GP de Austria de F1: la temporada 2020 arranca este fin de semana

Este próximo domingo comienza un mundial de F1 muy diferente. Por primera vez en la historia no habrá público, ni invitados, ni prensa (sólo 10), el personal de los equipos limitado a 80 personas. En total, 1.000 personas.
José M. Rubio -
GP de Austria de F1: la temporada 2020 arranca este fin de semana
Así se verán las gradas del Red Bull Ring este fin de semana

Austria, con dos carreras dobles y sin pagar “canon”, dará el pistoletazo de salida a una temporada que de momento solo tiene aseguradas 8 carreras en Europa, y que probablemente no salga del viejo continente hasta la visita a Abu Dabi y Baréin (si se recupera la carrera) a finales de noviembre. Obviamente habrá una derogación de la norma que obliga a celebrar carreras en tres continentes para que sea considerado campeonato del mundo, si es imposible cumplir esa normativa.

Las restrictivas medidas impuestas por la F1 han hecho que la gran mayoría de las cadenas de televisión opten por no enviar a nadie, siendo Movistar la única que llevará a las habituales 10 personas que han seguido estos últimos años el mundial.

La presencia de prensa está limitada a 10 personas, sin acceso al paddock y confinados en la sala de prensa. Los fotógrafos tienen las mismas restricciones, e incluso los comisarios técnicos tienen un protocolo más restrictivo aún. A estos últimos, que van por invitación y son voluntarios e incluso han de pagarse de su bolsillo la licencia federativa (120€), se les ha vetado la entrada a los boxes, no podrán traspasar la línea roja que delimita el acceso del pit lane al garaje, por lo que su labor pasará a ser meramente decorativa… No podrán tener acceso libre al paddock, sino muy restringido, no podrán tener contacto con los demás grupos -véase bomberos, sanitarios, miembros de seguridad…- solo entre ellos, y cuando no haya sesiones de entrenamientos, estarán confinados en un recinto del que no podrán salir.

Medidas extremas, que contrastan con la actividad diaria de los pilotos en sus lugares de residencia, donde sí que han tenido contacto con gente que no es incluso de su entorno más cercano, sin entrar en las imágenes de Hamilton manifestándose en Londres, para después en el paddock, y eso antes del COVID19, salir corriendo de un sitio a otro para tener el menor contacto posible con los invitados ávidos de un selfie con el seis veces campeón del mundo.

Veremos que da de sí el paddock y sus restricciones, pero a los pilotos les han limitado la presencia de asistentes y ha habido más de un choque entre el equipo y el piloto, ya que la presencia de un asistente más para el piloto significaba que el equipo debía tener una persona menos trabajando.

En caso de un positivo, el equipo deberá tener listo el reemplazo de éste e incluso un equipo completo de mecánicos, que en el caso de algunos equipos, estarán en la fábrica en posición de retén de bomberos para saltar a un avión, o un autobús, en el caso de Alfa Romeo, Ferrari o Alpha Tauri, para llegar lo antes posible al circuito. Lo que no se sabe es si en ese segundo grupo de trabajo se detectara otro positivo, si el equipo se queda fuera de la competición. Lo que sí está claro es que aunque haya infectados habrá carrera. Lección aprendida de las malas decisiones tomadas en Australia, que han ocasionado la pérdida de patrocinadores, liberados contractualmente muchos de ellos al no dar inicio el campeonato.

Al margen de cambios de color en Williams y Mercedes, los de la estrella siguen partiendo como favoritos, pero en un terreno bastante hostil, y eso que no estarán las gradas llenas de público entregado a Red Bull. Verstappen sabe que este puede ser su año, y como él varios pilotos apuestan todo al 2020. El holandés irá a por todas sin miramientos, sabedor que un arranque en tromba le puede dar muchas opciones, especialmente si la competencia comienza con problemas. La agresividad, combinada con fiabilidad, son los dos mejores ingredientes para estar en la lucha por el título. Agresividad no le falta a Max Verstappen, y tiene ya la suficiente experiencia como para marcarse los momentos en los que debe hacer las cosas. Sin duda que saldrá a por la victoria cueste lo que cueste y algunos como Leclerc ya saben cómo se las gasta el de Red Bull. Frente a él Hamilton quizás no las tenga todas consigo, especialmente cuando tiene que saber nadar y guardar la ropa si quiere aspirar a igualar a Schumacher.

GP de Austria de F1: ¡ya falta menos!

Vettel junto a su compañero Leclerc

Max Verstappen no tiene que guardarse nada y no tiene nada que perder, mientras que Hamilton ha de ser más prudente. La prudencia del inglés no es compatible con una temporada en la que no hay aún segunda parte del campeonato. No sabe el tiempo que puede tener de reacción si comienza con el pie cambiado. De momento el que primero esté en la clasificación el día que se decidan a dar por concluido el campeonato, será el campeón, y eso puede ser en cualquier momento una vez pasadas las ocho primeras carreras. La evolución de la pandemia y los rebrotes pueden condicionar muchas cosas, y como eso es algo imprevisible, la emoción y la incertidumbre están aseguradas. Además del dúo de rivales por excelencia, los dos “ferraristas” tienen mucho que recuperar en Austria. Vettel, porque puede despedirse de Ferrari con un título y Leclerc, que el año pasado fue humillado por Verstappen, quiere resarcirse la derrota personal sufrida en la horquilla del Red Bull Ring.

GP de Austria de F1: ¡ya falta menos!

Verstappen no contará con el apoyo del público
  1. Hay muchas cuentas pendientes que en estos casi cuatro meses no han hecho más que acrecentarse. McLaren no lo va a tener fácil este año dados los problemas económicos, que pueden afectar sobre todo al desarrollo durante lo que dure la temporada a nivel de evoluciones. Bien es cierto que las evoluciones, al ritmo que van a ir las carreras no van a ser fáciles de incorporar y no habrá tiempo de reacción.

GP de Austria de F1: ¡ya falta menos!

Este año Sainz tiene más responsabilidad que el año pasado

Checo Pérez se quejaba de que este año tenía coche y no había carreras, así que ahora puede demostrar lo que vale el Racing Point, lo mismo que piensan en Alpha Tauri y la copia del Red Bull. Muchos frentes abiertos entre las escuderías, con Renault a la cabeza. Una vez que les han dado luz verde para seguir gastando, no pueden quedarse atrás como el año pasado, mientras que equipos como Alfa Romeo van a depender de la ayuda de Ferrari, casi lo mismo que Haas. Williams, salvado in extremis por Latifi, tampoco podrá hacer muchas cosas si el coche no funciona como debiera.

GP de Austria de F1: ¡ya falta menos!

Este año Checo Pérez tiene coche

Los coches que se presenten en Austria van a ser diferentes a lo que se vio en Montmeló, pero la eficacia de estas mejoras será una incógnita para muchos que no han salido a rodar, y en esa tesitura se encuentra McLaren, a quien la pandemia ha afectado notablemente.

Red Bull Ring

Carreras: 1 y 2

Vueltas: 71

Distancia total de carrera: 306,452 km

Longitud: 4,326 km

Distancia de salida a curva 1: 216,94 m

Número de curvas: 10 (7 a derechas y 3 a izquierdas)

Neumáticos: duro (C2), medio (C3) y blando (C4)

Horarios (CET):

Viernes 3-7: Libres 1 (11h00-12h30); Libres 2: 15h00-16h30

Sábado 4-7: Libres 3 (12h00-13h00); Calificación: 15h00

Domingo 5-7: Carrera (15h10)

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Volvemos a viajar, dejamos atrás el confinamiento para movernos ya por fin entre prov...

La conciencia social, el ahorro, las medidas políticas aplicadas y la confianza en un...

Ciudades inteligentes, movilidad sostenible, coches y conductores conectados… ¿Y el c...

Eficiencia antes, durante y después. Un coche ecológico no puede ser denominado así ú...

El Land Rover Discovery Sport se convirtió en el aliado perfecto para nuestra Aventur...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...