GP Gran Bretaña de F1: la patochada final de la “Sprint Qualifying”

Esperábamos ver una ceremonia elegante, retro, entregando la corona de laurel al ganador, como en los viejos tiempos, y un paseo triunfal en un elegante coche descapotables de los tres primeros.

José Mª Rubio

Un camión lleno de publicidad de un nuevo patrocinador fue el vehículo “retro” para el desfile de los tres primeros
Un camión lleno de publicidad de un nuevo patrocinador fue el vehículo “retro” para el desfile de los tres primeros

Disfruta de todo el mundial de F1 en DAZNPruébalo aquí un mes gratis sin compromiso

En las pantallas del circuito el anuncio a los casi 100.000 espectadores presentes era que no se movieran de sus asientos para ver el desfile de los tres primeros.

A cambio todo se redujo a un instante en el que le colocaron a Max Verstappen el laurel y una vez hecha la foto, se lo quitó y ya no apareció más el “guiño al pasado”. El resto fue un desfile en un camión plagado de publicidad, con Lewis Hamilton volcado con su público, Valtteri Bottas, como siempre perdido en su ambiente, y Max Verstappen que saludaba por puro compromiso mientras charlaba con Jenson Button tranquilamente. 

La carrera al sprint fue intensa e interesante, el público se lo pasó en grande y la FOM ha encontrado otro elemento con el que hacer caja. Las televisiones satisfechas porque la tarde del sábado ganara audiencia, mucha más que una calificación normal y otra bandera a cuadros para vender. Cada cuadro lleva el nombre del comprador. Esos nombres son los de personas que han pagado por el trozo de tela con su nombre en un magnífico cuadro, y todo junto a una foto de la llegada.

Fernando Alonso pasa bajo la bandera a cuadros llena de nombres de pago
Fernando Alonso pasa bajo la bandera a cuadros llena de nombres de pago

 

Los mejores vídeos