Reforma del Impuesto de circulación: los más contaminantes pagarán más

La persecución fiscal a los más contaminantes se recoge como una de las principales medidas del Plan Nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-1015 cuyo borrador está casi listo. El mensaje es claro: los menos respetuosos con el medio ambiente serán los que más paguen.
Alejandra Otero -
Reforma del Impuesto de circulación: los más contaminantes pagarán más
Reforma del Impuesto de circulación: los más contaminantes pagarán más

El Gobierno ha confirmado su intención de realizar una reforma fiscal a fin de penalizar a los coches más contaminantes. Esta medida forma parte del Plan Nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2015-2015 (abreviadamente Plan AIRE) junto a otras que llevan barajándose desde hace dos años, como es el caso de limitar el acceso a los vehículos de altos niveles de emisiones a entornos urbanos o reducir el límite de velocidad en los accesos metropolitanos. El borrador de la nueva normativa se está ultimando con la colaboración de los Comunidades Autónomas, y consta de 39 objetivos y 79 medidas para mejorar la salubridad del aire. Su aplicación tiene una fecha límite: año 2015.

 

Desde hace varios años, la Comunidad de Madrid, así como Extremadura, Andalucía, La Rioja y Castilla La Mancha incumplen los niveles de CO2 estipulados por la Unión Europea; a ellas se unen ciertas regiones de Navarra, Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana. En total, suponen 315.656 kilómetros cuadrados de nuestro país en los que los niveles de emisiones se sitúan por encima de lo permitido. Ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza o Valencia presentan índices preocupantes en los que la ‘boina’ de contaminación es perenne. La causa principal es la elevada edad del parque de vehículos: el español es uno de los más envejecidos de Europa.

 

Madrid, boina de contaminación

Quien contamina, paga

Así, el Plan AIRE 2013-2015, según publica el diario El País, recoge un conjunto de medidas que aúnan propuestas ya formuladas por el Ministerio de Medio Ambiente del anterior Gobierno socialista o por Alberto Ruíz Gallardón cuando estaba al frente de la alcaldía de Madrid. Entre ellas, la principal es la de castigar a los coches más contaminantes mediante el Impuesto de circulación y cambiar la actual normativa, cuyos tramos se estipulan a través de la potencia fiscal. Esto se traduce en que serán los vehículos más antiguos los que más paguen, en especial los modelos Diesel que carecen de filtro de partículas y que pertenecen a la norma Euro 0, Euro 1 y Euro 2. El Ejecutivo pretende fijar un tipo impositivo mínimo y otro máximo para que sean las administraciones locales las que decidan el mismo dependiendo de los niveles de contaminación.

 

Si bien la persecución fiscal es una manera de reducir las emisiones e incentivar la compra de coches nuevos, la tesitura económica de nuestro país no es la más propicia para ello. De hecho, los conductores defienden que, si la mayoría no tiene un automóvil de bajas emisiones, es porque no puede permitirse la compra de un coche. Esta endémica situación lleva años sufriéndose en España. Por es motivo debiera ser obligatorio que la normativa fuera acompañada de una sustancial mejora en las ayudas a la compra de vehículos nuevos, especialmente a los de bajas emisiones.

 

Otras medidas de Plan AIRE 2013-2015

Junto a la persecución de los coches menos respetuosos con el medio ambiente, el Gobierno recoge en este plan de mejora de la calidad del aire varias iniciativas, siguiendo el ejemplo de otras ciudades europeas. Todas ellas estarán abiertas a votación por parte de las administraciones hasta el 4 de marzo.

 

Barcelona, accesoLimitar y/o prohibir la entrada de los coches más contaminantes. Los Ayuntamientos serán quienes actuarán directamente sobre el tráfico dependiendo del nivel de contaminación de las ciudades. Se redactará un marco legal flexible para que las administraciones lo manejen según sus necesidades.

 

Zonas de bajas emisiones. Limitar ciertas zonas de las urbes a vehículos de determinadas emisiones, práctica que se realiza en ciudades de Alemania, Italia o Reino Unido. Existirá un marco normativo estatal y se pondrá en marcha en 2015.

 

Episodio de contaminación. En caso de darse niveles anormalmente altos por motivos circunstanciales (mayor afluencia, meteorología…), los ayuntamientos podrán restringir la circulación o el estacionamiento de los vehículo en función de su potencial contaminador.

 

Pegatinas de colores según nivel de emisiones. A fin de poder cumplir las tres propuestas arriba explicadas, los vehículos deben ir identificados según su nivel de emisiones. Esta idea fue promovida por Alberto Ruiz Gallardón en 2011 y consta de seis categorías, dos más de las propuestas por el popular (rojo, naranja, amarillo, verde y verde+).

 

Reducir la velocidad en el acceso a las aéreas metropolitanas. El Plan expone su intención de dividir las ciudades en ‘coronas de velocidad’ que se estipularán según la cercanía al centro de las mismas. En función de la proximidad las velocidades serán de 120, 100, 90, 80 y 70 km/h.

 

Concienciar a los más jóvenes. El Gobierno pretende incluir la ‘calidad de aire’ en la formación académica de la educación Secundaria a fin de crear una conciencia medioambiental en los estudiantes.

Te recomendamos

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El nuevo MINI Countryman PHEV (híbrido enchufable) es un MINI en estado puro, un coch...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Cero emisiones y cero restricciones, así es el nuevo MINI Coutryman Híbrido Enchufabl...

El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV es uno de los SUV más polivalentes del mercado: en...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...