Invitados a soñar

40 novedades mundiales figuran en la lista de 'premieres' facilitada por la organización del Salón de Detroit 2012. El goteo de la jornada del lunes ha sido constante. Lo repasamos.
-
Invitados a soñar
Invitados a soñar

Atrás quedó la crisis para un país que se prepara para vender 14 millones de unidades en 2012. Es tiempo de soñar pero con los pies en el suelo, como bien lo ha demostrado el Salón de Detroit, donde hemos visto novedades interesantes, sobre todo con origen norteamericano, tanto por las marcas foráneas, como por parte de las divisiones norteamericanas de las firmas japonesas.

Ante las reformas de ampliación que está recibiendo el Cobo Center, lugar donde se desarrolla el Salón, Ford tuvo que buscar un recinto donde mostrar la punta de lanza de su artillería venidera –eligió el Joe Louis Arena, recinto deportivo dedicado al jockey hielo-. El nuevo modelo se llama Fusion en EE.UU. y para nosotros es el futuro Mondeo. La nueva generación de esta berlina superventas que nació en 1994 ya ha visto la luz y luce el argumento del diseño como principal estandarte. La cara ya nos la presentó el prototipo Ford Evos que vimos en el pasado Salón de Francfort. Por detrás, aire de Ford Mondeo evolucionado. Crece ligeramente hasta arañar los 4,87 metros, aunque es más estrecho y bajo. Interior radicalmente distinto a lo que conocíamos con mayor sensación de calidad. Detrás, unas muy buenas plazas traseras para sus dos ocupantes –el tercero irá más justo por el túnel de la transmisión y se verá obligado a incrustar sus rodillas entre los dos asientos delanteros-.

Seguimos con los grandes americanos y General Motors –que va a presumir durante todo el año de haber sido el mayor fabricante mundial de 2011- también tenía mucho que enseñar, sobre todo en la marca que más le aporta a sus cifras de ventas, Chevrolet. Dos conceptos que respondían a las denominaciones CODE 130R y TRU 140S. Para gustos los colores, y a un servidor poco le ha gustado el primero de ellos, una especie de Camaro a escala con un resultado poco atractivo. Por su parte el segundo, nos llama más la atención sobre todo en su parte delantera, pero resulta un poco pesado en su trasera, con unas ruedas posteriores llevadas justo a las esquinas traseras, lo que desequilibra el conjunto. Estos dos coches conceptos de Chevrolet, compartían protagonismo con el Sonic RS, la variante más deportiva de nuestro conocido Chevrolet Aveo.

Terminando con GM, obligación para hablar de Cadillac con su ATS –curioso nombre en nuestro país- que nace con la ilusión de plantar cara a las berlinas medias premium europeas. Creemos que le sigue faltando un hervor en materia de acabados, además de ser muy angosto detrás. El diseño va en gusto.

Chrysler nos sorprendía con un mastodóntico concepto bajo la denominación 700C. Algunos le ven parecidos en talla XXL al Skoda Roomster con esa particular interpretación de la asimetría. En cualquier caso espectacular prueba de ejercicio de estilo aunque lo vemos muy lejos de la serie. Otra marca hermana de Chrysler, Dodge –ambas bajo el mandato de un ahora barbudo Sergio Marchione, o lo que es lo mismo, del grupo Fiat- apostaba por un Dodge Dart –misma denominación que el coche en el que murió Carrero Blanco en 1973, aunque ahora con distinta filosofía-. Producto correcto, muy habitable atrás y con llamativo salpicadero con pantalla gigante en la consola central y una original forma de presentación de la información en los relojes frontales.

Volkswagen está que se sale en todo el mundo y luce con orgullo su récord de ventas por encima de los ocho millones el pasado año. Ahora queda otra batalla por ganar y es la de triunfar en Estados Unidos. Y en ello están con una gama cada vez más completa para este mercado y donde las novedades en esta ocasión residían en un VW Jetta híbrido y un llamativo E-Bugster que juega a ser una evolución radicalizada de un Beetle que también ocupaba mucho espacio en un stand presidido por el lema “Éste es el poder de la ingeniería alemana”.

Al lado, las marcas hermanas Porsche con su 911 Cabrio como mayor atractivo y Audi que volvía a lucir su futuro nuevo A3 en carrocería berlina, y nos mostraba un Q3 Vail, “tuneado” para irse a la nieve y con unos apliques interiores en tela metalizada un tanto chillones.

Y siguiendo con alemanes, las dos marcas que han liderado el mercado premium en Estados Unidos en 2011, desbancando a Lexus que ocupaba esta posición desde hace 11 años. Nos referimos a BMW que volvía a lucir sus i3 e i8, pero que en esta ocasión cedían protagonismo a un Serie 3 que estrena generación y que en Detroit mostraba la cara de su apuesta híbrida para el próximo otoño. En la acera de Mercedes, protagonismo para el nuevo SL, arropado por el SLS Roadster, y hasta por los ya fallecidos Maybach que intentan colocarse como sean en sus últimas unidades.

Cerramos con el capítulo de la deportividad. Hace algunas semanas ya sabíamos que Bentley presentaría su V8 que anuncia una reducción de consumos de un 40 por ciento frente a las versiones más tragonas de los Continental GT y GTC, también conocíamos el renovado Hyundai Génesis Coupé con una imagen mucho más moderna y adaptada al diseño actual de la marca coreana –también hemos podido ver el Veloster rompiendo la barrera de los 200 CV-, pero el gran duelo nos ha llegado de la mano de dos divisiones de marcas de lujo para el mercado americano pero con control japonés. Nos referimos a Acura que reverdece la denominación NSX que en los años 90 plasmó el hiperdeportivo por excelencia apadrinado por todo el saber tecnológico de Honda –no nos gusta la parrilla frontal con un aire demasiado Mazda-, y Lexus con su espectacular LF-LC que pensábamos en un principio que podría ser un modelo a caballo entre el GT-86 de Toyota y el LF-A de Lexus, pero que por dimensiones más se acerca a este último. Lo que está claro es que además del efecto mediático, el Lexus LF-LC/ nos marca el camino estilístico que no tardaremos en ver en los nuevos productos de serie para esta marca que llegarán en 2013.