Coches para el recuerdo: Ferrari F40

El F40 fue el último Ferrari realizado bajo supervisión del "Commendatore", una obra maestra sin compromisos y uno de los deportivos más fascinantes que han existido. Ésta es su historia...
Pablo Mallo.

Twitter: @autopista_es -

Coches para el recuerdo: Ferrari F40
Coches para el recuerdo: Ferrari F40

Para celebrar el 40 aniversario de la compañía, Ferrari creó uno de los superdeportivos más impresionantes de todos los tiempos. Con su motor V8 biturbo de 478 CV de potencia —el más potente del mercado, por encima de los 450 y 455 CV del Porsche 959 y del Lamborghini Countach—, un planteamiento muy cercano al de un coche de competición y, sobre todo, la intención de dejar claro quién mandaba en el mundo de los automóviles deportivos, el F40 se convirtió en un mito desde el primer momento en que pisó el asfalto.

Corría el año 1987 y el Ferrari F40 corría a 324 km/h de velocidad punta, lo que le convertían en el coche más rápido del mundo, el primer automóvil de producción en superar la barrera de los 320 km/h. Ese título lo ostentó hasta la posterior llegada de coches como el Jaguar XJ220, el Bugatti EB110 y el McLaren F1. A esto había que añadir una ligera carrocería fabricada en kevlar y fibra de carbono, cuyo diseño, obra de Pininfarina —el genial Leonardo Fioravanti estaba en sus filas por aquél entonces—, sorprendía con un salvaje alerón trasero nunca antes visto en un Ferrari de calle.

En el colegio discutíamos por entonces si no sería más bello el Ferrari F40 sin dicho aditamento aerodinámico, conservando el estilo del también irrepetible 288 GTO, que era el coche preferido de muchos. Pero el F40 fue un modelo nacido en el túnel de viento y, todavía sin bajos carenados ni efecto suelo, requería de dicha pieza para lograr la estabilidad necesaria a alta velocidad. Sin duda, es uno de sus rasgos más personales, sólo replicado una década después por su sucesor, el F50. Después llegarían las complejas soluciones de aerodinámica activa inspiradas en la Fórmula 1, de la mano del Ferrari Enzo, así como el actual LaFerrari, portaestandarte de la marca y ya con tecnología híbrida. Sin embargo, la simplicidad del F40 le aportaba un encanto sin igual, una pureza de la que no puede presumir prácticamente ningún automóvil moderno.

Ferrari F40Ferrari F40: genética de competición

El Ferrari F40 heredaba parte de la tecnología del 288 GTO de 1984, que inicialmente estaba desarrollado para poder competir en la categoría Grupo B de rally, y conseguía casi 80 CV más partiendo del mismo bloque motor biturbo, con una cilindrada tan sólo 81 centímetros cúbicos superior (2.936 cc.). Rizando el rizo, algunas de las versiones de competición que se realizaron, con distintos turbos y árboles de levas, llegaron a rondar los 800 CV de potencia. Precisamente con una de ellas, el histórico probador de Ferrari Dario Benuzzi alcanzó los 375 km/h en el anillo de velocidad de Nardò.

Como no podía ser de otra manera, el Ferrari F40 era un coche exigente, extenuante tanto física como mentalmente. Sin dirección asistida ni ayudas electrónicas de ningún tipo, ni siquiera ABS; sin servofreno, con un embrague bidisco de duro accionamiento, cambio con la primera hacia atrás, de tipo "dog leg" (también se podía montar uno de dientes rectos y sin sincros, todavía más radical), una relación peso/potencia de 2,3 kg/CV y un espíritu netamente deportivo, sin concesiones de ningún tipo al confort, estamos ante un coche que no se conduce, sino que se pilota. El escandaloso motor (Autopista registró en el habitáculo nada menos que 90,4 dB a 140 km/h, también debido al ruido de rodadura) se despertaba por encima de 4.000 vueltas con un empuje y un sonido rabiosos, y sus brutales prestaciones requerían un alto nivel de concentración de manera constante.

Era el del Ferrari F40 un motor turboalimentado de verdad, de los de antes, con sus lagunas de par a pocas vueltas y una patada tremenda al entrar en acción la sobrealimentación. Podías hacer el trompo más rápido de tu vida si te pillaba desprevenido, aunque para su potencia era relativamente dócil. Las mediciones, que se realizaron sin castigar demasiado al coche y fueron algo inferiores a las oficiales, hablan por sí solas: velocidad máxima 324 km/h (a 7.415 rpm), paso de 0 a 100 km/h en 4,82 segundos, de 0 a 200 km/h en 13,22 segundos, y de 0 a 1.000 metros en 23,25 segundos. Su consumo durante las mismas pruebas fue de 46 l/100 km, aunque a 120 km/h de promedio hacía 20,1 l/100 km, suficiente para acercarse a unos hipotéticos 600 km de autonomía gracias a los 120 litros del depósito de combustible.

Ferrari F40: dinámicaEn cualquier caso, el hábitat del Ferrari F40 era el circuito, el único sitio donde poder dar rienda suelta a toda su caballería. Por otro lado, con una altura tan reducida, una carrocería tan ancha y al ir sentado prácticamente a ras de suelo, el mero hecho de sacar el ticket de un párking o pagar un peaje podía ser una labor harto complicada, también por unas ventanillas de plexiglás con una mínima apertura. Y ojo con los aparcamientos, porque el faldón delantero, a menos de un palmo del suelo, rozaba a la mínima con cualquier rampa, pequeño escalón o protuberancia del asfalto. Y tampoco la visibilidad era buena, por lo que resultaba muy poco utilizable.

Enzo Ferrari, cuya verdadera pasión eran los coches de competición, seguramente quedó satisfecho con el F40 y su radical enfoque, y pudo dejarnos con la tranquilidad de que el último Ferrari que vio en vida no sólo fue el mejor, sino también el último de su especie. Yo tuve la suerte de subirme a una de las pocas unidades que llegaron a España cuando tenía 11 años, compartiendo el asiento del copiloto con mi hermano pequeño, y mi padre, Alberto Mallo, al volante, que en esas fechas escribió la prueba para Gran Auto 16. Fue un recorrido corto, pero suficiente para que, a partir de entonces, durmiera con la foto del F40 en el cabecero de la cama.

49 millones era su precio de la época, en pesetas. El F40 fue el coche más caro del momento, el más potente y el más rápido. Como referencia, un Opel Kadett Caravan se anunciaba desde 1.658.600 ptas.

Datos del Ferrari F40

Cilindrada: 2.936 cc

Potencia: 478 CV

Largo x ancho x alto:  4,43 / 1,98 / 1,13 metros

Peso: 1.100 kg 

Velocidad máxima: 324 km/h

0-100 km/h: 
3,9 segundos

Consumo: de 17 a 35 l/100 km

También te puede interesar:

A la venta el Ferrari F40 de Eric Clapton

Ferrari: 70 años de éxitos

El Ferrari F50 de Tyson, a la venta

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...