Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico

¿Con o sin cable? Esa es la pregunta que se harán los próximos compradores de un Volvo, cuya apuesta por la electrificación total o parcial de cada uno de sus modelos es el camino hacia un futuro más confortable, limpio y sostenible.
Autopista.es para Volvo -
Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico
Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico

La reciente presentación del primer eléctrico de Volvo es el banderazo de salida hacia una nueva movilidad y una menor dependencia de los combustibles fósiles, así como una reducción de la huella medioambiental en toda una serie de ámbitos. El XC40 Recharge es el pionero de una futura gama de coches eléctricos mucho más amplia, pues la firma sueca planea lanzar un modelo cien por cien eléctrico cada año durante los próximos 5 años, aunque la electrificación, de un modo u otro, está presente en todo Volvo a partir de este mismo año.

En un primer nivel se sitúan los semihíbridos diésel y gasolina, como los Volvo XC60 B4 AWD y B5 AWD Mild Hybrid. Estos cuentan con un pequeño motor eléctrico que apoya al propulsor térmico en determinadas situaciones, actúa de motor de arranque y regenera electricidad para almacenarla en un pequeño acumulador. Un sistema sencillo y que apenas incrementa el peso del coche, pero que reduce los consumos en aproximadamente un diez por ciento.

Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico

Volvo XC40 Recharge

En un segundo escalón se encuentran las versiones híbridas enchufables, disponibles en todo el rango de modelos que comercializa la marca y formando una oferta de la que ningún otro fabricante puede presumir: la gama está compuesta actualmente por 7 modelos, a los que se suma el eléctrico XC40 P8 AWD Recharge. Sus ventajas son múltiples, pues combinan las cualidades de un eléctrico con la polivalencia de utilización de un coche híbrido de combustión, siempre con un elevado nivel de eficiencia y prestaciones.

Todo se integra dentro de un plan para reducir emisiones desde el mismo proceso de producción. Y si a partir de 2019 cada nuevo Volvo ya estará electrificado en mayor o menor medida, también será posible acceder al cálculo de su huella de carbono durante toda su vida útil. En el año 2025, un 25 por ciento de los plásticos empleados en cada coche de la marca serán reciclados, además se espera reducir un 25 por ciento las emisiones contaminantes de CO2 relativas a la cadena de suministros y otro 25 por ciento en lo referente a operaciones, logística y fabricación.

Durante la próxima década, un tercio de los vehículos Volvo vendidos dispondrá de tecnología de conducción autónoma, algo que supondrá un verdadero cambio en los hábitos de movilidad de la población. Pero, de momento, la conectividad, seguridad y su integración con la plataforma de servicios conectados "Volvo On Call" van por muy buen camino.

Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico

Las entrañas del Volvo XC40 Recharge eléctrico

Volvo y sus coches electrificados: en la cresta

- Volvo XC40 P8 AWD Recharge: además de unas prestaciones excepcionales, anuncia una autonomía superior a los 400 km (WLTP), una potencia de 408 CV y tracción total, gracias a que dispone de un motor eléctrico en cada eje. La batería se puede recargar hasta el 80% de su capacidad en 40 minutos, en un cargador rápido de corriente continua a 150 kW; con corriente alterna a 11 kW, recupera el 100% de su capacidad en 7,5 horas.

- Volvo XC40 T5 Twin Engine: esta eficiente variante recurre a un propulsor térmico 1.5 de 180 CV, asociado a un motor eléctrico de 82 CV, ambos conectados al eje delantero a través de una transmisión de doble embrague de 7 velocidades. Su potencia conjunta es de 252 CV, con 2 l/100 km de consumo medio homologado y una autonomía eléctrica de hasta 46 km. La batería, de iones de litio, cuenta con una capacidad de 10,7 kWh.

- Volvo XC60 T8 Twin Engine AWD: realizado sobre la arquitectura modular SPA (una plataforma escalable sobre la que se basan las series 60 y 90), el XC60 siempre ha sido la estrella de la gama Volvo. La versión híbrida enchufable de gasolina cuenta con un rango 100% eléctrico de 46 km, combinado con las altas prestaciones provenientes de sus 392 CV (405 CV la versión Polestar) y un consumo medio de combustible de tan solo 2,1 l/100 km, es decir 57 g/km de CO2.

Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico

Volvo XC40 T5 plug-in

Volvo Recharge: recarga con cable

El Volvo XC40 Recharge es el primer automóvil eléctrico puro que comercializa Volvo, un SUV que se engloba dentro de la nueva línea Recharge. Bajo esta denominación se clasificarán todos los modelos recargables de la firma sueca, tanto eléctricos como híbridos enchufables. Volvo es el único fabricante que ofrece una variante plug-in en cada modelo de su gama, y representarán el 20% de sus ventas en 2020.

Campaña de incentivos de Volvo: recargas gratis

Todos los clientes que compren un Volvo con tecnología Plug-in hasta abril de 2020 tendrán la electricidad gratis por un año, que empezará a computar desde abril de 2020 hasta abril de 2021. La idea es incentivar lo máximo posible la conducción en modo totalmente eléctrico "Pure", en el que no se recurre al motor de combustión. El tipo de utilización que se le da a cada automóvil se puede controlar a través de la aplicación para smartphone "Volvo OnCall", que entre sus muchas funciones almacena datos y permite elaborar estadísticas de uso. La marca tiene estudios que demuestran que un 40 por ciento de sus usuarios en Suecia circulan habitualmente con la energía eléctrica de sus baterías.

Volvo: su presente y su futuro pasa por el eléctrico

Volvo reducirá su huella de carbono también en los procesos de fabricación de sus coches

Reducción de emisiones: ambición ecológica

Para 2040 Volvo aspira a ser una compañía climáticamente neutra. Para ello no basta con hacer coches limpios, sino que también es necesario aplicar medidas en todos los procesos implicados. El primer paso será reducir la huella de carbono de cada coche en un 40 por ciento durante todo su ciclo de vida, para lo que la firma sueca se ha puesto de plazo hasta 2025. De forma paulatina también se están recortando las emisiones en su red de fabricación, operaciones y cadena de suministros, al mismo tiempo que se reutilizan y reciclan materiales.

Otro factor que repercutirá en la disminución de emisiones de carbono en su gama de vehículos es que, para 2025, el objetivo es que la mitad de sus ventas estén constituidas exclusivamente por modelos eléctricos. Y además del aumento de material reciclado en los coches, Volvo eliminará los plásticos de un solo uso en sus eventos, oficinas y cantinas antes de 2020.

También te puede interesar

Volvo continúa su plan de electrificación de gama. Si la semana pasada anunció el XC40 Recharge 100% eléctrico, ahora nos presenta nuevas versiones micro híbridas para los XC60 y XC90.

Volvo desvela su nuevo XC40 Recharge, su primer coche eléctrico y el modelo que abre una nueva gama de vehículos electrificados en la marca. El SUV tiene 408 CV y una autonomía de más de 400 km.