Publicidad

Polémica infinita

El Trofeo de Clásicos de la Federación Española continuó su andadura en tierras cántabras sin conseguir remontar su bajo nivel de organización. Varios días después aún no hay clasificación de Regularidad y la polémica está servida.
-
Polémica infinita
Polémica infinita

El fin de semana del 16 y 17 de mayo se disputó la segunda prueba puntuable para los Trofeos de España de Clásicos (Regularidad y Competición). La participación siguió siendo escasa: cinco coches en Velocidad y nueve en Regularidad. La prueba fue dura por causa de la lluvia y, sólo cuatro terminaron en la primera categoría con nuevo triunfo de Ferreiro (Ford Escort Mk2). Durante el rallye fue necesario anular tres pruebas especiales, lo que redujo a seis lo tramos cronometrados. En Regularidad, nuevos problemas de cronometraje y organización. Aunque, por tiempos, la victoria fue para Castor Ortega, aplicadas las penalizaciones de controles horarios caia al tercer lugar. Los dos primeros puestos serían para dos de los coches de la Escudería Amazon-Caja Madrid: el Ford Escort de Rico Avello Suárez y el Lancia Fulvia HF de Velasco-Ansotegui. Pero, dos días después, aún no se había publicado la clasificación oficial, ni siquiera oficiosa, demostrando el desprecio hacia los participantes de vehículos clásicos.