Biscuter

En una España en la que el automóvil aún era un objeto de lujo, una joven empresa barcelonesa, Autonacional, y un experimentado ingeniero francés, Gabriel Voisin, se atrevieron a fabricar un coche cuya principal virtud fuese incuestionable: ser un medio de locomoción real y asequible.
-
Biscuter
Biscuter

El Biscuter es una máquina concebida con un propósito firme y claro: ser un medio de transporte económico en el sentido estricto, sin más etiquetas. Gabriel Voisin, en su creación, y Autonacional, adaptándolo luego a las necesidades de los españoles, consiguieron que cumpliese esta premisa de un modo conciso y real.

Básicamente, este automóvil, apodado "Zapatilla" con justicia, queda configurado por un conjunto monocasco robusto, un probado motor de motocicleta y un inteligente sistema de suspensiones independientes en las cuatro ruedas. Por ello, el cuadro de precauciones y los procesos de reparación que servían en su época son aplicables también en la actualidad.

La plataforma principal es una rígida cuna formada por una base de madera, unos perfiles o "tímpanos" de acero y unos laterales de carrocería, de duraluminio, remachados. A partir de 1957, las planchas de aleación serán sustituidas por otras de acero, más pesadas y propensas a la acción del óxido. En contra de la idea primigenia que se quería mantener, en cuanto a la ligereza del conjunto se refiere, este cambio fue motivado porque la empresa suministradora de las planchas de aluminio tuvo que centrar su producción exclusivamente en la fabricación de aviones.

En general, no resulta complicado mantener un Biscuter con buena apariencia exterior. Sin embargo, sí es importante no variar elementos de la estructura, como algunos propietarios han tratado de hacer, por ejemplo, sustituyendo la base de madera por otra metálica. La madera no es gratuita, ya que otorga una mínima flexibilidad a la torsión que el metal no concede, y que sí perjudicaría, en cambio, a elementos de la suspensión y de la dirección, al hacerlos trabajar de un modo más rígido y forzado.

En el capítulo de suspensiones, los tubos telescópicos tienen un planteamiento y funcionamiento similar a las actuales MacPherson. En su interior trabajan tres muelles concéntricos, uno principal central y dos secundarios de menor tamaño (limitadores en extensión y compresión) en los extremos. La mayor atención que requieren estas piezas son los dos discos metálicos situados en el tubo exterior del amortiguador y que, empujados por una brida y un pequeño muelle, actúan como amortiguadores de fricción contra el tubo exterior. Estos discos deben de ser regulados (mediante la tuerca que poseen al efecto) con cierta frecuencia.

Debido al sobrepeso de las carrocerías de los 200-C «Rubia», 200-I «Industrial» y 200-F «Pegasín», estos modelos cuentan además con una ballesta transversal en cada eje.

El freno principal actúa directamente sobre la caja exterior del diferencial. Al margen de una eficacia suficiente, al hallarse tan próximo al motor, es fácil que rezume alguna gota de aceite hasta la mordaza, limitando aún más su trabajo. De ahí que deban de extremarse las precauciones, y sobre todo, la limpieza del conjunto motor-caja de cambio. En el caso de efectuar un petroleado de la mecánica, ha de tenerse cuidado con no engrasar la mordaza y el tambor.

<

p> Por otro lado, y aunque no sucede con frecuencia, conviene vigilar el estado de los palieres y las rótulas, pues en caso de rotura de uno de ellos, el freno pierde totalmente su función.

Poco a poco aumenta el número de simpatizantes relacionados con el pequeño microcoche, motivado ello porque en los últimos años se han rescatado muchos ejemplares. La principal asociación que los aglutina en España es Amics del Biscuter, englobado en el Clàssic Motor Club del Bages. Dos de sus valedores de más peso son Francesç Clota y Jaume Jubert, dos especialistas, asimismo, en su restauración. Cada dos años, los «Amics» celebran una concentración de microcoches multitudinaria y de importante repercusión internacional.

<

p> CLUBES
Amics del Biscuter. (Sección del Clàssic Motor Club del Bages)
Apdo. Correos 338, 08240 Manresa. Barcelona
Tel.: 93 875 18 20
ESPECIALISTAS
Planchistería y pintura San Joan
C/Montseny, 6. 08250 Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona)
Tel./fax: 93 8764412
Francesc Clota
C/San Jaime, 81 (torre). 08291 Ripolles (Barcelona)
Telf.: 93 6924319
Fernando Román
Pje. Constancia, 13. 08026 Barcelona
Telf.: 93 4563518

En modelos de mayor repercusión siempre es difícil el apartado de valoraciones, cuanto más si se trata de un modelo exclusivo como es el Biscuter, cuyo número de supervivientes debe rondar los doscientos ejemplares. De todas las versiones existentes, las más fáciles de localizar son las «Zapatilla» 100 y 200.
Biscuter 1953-1960: 500.000 - 1.500.000

El monocilíndrico Hispano-Villiers, fabricado bajo licencia en España, posee fama de calentarse con relativa facilidad. Por ello, Gabriel Voisin diseñó una culata especial, con una cámara interior llena de aceite que ayudaba en la refrigeración. Hay que tener en cuenta que, respecto a su montaje en una motocicleta, este motor va cerrado en un Biscuter. Su mantenimiento principal pasa por una correcta administración del porcentaje de mezcla gasolina-aceite (al seis por ciento).

Un punto que ha de cuidarse al máximo es el carburador. Debe estar siempre limpio y correctamente afinado. Aunque cada vez con menor incidencia, dada la calidad de las gasolinas y los aceites actuales, puede llegar a producirse la denominada "perla". Ocurre cuando, debido a una mala carburación o un calentamiento excesivo, el electrodo de la bujía se funde, formándose esa característica gotita que altera el encendido.

Éste último lo gobierna un volante magnético con dos pequeñas bobinas y un ruptor. Dada su cercanía a la rejilla del capó, cuando llueve fuerte, el agua puede llegar a empaparlo, provocando (no fácilmente, eso sí) un fallo en el sistema e, incluso, que no pueda arrancar. En la actualidad, algunos dueños de Biscuter realizan una pequeña modificación que consiste en acoplar una bobina convencional en el exterior (de Seat 600, por ejemplo), contactos nuevos y una batería de 12 voltios.

Aunque en su sencillez está su principal virtud, el Biscuter no está exento de pequeñas manías que requieren una atención especial y de pequeños trucos muy ocurrentes.

En la misma línea está otro truco cada vez más generalizado. Afecta al embrague y, concretamente, al revestimiento de los discos. Con el calor, los elementos de corcho se hinchan y dificultan el cambio de marchas. Una solución es forrarlos con un material sintético que actúa perfectamente inmerso en el baño de aceite.

Galería relacionada

Biscuter

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...