Así pudo ser el Citroën C4 Cactus, lo que no llegó a ser

Divertido y desenfadado el Citroën C4 Cactus podría haber tenido otro aspecto. El Jefe de diseño de Interiores de la marca francesa nos revela sus secretos.
Alicia Fernández.

Twitter: @aliciautopista -

Así pudo ser el Citroën C4 Cactus, lo que no llegó a ser
Así pudo ser el Citroën C4 Cactus, lo que no llegó a ser

Su diseño es característico y reconocible allá por donde va gracias, sobre todo, a sus airbumps laterales y su silueta de formas redondeadas. Pero desde el primer concepto del Citroën C4 Cactus de 2007 hasta el coche que actualmente vemos en las calles lanzado hace apenas un año hubo una gran evolución. Hablamos con Jean Arthur Madelaine, Director de Diseño de Interiores de Citroën sobre lo que pudo ser y no fue y viceversa, en el proceso de creación del C4 Cactus.

La idea era que “el Cactus recogiera el ADN de lo que la marca sería en el futuro de Citroën. El comienzo de una nueva historia”. Tal y como nos comenta, “todos los rasgos de ADN van a ser presentados de diferente manera en distintos modelos en el futuro” Como ya hemos empezado a ver en el Aircross.

“En el ADN de Citroën siempre ha habido algo de revolucionario, en el pasado más cercano y de hace 50 años”, (aunque modelos de las décadas de los 80 y 90 no siguieron ni mucho menos esta línea estética), “por eso, nos cuenta era importante hacer algo que resultara innovador con esa esencia de diseño puro, innovador tanto por dentro como por fuera”. Pero no demasiado.

A lo largo del proceso se realizaron, tal y como nos cuenta Jean Arthur Madelaine, muchos clinics con clientes potenciales –desde doctores a arquitectos a mujeres trabajadoras y amas de casa- “para ver lo que gustaba y lo que se podía mejorar, haciendo que la evolución fuera más cercana a lo que los clientes querían en su vida real”.

“El primer concept que testamos fue un concepto que no tenía panel de instrumentos, lleno de espacio interior, donde podrías estirar las piernas y pensamos, “le va a encantar al gran público”-nos revela el jefe de diseño de interiores de Citroën. Pero no fue así. “Los clinics mostraron que la gente era reticente a ello. No se sentían seguros en caso de choque decían “no hay nada que me vaya a proteger. Optamos por devolver el salpicadero pero como una mesa bajita, de sala de estar, en la que puedas poner las piernas. Hay elementos, sin embargo, como el banco corrido de la primera fila, que se han mantenido pero sólo en algunas versiones

A lo largo del proceso de creación de un modelo, los diseñadores también “tratan de percibir lo que funciona y lo que no” antes de que llegue a los clientes. “A veces algo funciona en el dibujo pero no a tamaño real y lo cambiamos”.

Pero, ante un prototipo tan innovador, ¿qué fue lo primero que pensaron del C4 Cactus? “Los primeros en verlo pensaron que era un concepto, que no se iba a llevar a la realidad, era demasiado rompedor”. Los airbumps no llegaron con el primer prototipo, fue un poco más tarde, “tenemos un montón de comentarios sobre ellos. La aceptación fue buena desde el principio, algunos pensaron que eran muy práctico, otros pensaban que era muy obvio. Las opiniones fueron muy potentes, no dejaban a nadie indiferente. Y eso fue bueno, por eso los mantuvimos. 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...