#eReto Etapa 4: Galicia no es (de momento) tierra para eléctricos

Casi 30 horas han marcado la etapa de momento más larga de nuestro desafío de 7.000 km en coche eléctrico junto a Endesa X. La ruta por el norte de España nos descubre las dificultades de carga, especialmente durante la noche.
Jordi Moral
#eReto Etapa 4: Galicia no es (de momento) tierra para eléctricos
#eReto Etapa 4: Galicia no es (de momento) tierra para eléctricos

Decía el escritor Samuel Johnson que “viajar sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y para ver las cosas como son en vez de pensar cómo serán”. Ese precisamente era nuestro propósito cuando decidimos subirnos a un coche eléctrico para poner a prueba la nueva movilidad en España con un e-Reto non-stop junto a Endesa X. Más de 4.000 km después, la ruta va rompiendo muchos de los mitos que aún hoy circulan sobre el coche eléctrico, pero también descubriéndonos que no toda España avanza al mismo ritmo.

Tras partir hace casi 4 días de Valencia con una primera etapa inmaculada, Granada nos obligó ya en la segunda jornada a conectarnos a un enchufe doméstico más horas de las previstas y, camino de Toledo ya en la tercera, comenzamos a constatar que la potencia de carga suministrada a veces te juega malas pasadas. Ahora, la cuarta etapa nos ha llevado a recorrer Galicia de este a oeste y a comprobar que no solo faltan aún puntos de carga a pesar del esfuerzo en infraestructuras que llevan a cabo empresas como Endesa X (y sobre todo cargadores rápidos), sino que muchos de los que hoy hay se ciñen además a horarios comerciales que dificultan los viajes a determinadas horas.

#eReto Etapa 4: Galicia no es (de momento) tierra para eléctricos

Ávila: primera capital de provincia de la etapa 5

De Ávila a Zamora, a toda carga

Pero retrocedamos primero 12 horas para situarnos en Móstoles. Allí, a las 9.30, Rafa y Luismi daban relevo a Ramón y Pacheco para iniciar ya, completada la mitad sur de España, la ruta hacia el norte. Las previsiones no eran buenas, con anuncios en la radio de temporal de frío y lluvia en la península. Con solo 5 grados de temperatura y las primeras nieves ya visibles en las montañas, el túnel de Guadarrama nos daba acceso a Castilla León y nos ponía rumbo a Ávila donde, con las murallas de fondo, aprovechamos para realizar la primera carga al Nissan Leaf en un punto rápido de 50 kW. Así da gusto.

Una hora después y ya con las baterías listas para salir a carretera, la A-50 nos conduce hasta Salamanca y, desde allí, tomamos la A-66 que nos lleva a Zamora, donde nos espera una rápida conexión en directo con CyL TV (Radio Televisión de Castilla y León): el reto de conectar en 7 días las 47 provincias de la Península Ibérica en coche eléctrico sigue generando una gran expectación a nuestro paso. La siguiente parada es ya Benavente, donde un nuevo punto de carga de 50 kW nos espera, con 7 grados de temperatura y las primeras lluvias intensas. Son las 18.00 de la tarde.

#eReto Etapa 4: Galicia no es (de momento) tierra para eléctricos

Sobre las 20.00 horas cruzábamos Ourense en dirección a Vigo

Galicia complica la ruta

Cruzamos por tanto Castilla y León sobre ruedas. En poco más de 3 horas y media completamos 280 kilómetros, con un consumo medio muy bajo (15,8 kWh cada 100 km), mucha tranquilidad, poco tráfico y con la seguridad de contar con puestos de carga rápidos y eficaces durante las rutas. Pero la normalidad en las cargas se rompe, algo que ya preveíamos, al entrar en Galicia. Comienza la fase más dura de la etapa.

Son las 20.00 y entramos en Ourense. Galicia no cuenta hoy prácticamente con puntos rápidos de carga de 50 kW y el problema que aún agrava más la movilidad hoy día es que los pocos semi-rápidos que existen están ubicados además en concesionarios o en gasolineras… que no son 24 horas. A diferencia de otras partes de España, la mayoría de estaciones de servicio cierra antes incluso de las 23.00 de la noche. Por tanto, puntos hay, pero no pueden utilizarse.

Conscientes del problema, decidimos saltar la carga en Ourense y apurar hasta Vigo, donde sí teníamos ya localizado un párking abierto toda la noche y con punto semi-rápido de 22 kW que nos pueda permitir no perder demasiadas horas en la carga del coche. Con un gran ejercicio de conducción eficiente, conseguimos alargar la autonomía de nuestro Nissan Leaf hasta cerca de los 400 kilómetros para, a eso de las 22.00 de la noche, alcanzar ya Vigo. Sin embargo, vuelven las malas noticias: como muchos coches eléctricos, el Nissan Leaf no admite cargas trifásicas con corriente alterna, por lo que la potencia suministrada se reduce a 7 kW en la realidad, un tercio aproximadamente de los teóricos 22 del poste. Así que no queda más remedio, tal y como nos ocurrió ya en Granada, que emplear muchas más horas de las previstas en esta última carga y hacer noche, no planificada, en Vigo.

#eReto Etapa 4: Galicia no es (de momento) tierra para eléctricos

La provincia de Lugo cuenta con el único punto de carga rápida de Galicia

Lugo nos da la energía

Siete horas después, cuando aún no ha amanecido y con nuestro Leaf cargado a tope de kilovatios, nos ponemos en marcha de nuevo por la AP-9 ya al menos bien descansados, que también es necesario en un desafío en el que acumulas tanta tensión. Tras pasar Pontevedra la autopista nos lleva ya, con los primeros rayos de luz, hacia A Coruña y su Torre de Hércules. Desde allí, tomamos entre la niebla la A-6 para conectar ya con la última capital gallega, Lugo, donde, por fin, en la localidad de Oteiro de Rey nos tiene que esperar, ya sí, el único cargador rápido de 50 kW de toda Galicia. ¿Nos fallará?

No, funciona como un reloj y la provincia de Lugo nos permite así cargar a máxima potencia para salir en nuestro desafío con Endesa X, y en apenas una hora, rumbo a León, donde nos espera ya el próximo relevo de conductores. La A-6, salvando solo un pequeño tramo de 5 km en obras antes de llegar a Ponferrada, es la que nos dirige ya plácidamente hasta Astorga, para tomar allí la AP-71 y llegar a León finalmente sobre las 15.30 horas. Por delante queda ahora toda la cornisa cantábrica tras haber recorrido ya 24 capitales de provincia. Pero aún quedan casi la mitad (23) y ahora es el paso a Asturias el que amenaza el recorrido por la nieve. ¿Lo superaremos? Atentos a nuestra próxima etapa…

También te puede interesar

La vuelta al mundo en góndola, decía una canción infantil. ¿Ingenuos nosotros ahora por querer dar la vuelta a España en coche eléctrico y a ritmo “normal”? Creemos que ya es posible, pero tendremos que comprobarlo: ¡te contamos todo sobre nuestra próxima aventura de 7.000 km sin parar!

Seguimos viendo los coches eléctricos como vehículos eminentemente ciudadanos pero, en realidad, su margen de acción va mucho más allá. Y aún lo será más gracias al constante crecimiento de las redes de recarga. Endesa X es ya hoy por ello el perfecto compañero de nuestro nuevo e-Reto de Movilidad Eléctrica.