Fórmula 1: De Meo y Wolff, ¿acaban las hostilidades entre Renault y Racing Point?

Luca de Meo CEO de Renault y Toto Wolff Team Principal de Mercedes, a su vez accionista de Aston Martin, donde Lawrence Stroll es el referente, se reunieron hoy. ¿Fin de las hostilidades?

José Mª Rubio

Luca de Meo y Cyril Abiteboul
Luca de Meo y Cyril Abiteboul

Toto Wolff ha tenido una agenda cargada este fin de semana en Montmeló. Primero reuniones intensas con Chase Carey para solventar el tema del pacto de la Concordia en solitario y por su cuenta, sin “socios”, ya que nadie ha querido unirse a Mercedes. Hoy sábado, después de la calificación, con Luca De Meo, a ver si liman asperezas entre Renault y Racing Point, que el año que viene será Aston Martin, empresa en la cual el austriaco comparte accionariado con Lawrence Stroll.

Cyril Abiteboul, consciente de que Racing Point es un duro rival para ellos este año, comenzó la cruzada de las copias en el apartado de los conductos de freno, y no contento con la sentencia de la FIA, muy conciliadora, elevó el tono de la protesta y apelación que trasciende ya el ámbito de la propia F1.

La presencia de Luca de Meo, nuevo CEO de Renault, ha sido aprovechada por Toto Wolff para intentar echar una mano a su socio y amigo Lawrence Stroll, reuniéndose directamente con el gran jefe de Renault y en consecuencia jefe de Cyril Abiteboul. De esta forma, si Toto Wolff logra arrancar algún tipo de acuerdo que ponga fin a las hostilidades entre Renault y Racing Point, la jugada le habrá salido perfecta.

Toto Wolff intenta hacer ver a De Meo que para una empresa como Renault, la imagen es muy importante a la hora de vender coches y meterse en líos de juicios, que pueden salir bien o mal, nunca se sabe, por un conducto de freno que utiliza un equipo que les está ganando, no parece que sea lo más adecuado. Es más lo que se puede perder que lo que se puede ganar. Ese el objetivo de hoy para Toto Wolff, aunque si llegan a algún tipo de acuerdo parecerá una desautorización de Abiteboul, a no ser que Cyril se vea involucrado de alguna forma en el acuerdo y todos queden como “amigos” . Este acuerdo podría ser la primera actuación destacada de Luca De Meo en la F1 representando a Renault al más alto nivel. Renault, incluido el equipo de F1 vive de vender coches y no de litigios por un conducto de frenos de un equipo rival, que puede dañar la imagen de la marca.

La apelación de Renault que puede acabar traspasando el ámbito de la propia F1, provocó las recomendaciones de Mercedes a sus clientes para que no se unan frente a los de rosa. Toto Wolff no estaba conforme con el reparto del dinero y pretendía que los otros ayudasen frente a Liberty, pero es que ni sus “clientes” le apoyaron, sin embargo, todos han seguido la sugerencia de no meterse con Racing Point y es que ahí la cosa era más seria. Nadie en su sano juicio se va a enfrentar a su suministrador de motores, y hasta McLaren, que es cliente de futuro, pero que ya ha recibido material para ir adaptando el coche al nuevo motor, no se ha querido complicar la vida.

La confluencia de intereses entre Toto Wolff y Lawrence Stroll es demasiado importante como para comprometer esa alianza que es más estrecha si cabe fuera de la F1. El austriaco es accionista de Aston Martin, donde Stroll es el accionista de referencia y el equipo rosa de este año en 2021 se llamará Aston Martin, es decir, que no se pueden poner a discutir por una “tontería” como la F1, cuando tienen planes industriales mucho más importantes que los 200 millones que puede tener de presupuesto un equipo en su totalidad, aunque estén sometidos al máximo de 140 millones para los apartados técnicos. Toto Wolff se puso esta tarde el traje de empresario del automóvil de producción para estar a la altura de Luca de Meo. Pronto veremos alguna consecuencia de esta reunión.

Los mejores vídeos