Publicidad

Los viejos rockeros nunca mueren

Fernando Alonso logró en Valencia su segunda victoria del Mundial de Fórmula 1, y lo hizo ante su público tras una gran remontada desde la undécima posición. El asturiano estuvo acompañado en el podio de Räikkönen y Schumacher, un podio con sabor a recuerdo de las batallas de la década pasada.
-
Los viejos rockeros nunca mueren
Los viejos rockeros nunca mueren

Valencia y Fernando Alonso se juntaron en uno sólo hoy en el Gran Premio de Europa de Fórmula 1. La clasificación del sábado había dejado helada a la afición española en las tribunas valencianas, tras ver cómo el piloto de Ferrari tendría que salir desde la undécima posición. Hasta el mismo Alonso veía el podio como casi un imposible.

Pero esa palabra parece no existir en su diccionario. El asturiano fue a por todas desde el principio, tuvo la suerte de su lado y dejó patas arriba el Mundial. Ningún piloto había ganado dos carreras en este campeonato tan igualado, y Alonso fue el primero en lograrlo. La primera, en Malasia, también tras otra gran remontada. En Valencia llegó la segunda, que le aúpa en lo más alto del Mundial de nuevo.

Para llegar hasta arriba tuvieron que pasar 12 adelantamientos en pista, tres de ellos en los primeros metros, un Safety Car a mitad de carrera y la suerte de ver cómo Vettel, cuando se tomaba la carrera como un paseo militar antes del coche de seguridad, tenía que abandonar por problemas en el alternador de su Red Bull. El mismo problema sufrió Grosjean, segundo durante gran parte de la prueba y que demuestra el gran nivel que están alcanzando los Lotus esta temporada.

Junto a un Fernando Alonso pletórico tras la bandera a cuadros, y que tiró de orgullo patrio al pasear la bandera española frente a su público, se subieron al podio dos viejos rockeros. Un podio que nos recordaba a las luchas de mitad de la década pasada. Räikkönen fue segundo y, por primera vez desde su regreso, Schumacher se subió también al podio.

Hamilton también sumó un 0 en esta carrera tras tocarse con Maldonado en la penúltima vuelta. El inglés perdía poco a poco el ritmo por degradación de sus ruedas y el venezolano intentó lo imposible. El resultado: Hamilton contra las protecciones del circuito y Maldonado, sancionado.

Los que predecíamos una carrera aburrida –y precedentes no sobraban vistas las carreras en el Valencia Street Circuit– tuvimos que ceder ante una de las más emocionantes del año: seis abandonos, adelantamientos por doquier, incidentes y la emoción del público español de ver ganar en su país a Fernando Alonso y –no nos olvidamos– a Pedro de la Rosa llegando hasta el final de la carrera.