Pila de combustible de hidrógeno

El Honda FCX Clarity es su principal representante, nos referimos a la pila de combustible, un tipo de tecnología híbrida que utiliza hidrógeno como combustible y que a su vez produce electricidad. Mientras se circula, no se emiten emisiones contaminantes, solamente vapor de agua, en principio, inofensivo para la atmósfera.
-
Pila de combustible de hidrógeno
Pila de combustible de hidrógeno

La tecnología de pila de combustible supone un sistema de hibridación que funciona con hidrógeno como combustible. Su principal ventaja es que por el tubo de escape del vehículo sólo sale vapor de agua, totalmente compatibles con el medio ambiente. El hidrógeno entra, junto con el aire, gasificado en la pila –que se llama así porque es un apilamiento de celdas-, donde se descompone su molécula liberando los electrones, que son los que producen la electricidad, al cambiarse con oxígeno del aire. De esta forma, se genera la electricidad suficiente como para mover el motor eléctrico del coche o almacenarse en su lugar natural, las baterías.

Prácticamente todos los fabricantes de automóviles ya están investigando en uno o en varios prototipos con el objetivo máximo de perfeccionar esta tecnología. Por el momento, sólo los Honda FCX Clarity y Chevrolet Equinox están siendo probados en circunstancias de conducción reales por diversos automovilistas.

Sí, pero no es una energía primaria. Se trata de un portador de energía. Por lo tanto, la energía debe ser invertida para producir hidrógeno. En la actualidad, el hidrógeno se produce principalmente con gas natural o por la gasificación del carbón. El hidrógeno también puede producirse a partir de agua (H20) por electrólisis, que separa el hidrógeno del oxígeno. Si la electricidad para la electrólisis es producida por recursos renovables - solar, eólica, geotérmica, hidroeléctrica o la energía - no puede ser igual a cero las emisiones de dióxido de carbono. Por su parte, las plantas de energía nuclear también podrían producir hidrógeno y electricidad. Además, es posible producir hidrógeno directamente de la luz solar y agua mediante un catalizador metálico. Se argumenta que incluso si la electricidad para la electrólisis se produce en una central eléctrica de combustibles fósiles, los vehículos que funcionan con hidrógeno son más eficientes y menos contaminantes localmente que el resto de vehículos impulsados con gasolina y gasóleo.

El almacenamiento de hidrógeno a bordo de un vehículo es un reto porque este elemento químico tiene una densidad muy baja y una molécula diminuta, capaz de atravesar por difusión los materiales que lo encierran. Hoy en día, se almacena en forma de gas altamente comprimido o en forma líquida a temperaturas criogénicas muy bajas. La investigación que se está realizando para almacenar hidrógeno en materiales de hidruro de metal podría resultar una solución parcial y temporal.

Tal vez el mayor obstáculo para los vehículos de este tipo es la falta de una infraestructura idónea para repostar hidrógeno, aunque es cierto que en diversos lugares del mundo ya se están construyendo estaciones para poder hacerlo.

Otro obstáculo al que tienen que hacer frente este tipo de automóviles es el gran coste de producción de las células de combustible de hidrógeno. Se necesitan catalizadores fabricados muchos de ellos en metales preciosos realmente costosos como el platino.

Otra punto negativo del hidrógeno es que produce menos energía que la gasolina a volúmenes equivalentes cuando entra en combustión (debido a su densidad). Eso significa que la cantidad requerida para la combustión ocuparía el 29,5 por ciento del volumen de la cámara de combustión, en comparación con el 1,7 por ciento de la gasolina.

A pesar de las dificultades técnicas y del alto coste económico ya explicado, un buen número de fabricantes ya están realizando experimentos virtuales y reales para desarrollar este tipo de tecnología. General Motors, por ejemplo, ya tiene rodando por diversas carreteras estadounidenses unas 100 unidades del SUV Equinox adaptado para poder circular con hidrógeno. Por su parte, el modelo más célebre es el FCX Clarity de Honda. Asimismo, Ford también está desarrollado autobuses impulsados con pila de combustible.


Honda FCX Clarity
Chevrolet Equinox
Mazda RX-8 Hydrogen RE
Mazda Premacy Hydrogen RE
Opel HydroGen 4
Nissan FCV
Mercedes-Benz B F-Cell

Galería relacionada

Hidrógeno y pila de combustible

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Dos de los jugadores españoles de baloncesto en la NBA ponen a prueba el Kia Stinger ...

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...