Publicidad

Brillante victoria de Ogier

El vigente Campeón del Mundo Junior de Rallyes Sebastien Ogier ha ganado la 77 ª edición del Rally de Monte Carlo. El joven galo se impuso con su Peugeot 207 S2000 del programa de promoción de pilotos de BFGoodrich, logrando el mejor resultado hasta la fecha de uno de su seleccionados.
-
Brillante victoria de Ogier
Brillante victoria de Ogier

El belga Freddy Loix (Peugeot 207 S2000), subcampeón del IRC del año pasado, le dio un excelente comienzo a su campaña por el título este año, acabando segundo en una actuación libre de errores, por delante del Peugeot 207 S2000 del piloto oficial de Peugeot en las carreras de resistencia de circuitos, Stephane Sarrazin. La edición de este año ha estado marcada por la inestabilidad climatológica, con presencia de nieve y hielo en muchos casos imprevisible, lo que ha hecho que el rallye más antiguo y prestigioso del mundo estuviera a la altura de su reputación.

A pesar de contar con una limitada experiencia al volante de un coche de la categoría Super2000, con el único bagaje de un breve test antes de su primer Rallye de Monte Carlo, Ogier tomó las riendas de la carrera al final de la segunda etapa, después de que el líder inicial, Juho Hanninen, sufriera un pinchazo. El finlandés dio al nuevo Skoda Fabia S2000 un espectacular debut en el IRC, acumulando una ventaja al frente de la clasificación de más de un minuto y medio antes del noveno tramo. Fue entonces cuando Hanninen pinchó, sólo cinco kilómetros después de arrancar, pero optó por continuar hasta el final de la especial, perdiendo dos minutos y cayendo al tercer puesto. Hanninen confiaba en que podría remontar, pero una salida en los primeros compases del décimo tramo, el primer tramo del viernes, supuso su abandono definitivo.

Parecida suerte corrió el irlandés Kris Meeke, que debutaba en el IRC, con el equipo Peugeot Reino Unido. Tras marcar el mejor tiempo en el tercer tramo, el irlandés perdía alrededor de un minuto en el segundo día a raíz de un pinchazo sufrido tras golpear una rueda en un agujero. El viernes por la mañana llegaría lo peor. Meeke perdía el control de su 207 S2000 tras pisar una placa de hielo y su coche se salió de la carretera en quinta, dando cinco vueltas de campana y destrozando parte de un puente en su camino. Por suerte, Meeke y su copiloto, Paul Nagle, resultaban ilesos. Por otro lado, otro de los tempranos abandonos del rallye fue el del vigente campeón del IRC, Nicolas Vouilloz, que rompió un brazo de dirección de su Peugeot 207 S2000 en el séptimo tramo a raíz de un toque.

Como siempre, la elección de neumáticos fue la clave en el Rally de Monte Carlo. Dada la amplia variedad de condiciones que normalmente se da en los bucles de tramos, el secreto suele ser encontrar el mejor compromiso. Uno de los mejores ejemplos fue la segunda pasada por el Col de Turini en los últimos compases del rallye. Stephane Sarrazin, que llegó a ir segundo en la primera jornada, perdía más de cinco minutos en una salida en el cuarto tramo de la carrera. Sin embargo, fue recuperando terreno de manera constante durante el resto del evento para volver a las posiciones de vanguardia.

El francés arriesgó en su elección de neumáticos para el primer Col de Turini, optando por neumáticos de lluvia convencionales en lugar de los neumáticos de nieve, que fueron los predilectos de la mayoría de sus rivales. El acierto fue pleno y ello permitió que el francés recobrara el tercer puesto por apenas un segundo con respecto al segundo Skoda Fabia S2000 oficial de Jan Kopecky, que tuvo una sólida actuación a pesar de los problemas intermitentes de dirección asistida en su coche. Un brillante penúltimo tramo por parte de Sarrazin hizo que el francés se afianzara en el tercer puesto, a medio minuto de Kopecky. Toni Gardemeister, que tiene en su palmarés dos segundos puesto sen en Monte Carlo, parecía bien situado para conquistar la segunda plaza, hasta que se rompió el alternador en su Abarth Grande Punto a falta de sólo tres tramos para el final.

Los pilotos oficiales de Abarth, Giandomenico Basso, Anton Alen y Luca Rossetti, han corrido suertes dispares. Rossetti quedó fuera en el primer tramo, como consecuencia de una salida en la nieve. El mismo destino aguardaba al campeón mundial de rallyes de 1994, Didier Auriol, que se salía de la carretera en el mismo punto, terminando su maltrecho Peugeot a pocos metros del coche de Rossetti. Por loe que respecta a Anton Alen, la sorpresa saltaba en el último enlace, cuando el finlandés veía con desesperación cómo el embrague de su Abarth Grande Punto S2000 le dejaba tirado de camino a Monte Carlo y le impedía sumar los puntos del sexto puesto.

1 Ogier/Ingrassia (Peugeot 207 S2000) 4h40m45.7s
2 Loix/Smets (Peugeot 207 S2000) +1m43.6s
3 Sarrazin/Renucci (Peugeot 207 S2000) +2m21.6s
4 Kopecky/Stary (Skoda Fabia S2000) +3m17.3s
5 Basso/Dotta (Abarth Grande Punto S2000) +4m28.0s
6 Romeyer/Fournel (Mitsubishi Lancer Evo 9) +20m30.0s
7 Burri/Gordon (Abarth Grande Punto S2000) +21m23.0s
8 Betti/Mattioda (Renault Clio R3) +24m04.8s
9 Artru/Virieux (Mitsubishi Lancer Evo 9) +25m50.7s
10 Daumas/Haussaud (Renault Clio R3) +27m59.8s