provecho del Williams, sumando 35 puntos, mientras que su compañero Alessandro Zanardi se quedó a cero. Es decir, Williams no tenía nada que perder al sentar a un novato en uno de sus coches, y sí mucho que ganar si salía bien la apuesta. Además, el año 2000 fue el primero de la asociación Williams-BMW, en el retorno de la marca bávara a los Grandes Premios, con lo que se podría considerar un año de adaptación, ideal para el novato. Para conseguir resultados ya estaba Ralf Schumacher (que por aquel entonces apuntaba buenas maneras, las cuales se fueron diluyendo con el tiempo).

Jenson Button no tardó en mostrarse como un piloto rápido y consistente, logrando como mejor resultado un cuarto puesto en un GP de Alemania cuyas últimas vueltas se disputaron bajo una lluvia torrencial. Sin embargo, Button no pudo conservar su asiento en Williams. Frank tenía firmado a Juan Pablo Montoya desde hace un tiempo, con lo que dejó a Button libre, ya que Ralf había hecho méritos para seguir. El joven piloto inglés encontró acomodo en Benetton para la temporada 2001. Sin embargo, iba a ser una temporada complicadísima. El equipo afrontaba un año de transición en el que Renault volvía como suministrador de motores con un concepto radical (motor V10 con 111º de apertura) para convertirse en un equipo completo en 2002. El último Benetton de F1 era inconducible, y Button solamente puntuó en una ocasión (de nuevo en Alemania), siendo superado por Giancarlo Fisichella.

En 2002, y ya pilotando para Renault, Jenson tuvo como compañero a Jarno Trulli, al que superó regularmente en carrera, recuperando algo del prestigio perdido en 2001. De hecho, estuvo a punto de lograr su primer podio en Malasia, pero un problema en la suspensión hizo que fuese rebasado por Michael Schumacher en la última vuelta. Sin embargo, pese a estos buenos resultados, Briatore le dijo a Button que se buscase la vida porque en 2003 su lugar lo ocuparía un tal Fernando Alonso. Ese año Jenson Button entraría en BAR Honda, equipo del que no se ha movido desde entonces pese a las reencarnaciones del mismo (primero Honda y luego Brawn GP). Ese año tuvo una encarnizada lucha, dentro y fuera de la pista, con Jacques Villeneuve, al que acabó derrotando.

Poco a poco la imagen de futuro campeón que tenía Jenson Button al entrar en la F1 se iba diluyendo a la de piloto del montón. Pero contra todo pronóstico, el BAR de 2004 se reveló como el segundo mejor coche de toda la parrilla, por detrás del Ferrari F2004 con el que Michael Schumacher destrozó todos los récords de triunfos en un año. Button acabó tercero el campeonato tras los pilotos de Ferrari con diez podios durante el año. Sin embargo, la primera victoria se resistió. Además de ser noticia por sus resultados, también lo fue por un contencioso legal entre su escudería y Williams. Jenson, mal aconsejado, firmó un contrato con Williams para 2005, creyendo que su contrato con BAR podía romperse. Sin embargo, esto no fue así, y el Comité de Inspección de Contratos le obligó a quedarse en BAR.

El 2005 no comenzó con la inercia ganadora que dejó el año anterior, y justo cuando recuperaron la competitividad perdida (Jenson quedó tercero en Imola), fueron sancionados con dos carreras de exclusión por utilizar un segundo depósito de combustible oculto que, una vez vaciado, dejaba el peso del coche por debajo del reglamentario. Además, Button se vio envuelto en otro lío de abogados, pues el contrato que firmó con Williams para 2005, entraba legalmente en vigor un año después, pero viendo que su primera escudería iba a perder el apoyo de BMW, a Button se le quitaron las ganas de ir allí. BAR, que desde 2006 iba a ser simplemente Honda, compensó económicamente a Williams y se quedaron con el británico. El resto de resultados deportivos en 2005 no destacaron especialmente.

El 2006 fue un año bastante irregular, alternando buenos resultados con una parte media de la temporada lamentable. Sin embargo, la locura en la que se convirtió el Gran Premio de Hungría debido a la lluvia (único GP de Hungría sobre mojado desde el debut del circuito en 1986) hizo que Button se encontrase en primera posición cuando cayó la bandera de cuadros. Esta victoria debería servir como trampolín para Honda en años sucesivos… pero nada más lejos de la realidad. Las temporadas 2007 y 2008 fueron un auténtico desastre, donde la falta de un patrocinador principal (en 2006 se fue Lucky Strike) fue enmascarada con una campaña ecológica por parte de los japoneses.

Esa falta de dinero no les impidió contratar a Ross Brawn, que había dejado Ferrari junto con Michael Schumacher ante la imposibilidad de convertirse en jefe de equipo. Brawn vio enseguida que el Honda de 2008 era “un hierro”, con lo que decidió concentrar todos sus esfuerzos en la temporada 2009, donde todos partirían de cero con el nuevo reglamento. Sin embargo, Honda decidió abandonar la competición a finales de 2008 como consecuencia de la crisis financiera mundial y, también, por las dos vergonzosas temporadas que llevaban. Pero Ross Brawn sabía que el monoplaza de 2009 era bueno, e hizo todos los esfuerzos posibles porque el proyecto en el que trabajó desde que entró en Honda estuviese en la parrilla de salida en Melbourne. Finalmente le dio su nombre al nuevo equipo y demostró que sus pensamientos eran ciertos. El Brawn GP001 ha sido un coche ganador, al que se le ha sustituyó el motor Honda por el Mercedes (dicen las malas lenguas que ésta ha sido una gran ganancia para el monoplaza). Y con él, Jenson Button ha demostrado al fin, diez años después de su debut, que quienes creían en él como futuro campeón del mundo, estaban en lo cierto.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...