Los coches a subasta más caros de la historia: ¡qué joyas!

¡Adjudicados! Estos son los tres coches del mundo por los que más dinero se ha pagado en una subasta de coches. Para sus afortunados propietarios, llevarse estas joyas... sí tiene precio.
Teresa de Haro y Jesús Bonilla.

Twitter: @autopista_es -

Los coches a subasta más caros de la historia: ¡qué joyas!
Los coches a subasta más caros de la historia: ¡qué joyas!

Ni es oro todo lo que reluce, ni todos los coches clásicos valen millonadas. En eso estamos de acuerdo. Los precios alcanzados por estas tres piezas, eso sí, son excepcionales… porque lo son los ejemplares en sí mismos. Tienen un palmarés deportivo o aristocrático fuera de lo común, su estado de conservación es insólito  (el Mercedes-Benz W196R prácticamente ha permanecido entre algodones desde que se bajó de él Juan Manuel Fangio después de ser Campeón en 1954, abolladuras incluidas) o su restauración (en el caso de los Ferrari) ha seguido con celosa fidelidad el canon original. A continuación te presentamos a los tres coches por los que más dinero se ha pagado en una subasta. Son tan impresionantes… como su precio.

Ferrari 250 GTO (1962): 34,2 millones de €

En agosto de 2014 este Ferrari 250 GTO se convirtió en el coche más valioso en la historia de las subastas. Fue durante una puja celebrada en la casa de subastas con sede en la costa oeste de Estados Unidos, Bonhams, y bajó el martillo en la estratosférica cifra de 38,1 millones de dólares (unos 34,2 millones de euros). El coche formaba parte de un lote de diez Ferrari de la colección privada Maranello Rosso que en conjunto logró una puja de 65,9 millones de dólares.

Ferrari 250 GTOEste Ferrari 250 GTO Berlinetta, con chasis y motor número 3851GT, tenía algo que lo hacía aún más especial: era el único GTO que llevaba más de 40 años en manos del mismo propietario, un personaje famoso en el exclusivo ambiente de los Ferrari clásicos y que lo estuvo usando en circuito hasta poco antes de subastarse. Es el número 19 de los 36 construidos y salió de los talleres de Maranello el 11 de septiembre de 1962. Su primer propietario fue el piloto francés Jo Schlesser, que participó con él en el Tour de France. En 2012 se vendió uno por 32 millones de dólares y en 2013 otro por 50. Éste tenía tal curriculum que muchos expertos auguraron que podría llegar a los ¡100 millones de dólares! Este ejemplar ha sido usado en competición casi ininterrumpidamente desde que salió de la fábrica hasta hoy.

Ferrari 335 S Scaglietti (1957): 32,1 millones de €

Este Ferrari 335 S Scaglietti prometía convertirse en la mayor puja por un coche en una subasta, pero finalmente no ha podido superar el precio alcanzado por su otro rival anterior: el Ferrari 250 GTO de 1962. Esta unidad de 1957 fue subastada por la casa Artcurial en la pasada edición del Retro Mobile de París. Tiene el chasis 0674, está completamente restaurada y su abultado palmarés en competición ha tenido mucho que ver en la alta cotización obtenida.

Ferrari S ScagliettiEste Ferrari 335 S Scaglietti obtuvo la sexta plaza en las 12 horas de Sebring en 1957 y también fue segundo en la Mille Miglia de ese mismo año, carrera en la que el afamado piloto español Alfonso de Portago, su copiloto y diez espectadores fallecían en accidente con un modelo similar. En las 24 Horas de Le Mans esta unidad fue el primer coche que consiguió superar los 200 km/h de velocidad media, concretamente 203,01 km/h, mientras que el piloto Stirling Moss consiguió ganar con ella el Gran Premio de Cuba en 1958.

Mercedes W196R Fangio: 22,7 millones de €

Más que un coche, esta Flecha de Plata es un pedazo de la historia de la competición automovilística. Con el monoplaza con el número de bastidor 00006/54, Fangio se proclamó vencedor en los Grandes Premios de Alemania y Suiza en 1954, las dos primeras victorias consecutivas que logró Mercedes tras su retirada de la competición en 1939.

MercedesAdemás de que este Mercedes W196R Fangio fue el primer modelo de la escudería alemana que ganó un Gran Premio de Fórmula 1 tras la II Guerra Mundial, significó también la introducción en este deporte de tecnologías pioneras como el motor de inyección, la suspensión independiente, el diseño tubular múltiple con chasis ligero, frenos en todas las ruedas... Tras su última carrera en Monza, el 22 de diciembre de 1955 fue enviado al Departamento de Exposiciones de Daimler. En la década siguiente se paseó por exposiciones en Munich, Le Mans o Hockenheim y acabó siendo utilizado para las pruebas de neumáticos en la fábrica Unterturkheim hasta 1972.

También te puede interesar:

¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

Seinfeld subasta por 22 millones su colección de Porsches

McLaren subastará uno de sus míticos F1

6 deportivos de los 90 que serán futuros clásicos

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...