WRC: Murió Ove Andersson

El gran piloto sueco y Presidente honorifico de Toyota murió en un accidente contra un camión en SudÁfrica, con las botas puestas: Conduciendo un Volvo 544 en un rallye de clásicos.
-
WRC: Murió Ove Andersson
WRC: Murió Ove Andersson

Ove Andersson se dio a conocer en los rallyes con un Saab, pero enseguida comenzó a ser contratado por diversos equipos para rallyes en los que él era un especialista. Portugal, Montecarlo, el Safari eran sus pruebas preferidas.

Ford, Lancia, Alpine–Renault (marca con la que ganó el Montecarlo del 71 junto a David Stone), fueron algunas de las marcas que le contrataron. Luego vino Peugeot y ahí su gusto por África.

Pero al mismo tiempo, Ove Andersson estaba desarrollando un pequeño equipo, primero en Suecia, después en Bélgica y finalmente en Alemania: el Toyota Team Europa.

Este equipo fue adquirido por Toyota Motorsport y además de hacer un excelente negocio, Ove Andersson pasó a ser uno de los Jefes de equipo más clarividentes. Para su formación fichó a Juha Kankkunen, Kenneth Ericsson y Michael Ericsson y dos años después, a un joven que comenzaba: Carlos Sainz.

Sainz dio dos títulos mundiales a Toyota y la reputación de Ove subió por las nubes. Cuando Toyota se retiró de los rallyes, Andersson se encargó de los primeros pasos del equipo en F1, hasta que dimitió en 2003, pasando a ser Presidente honorifico y asesor de la marca nipona.

Tras los rallyes, las 24 horas de Le Mans y montar el equipo de F.1, Ove con casa en Mallorca y muy amigo de Sainz, siguió participando en algunas carreras de clásicos. En una de ellas, en el Milligan Vintage encontró la muerte a los 70 años, al chocar contra un camión de frente. Descanse en paz.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...