Hasta luego Fórmula 1

El titular correcto de la noticia sería ese. Fernando Alonso se va, pero se va como se fue Nigel Mansell, a buscar otros horizontes, pero con billete de vuelta
José M. Rubio -
Hasta luego Fórmula 1
Hasta luego Fórmula 1

Michael Schumacher y Kimi Raikkonen también se fueron, uno se dedicó a las dos ruedas y el otro a los rallyes, metiéndose en terrenos desconocidos para ellos, y así les fue. Fernando Alonso es más inteligente.

Uno de sus allegados en el caluroso paddock del pasado GP de Hungría ya comentó “off the record” que la carrera de Australia no la vería ni por televisión, que estaría muy ocupado. Lógicamente se refería a que en esas fechas estará ocupado en las 12 horas de Sebring pilotando el Toyota, y con la diferencia horaria no podrá ni ver la carrera australiana en directo. Era la confirmación extra oficial de lo que anunció ayer.

Al inicio de la temporada, a Fernando Alonso no se le pasaba por la cabeza dejar la F1, no podía dejarla saliendo por la puerta de atrás, y el McLaren ya se vio enseguida que no le iba a permitir luchar por nada.

Poco a poco sus impresiones fueron cambiando, pero el cambio más fuerte vino tras ganar las 24 Horas de Le Mans. Se sintió piloto de verdad, ya que el triunfo en Spa no le supo del todo bien. Aquella victoria fue como una bienvenida al campeonato y al equipo, no fue como la de Le Mans, trabajada a pulso contra Pechito López en un relevo nocturno antológico.

Ese triunfo seguro que le hizo reflexionar y cuando se vio de nuevo en el Paul Ricard, peleando por nada en el McLaren, se preguntó ¿qué hago yo aquí? Para colmo de males en Austria rompió, insistiendo en su última vuelta de calificación el último morro disponible y el domingo salió desde el pit lane a la carrera, marcando el punto más bajo de la temporada para Fernando en un inicio de carrera. Ahí apretó los dientes y acabó puntuando, pero la decisión estaba tomada. Su cambio de actitud en el paddock fue evidente, se veía a un Alonso en la puerta de salida, esforzándose al máximo, pero por otro lado con la mente puesta en otros horizontes.

Andretti ya avisó que el día 15 de agosto era la fecha límite para que Fernando Alonso se decidiera. Le ofreció una temporada de Indy combinada con la F1, pero Fernando dijo NO a hacer parcialmente la Indy. Quería un programa completo, y eso pasaba por dejar la F1. Alonso se va de la F1, pero es un hasta luego, como Mansell, que al año siguiente de dejar la F1 con el título del 92 en el bolsillo, fue campeón de la Indy, pero nunca ganó las 500 millas.

Fernando ha visto que el McLaren no estará en condiciones de ganar algo al menos en dos años, y se reserva el derecho y la posibilidad de volver a la marca con la que tiene un contrato para la próxima década, en cuanto el coche sea competitivo, como hizo Mansell, pero al contrario que el inglés, con posibilidades reales de luchar por algo.

Para ser el piloto total, el más completo de la historia, ha de ganar aún dos títulos y una carrera mítica (Indy 500). El título del WEC lo tiene fácil, Le Mans ya lo ha ganado, ahora queda el desafío americano, donde no tendrá problemas para hacerse con el título (quizás con Honda), pero sobre todo ha de ganar las 500 millas, y ahí las cosas son diferentes y no será fácil. Ese es el desafío más importante que tiene por delante, al margen de evitar un accidente en uno de los óvalos como le ocurrió a Nelson Piquet en su aventura americana. En Indy, Fernando salvó un posible accidente con maestría, pero en el campeonato hay varios óvalos y no tan buenos como el de Indianápolis.

McLaren no tendrá un coche ganador hasta 2020 al menos, cuando James Key haya podido trabajar en un proyecto suyo de verdad, entonces podría verse a Fernando volver a la F1, ya con dos títulos en el bolsillo y quién sabe, si una victoria en Indy. Ese sería su regreso soñado, siendo el más completo de la historia y volviendo a McLaren con un coche competitivo para probarse y ver si es capaz aún de luchar por las primeras posiciones. Si es así, estará luchando por el título, o al menos podrá saborear las mieles del podio de nuevo en la F1.

Después vendrán los Súper GT, donde McLaren estará presente con el Senna, cuya maqueta se puede ver en el tercer piso del hospitality, y luchando de nuevo por estar en lo más alto.

Alonso es de esos pilotos que mientras tenga un coche ganador será difícil quitarle el volante.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Un neumático todo tiempo, como por ejemplo el Bridgestone Weather Control A005, está ...

Desarrollado por Hyundai, es una especie de robot para llevar puesto que reduce el tr...

¿Te gusta el Lexus RX pero necesitas más espacio? La marca ofrece una variante con tr...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Con las últimas novedades en su gama, el Ford EcoSport se muestra como una de las opc...

Tres personas y un destino: el mar. ¿Cuál es el medio más barato de viajar? Nos ponem...