Publicidad

Gran Premio de Brasil: Carlos Sainz terminó quinto en carrera

Sainz no paró de repetir que si quería hacer algo necesita que lloviera en carrera. Y así fue, quizás demasiado…
José María Rubio -
Gran Premio de Brasil: Carlos Sainz terminó quinto en carrera
Gran Premio de Brasil: Carlos Sainz terminó quinto en carrera

Con la sexta posición, Sainz iguala sus mejores resultados hasta ahora en Fórmula 1 conseguidos en los Grandes Premios de España y Estados Unidos. “Estoy súper contento. La lluvia llegó, era lo que necesitábamos, y aprovechamos la oportunidad y ser sextos. Intenté durante la carrera acercarme a Checo porque llevábamos los dos un ritmo muy similar. Luego al final con los extremos súper usados había gran cantidad de aquaplanning, llovía cada vez más, y los que venían con nuevos como Verstappen nos han adelantado. Pero muy contento porque ha sido otro sexto que no nos esperábamos”.

“Ayer ya comenté que si llovía podíamos hacer algo. Sabía que en seco iba a ser imposible ser sexto pero sí si llovía. Acabar la carrera es ya un hecho con la cantidad de aquaplanning que había, y muy poca visibilidad. La gente desde casa puede decir “qué pena la Fórmula 1 de antes”, pero es que con este neumático que llevamos y el agua que había…”

“Cada uno veía las cosas desde su propio interés. A Hamilton sin nadie delante le apetecía correr, pero el que iba el 11 o el 12 sin ver nada a 300 km por hora puedes encontrarte un coche y no hace mucha gracia. El problema es que cuantas más vueltas pasas detrás del safety car más agua había, así que tocaba correr o no correr. Al final no ha pasado nada importante”.

“Creo que ha sido de las carreras más difíciles que he hecho en mi vida. La gente desde casa no sabe lo que es llevar 900 caballos, sin poder ir a fondo en séptima, a 300 km por hora, y de repente perder el coche sin voluntad propia en medio de una recta… Todo esto a veces la gente lo subestima. Lo peor es no ver nada como cuando Raikkonen ha hecho el trompo, me lo he encontrado, he visto un coche rojo de repente diez metros delante de mí, lo justo para esquivarlo y no tener un accidente”.

“Hemos aguantado bastante bien a coches que nos sacan dos segundos por vuelta, lo cual en mojado quizás se reduzca un poco, pero un segundo te van a meter siempre porque es así la ley de la Fórmula 1. Aguantarles mucho rato con un neumático muy usado es para estar contento”.