Publicidad

Alonso: “Nunca olvidaré este día”

Fernando Alonso se dio un inmenso baño de multitudes en su ciudad natal, Oviedo. Toda la ciudad se volcó con paisano que hizo todo tipo de diabluras al volante de su Renault F1.
-
Alonso: “Nunca olvidaré este día”
Alonso: “Nunca olvidaré este día”
Mundial de F1

Fórmula 1 2009, todos los datos
No te pierdas nuestro especial de Fórmula 1 con todos los datos: calendario, equipos, pilotos, curiosidades... y las mejores fotos de las chicas de F1.

Este año aún no se ha podido subir al podio, pero el bicampeón del Mundo de Fórmula 1 fue recibido en su casa como el gran campeón que es, y allí, entre los suyos, se le pudo ver emocionado, flotar como en una nube, feliz y orgulloso con tanto honor y por el placer de pilotar un Fórmula 1 por las calles de su ciudad, haciendo así que su la ciudad que le vio nacer sea una de las pocas en el mundo que han acogido a un Fórmula 1 por sus calles. Las autoridades cifran entre cien y ciento cincuenta mil personas los seguidores el piloto asturiano que se agolpaban a uno y otro lado de la pista, pero seguro que fueron muchos más, desde los balcones, y muchos más a través de la televisión.

Entre los múltiples honores recibidos estos días en Oviedo, uno de los más emotivos para Fernando Alonso fue el de que su nombre identificaría a partir de ahora la misma calle en la que el nació y vivió en su infancia. El alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, entrego a Alonso una réplica de la placa que será colocada en su calle sustituyendo la del Capitán Almeida. El roadshow transcurrió por algunas de las principales vías de la ciudad de Oviedo dibujando un virado circuito de 1,8 kilómetros de longitud recorrido. Las piruetas del piloto español comenzaron al volante de kart con un chasis de su mismo nombre y un motor de 125 cm3 con cambios. Un auténtico F1 de los karts con el que hizo todo tipo de cruzadas y donuts, y del que incluso se llegó a bajar para coger una cámara de fotos y hacer sus propias fotos al público que le aplaudía.

Del kart pasó a un Renault Megane Sport RS, el nuevo superdeportivo de la marca francesa que aún no ha llegado a los concesionarios, un compacto con motor de dos litros turbo y 250 CV que el piloto español tuvo el honor de ser uno de los primeros mortales en conducirlo. Del Megane RS pasó al Megane Trophy, una tracción trasera con motor V6 de 360 CV con el que el piloto español volvió a armarla, para finalizar la exhibición al volante de un Renault R28 F1 con el que llegó el delirio de los presentes. Alonso hizo “donuts” en cada rincón del recorrido que se lo permitías por espacio, derrapadas, salidas brutales y en algunos casos incluso con las manos al aire aplaudiendo a su público y todo ellos mientras alcanzaba velocidades de hasta 260 km/h en algunos puntos.

Con la de Oviedo, es la cuarta vez que Alonso circula con un F1en España, después de que hizo también con Renault en Madrid en el año 2003, y en Sevilla en 2006, mientras que en 2007 rodó en la Ciudad de las Artes en Valencia en su presentación en McLaren. El piloto español estaba muy satisfecho tras el roadshow: “Nunca imaginas que un día vas a estar delante de tu gente y en tu ciudad con un F1. Hoy ha llegado ese día y nunca lo olvidaré, es uno de los momentos más especiales de mi vida”.