Publicidad

Buen día para Räikkönen

El piloto finlandés de Ferrari está feliz. Su equipo le ha confirmado un año más, hasta 2010, y en cuanto la lluvia cesó en Italia fue el más rápido sobre el trazado de Monza.
-
Buen día para Räikkönen
Buen día para Räikkönen

Si la primera sesión de entrenamientos libres fue baldía por la lluvia, en la segunda una suave temperatura de 24 grados ambiente, la pista a poco más de 30 grados y el suelo completamente seco fue el escenario perfecto para que todos los equipos aprovecharan cada minuto de sesión, y de entre ellos, el mejor fue Kimi Raikkonen, que marcó un excelente 1:23.861 con los dos BMW –Kubica y Heidfeld-, prácticamente clasificados en el mismo tiempo.

Kimi necesitaba hacer un buen papel para ir calmando las crecientes críticas que recibe últimamente por parte de la prensa italiana, y de paso entusiasmar a la afición ante una cita tan importante como la del GP de Italia. Casi toda la sesión estuvo comandada por Kubica y su BMW, y solo en la parte final de la sesión Kimi le arrebató la primera posición. Todo parecía indicar que sería el británico Lewis Hamilton al volante de su McLaren el que empezaría a aguar la fiesta a los hombre de Ferrari ya desde el inicio, pues sus parciales estaban entre los mejores en los tres sectores del trazado, pero este, cuando se dirigía a la meta soltó el acelerador perdiendo hasta tres segundos en su última vuelta rápida, quedándose con la cuarta plaza. Un detalle del que sin duda habrán tomado buena nota en Ferrari.

En cuanto a Renault … ya lo decía Alonso, este va a ser un fin de semana duro, y por lo visto en pista, lo va a ser y mucho. Piquet fue último y tuvo que ser retirado de la pista con problemas mecánicos en su coche tras sufrir un trompo en el final de la recta principal, y Alonso fue antepenúltimo solo por delante de su compañero de equipo y del Toyota de Trulli. La falta de velocidad punta, y esa diferencia en caballos del propulsor del español frente a los mejores –una treintena-, le impidieron brillar en estos tests iniciales. Quizás, la noticia de la confirmación de Räikkönen por un año más también le haya caído como un jarro de agua fría.