Fórmula 1: Strolleschitz, ¿Stroll o Pérez?

Lawrence Stroll está viviendo estos días uno de los peores dilemas de su vida, incluso más importante que sus múltiples negocios

José Mª Rubio

Difícil decisión en la familia Stroll
Difícil decisión en la familia Stroll

El dilema para Lawrence Stroll es: mantener a su hijo Lance en el equipo Racing Point o buscarle un asiento en otra escudería. Ronda por su cabeza comprar Haas y tener dos equipos, como tiene Dietrich Mateschitz.

Para Lawrence Stroll apear a su hijo del equipo es una decisión muy difícil, ya que sería como reconocer que Lance no da la talla para Aston Martin, precisamente cuando acaba de lograr la tercera posición en la calificación de Hungría, que es la mejor de su carrera en F1, dejando a Sergio Pérez, con mareos por problemas en el cuello, en la cuarta posición.

Los que aprietan para la llegada de Sebastian Vettel son los patrocinadores austriacos del equipo. El CEO de BWT, empresa austriaca dedicada a sistemas de filtrado de agua, Andreas Weißenbacher, que siempre se ha “comido” a besos y abrazos a Sergio Pérez, es muy amigo de Toto Wolff. El jefe de Mercedes aún no tiene nada claro que va a pasar con Lewis Hamilton y sus devaneos fuera de la F1, que le pueden llevar a tomar una decisión drástica sobre su carrera deportiva en cualquier momento al estilo de Nico Rosberg. Esa preocupación de Toto Wolff por saber lo que pasa bajo las trenzas de Lewis, y el hecho de que Mercedes haya tenido desde 1955 un campeón del mundo en sus filas, ha llevado al Team Principal de Mercedes  a ser muy receptivo con la llamada de Vettel, pero sin querer hacerle compartir box con Lewis Hamilton. La solución idónea, si Lewis Hamilton no da la espantada, es “colocar” a Vettel en Racing Point, pagando parte del sueldo el equipo alemán jugando con el coste de los motores, que pueden resultar gratis para los de Stroll.

Esta maniobra tiene que dejar fuera de juego a uno de los dos actuales pilotos de Racing Point. “Yo, si fuera mi hijo, no podría despedirlo”, ha dicho Sergio Pérez refiriéndose a la decisión que debe tomar Lawrence Stroll respecto a su hijo Lance, que ahora está demostrando, con este competitivo coche, que también puede asomar en las primeras posiciones.

Por la cabeza del industrial canadiense está pasando la idea de colocar a su hijo o incluso a Sergio Pérez en Haas, convirtiendo la indemnización a Pérez en un patrocinio para que siga en F1. Haas es ahora mismo un equipo en venta y en dificultades económicas. La llegada de Vettel probablemente sería solo para un año y el alemán podría recalar en Mercedes en 2022, siempre a expensas de lo que pase con Lewis Hamilton. De esa forma Lance Stroll o Checo Pérez pilotarían en Aston Martin en 2022, que es el último año de contrato de Pérez.

Lawrence Stroll, si compra Haas en 2021 podría convertirse en un segundo Dietrich Mateschitz, con dos equipos en pista, incorporando Haas motores Mercedes en 2022. Esa sería una solución idónea por muchas razones. Vettel y Pérez harían de Aston Martin el año que viene un equipo muy potente a todos los niveles, más que con la dupla Vettel-Stroll, y una vez adquirido Haas, Stroll podría colocar a los jóvenes pilotos de Mercedes en el equipo satélite, contando además con el apoyo de los germanos a todos los niveles. Con esta maniobra además el canadiense contentaría también a otros patrocinadores de origen germano y latino, dando incluso entrada a pilotos latinos en una escudería filial de la F2. De esta forma crearía una cantera de pilotos al estilo Red Bull, pero con la filosofía de la Ferrari Academy, que tiene pilotos becados y otros pagando por estar allí.

Lawrence Stroll no tiene mucho tiempo para tomar la decisión final, y ésta deberá llegar antes del viernes 31 de julio, cuando habrá comenzado la primera jornada de entrenamientos libres de la primera de las dos carreras que se disputarán en Silverstone.

Sergio Pérez y su entorno están tranquilos, por lo que parece que aunque llegara Vettel a la escudería de Silverstone, Sergio Pérez tiene garantizado seguir en la F1 de una forma u otra.