El garaje de Fernando Alonso

Fernando Alonso tiene ya su Alpine A110S personalizado con el número 14 en el capó delantero y en la parte posterior. La decoración simboliza al Alpine A521 de F1

José Mª Rubio

Alonso con su compañero Ocon y el CEO de Alpine, Laurent Rossi, con los Alpine A110S personalizados
Alonso con su compañero Ocon y el CEO de Alpine, Laurent Rossi, con los Alpine A110S personalizados

Disfruta de todo el mundial de F1 en DAZNPruébalo aquí un mes gratis sin compromiso

La semana pasada en Imola, Fernando Alonso estrenó el último coche que ha “entrado en su garaje”. Para el asturiano ha sido un volver a empezar, no sólo a nivel de competición, sino también en aspecto cotidiano.

La relación con Renault, que comenzó en 2002, ha hecho que por su garaje pasara un Renault Clio V6, quizás el más divertido de todos los que ha tenido en su dilatada trayectoria profesional, la serie RS, destacando el Megane.

Fernando disfrutó también de un Lamborghini por puro placer de conducir, sin ninguna relación profesional, pero no se pudo resistir al “toro”.

En su primera época como piloto de McLaren, el Mercedes fue el coche habitual, con los modelos CLS fundamentalmente, y los que en cada momento más interés tuvo la marca alemana que promocionara Fernando Alonso.

Después de su segundo paso por la marca del rombo, llegó a su garaje el sueño de los aficionados. Un Ferrari se convirtió en el coche de servicio para ir y venir del hotel al circuito en todo el mundo y en casa también tenía uno personalizado. Como anécdota, en la última carrera de la temporada en 2014 en Abu Dabi, cuando llegó al parking por la noche para marcharse del circuito, dijo: “seguro que le pasa algo al coche hoy”. Y efectivamente, no se pudo abrir el maletero del FF y todos los bultos que llevaba, que eran muchos, tuvieron que ser metidos en el coche por los asientos traseros.

El cambio a McLaren coincidió con la inauguración del museo y circuito al que llegó en un flamante McLaren de calle. Tras dejar la F1, el Toyota se convirtió en su herramienta para desplazarse y también como coche más utilizado en Asturias.

Desde 2016 la Fundación Fernando Alonso utiliza el Renault Zoe, el más popular de los eléctricos del Grupo Renault para su servicio.

Jesús Presa de Renault entrega un ZOE  a la Fundación Fernando Alonso, recogido por Luis García Abad
Jesús Presa de Renault entrega un ZOE a la Fundación Fernando Alonso, recogido por Luis García Abad

Ahora en su regreso al Grupo Renault, ha comenzado a saborear las excelencias del nuevo Alpine A110S de casi 300cv y ese carácter tan especial que tiene.

Sin duda en Imola la mejor imagen de escudería identificada con la producción de calle fue Alpine. Los dos coches decorados idénticos, solo diferenciados por el número -14 para Fernando Alonso y 31 el de Esteban Ocon-, resaltaban sobre el resto en el parking del circuito Dino y Enzo Ferrari.

Es la primera vez que Fernando Alonso en sus 18 temporadas como piloto oficial de F1 tiene un coche de calle que se identifica con el que pilota en la pista. Ni Renault en su primera época, McLaren o Ferrari, tuvieron la idea de reflejar la competición en un coche de calle de los que utilizaron sus pilotos.

Alpine A110S que usa Fernando Alonso en los circuitos europeos
Alpine A110S que usa Fernando Alonso en los circuitos europeos

Cuando Fernando Alonso y Esteban Ocon acudan a Portimao la próxima semana –el GP se disputará del 30 de abril al 2 de mayo- serán fácilmente identificables, mucho más que cualquier otro piloto y eso es, creo recordar, que debe ser la primera vez que se ha hecho. Este coche solo lo usarán los pilotos de Alpine en Europa para sus desplazamientos entre el hotel y la pista.

Obviamente, los coches serán transportados en camión a cada carrera. Fuera de Europa, como ocurrió en Baréin, los pilotos de Renault utilizarán modelos del Grupo, como el Koleos que llevaba el asturiano en Sakhir.

 

Los mejores vídeos