Publicidad

Mucha nieve y un belga

El rallye Costa Brava Historic se celebró en unas penosas condiciones, debido al mal tiempo que había asolado las provincias catalanas y muy particularmente la parte baja de la Costa Brava, con especial influencia negativa en Lloret de Mar, epicentro del rallye.
-
Mucha nieve y un belga
Mucha nieve y un belga

El recorrido debió ser amputado en un gran número de tramos, sobre todo porqué aquellos más al norte de Barcelona o cercanos al Montseny estaban totalmente impracticables por el nieve y el hielo, si bien las pasadas por los circuito se mantuvieron. La última etapa-espectáculo, en los alrededores de Lloret, fue anulada por tres motivos, como explicó Alex Romaní, el organizador de RallyClassics: El primero era porqué a la gente de Lloret que se hallaba hacía seis días sin luz ni agua y pasando frío, no se le podía venir con monsergas y fiestecitas y segunda porqué las fuerzas del orden público, llevaban días trabajando 24 horas seguidas y no podían ayudar al rallye. Finalmente otro motivo de peso era que uno de los escenarios del tramo-espectáculo de tierra, estaba repleto de enormes generadores portátiles, para intentar suministrar luz a Lloret.

Si bien el inicio fue un tanto caótico, por celebrarse tres tramos cerquísima del casco urbano de Barcelona y estar recorridos por un numeroso tráfico (este rallye se disputa a carretera abierta), el resultado del primer día resultó muy sorprendente. El primer líder fue el SEAT 127 Abarth de los Massanas, padre e hijo, que desgraciadamente rompieron su motor antes de llegar a Lloret y poder saborear su primer triunfo parcial.

El primer día terminó con la pareja Manel Arroyo y Jordi Arriezu en cabeza con su Audi Quattro, seguidos por el Lancia Fulvia de Rafael Fernández Cosín y el BMW 2002 de los portugueses Grosso-Sismeiro. El segundo día se celebraron la mayoría de los circuitos, llegándose a Montmeló al atardecer y en esta etapa y en particular en esos circuitos el belga Raymond Horgnies cuajó una magnífica actuación muy precisa con su Porsche 911, remontando desde la 29ª posición al primer puesto. Detrás de él, la sorpresa la causaba el Seat 127 de Rimbau-Peradalta, clasificados en una magnifica segunda posición por delante de los Porsche 911 de Gustavo Martel y de Manuel Macho.

En el rallye hubo varias retiradas entre ellas las más lamentadas las de los Massanas (Seat 127 Abarth), cuando mandaban el rallye, las de Fernando Lezama-Leguizamon (Ford Capri), los periodistas Ricardo Muñoz y Javier Bueno (Porsche 911SC), muy poco habituados a la regularidad, mientras que algunos pilotos como los Lancia Stratos de los hermanos Francone, se dedicaron a pasárselo bien, no preocupándose mucho de los controles, al igual que la pareja Antonio Rius-Pilar Taboada, que con su Seat 124/1800 se deleitaron atacando en los circuitos.

1º Horgnies-Hayez Porsche 911 104,6; 2º Martel-Sánchez Porsche 911 134,0; 3º Macho-Macho jr. Porsche 911 136,6; 4º Arroyo-Arriezu Audi Quattro 137,0; 5º Santamaría-Macias VW Golf GTI 137,5; 6º Rimbau-Peradalta Seat 127 142,5; 7º Grosso-Sismeiro BMW 2002 147,6; 8º Reuter-Vandevorst Porsche 914/6 148,8; 9º Olaiz-Arroniz Porsche 911 149,4; 10 Alonso-Álvarez BMW 2002 150,9 ; Etc. hasta 140 clasificados