Allard J2X

Pocos coches representan tan fielmente el espíritu "roadster" de este Allard J2X, pensado especialmente para la clientela norteamericana. Sus argumentos: un poderoso motor V8 americano bajo un interminable capó delantero, combinado con la clásica concepción británica de una carrocería "two seater". Para comprobarlo, hemos probado la unidad que participó este año en Le Mans Classic.
-
Allard J2X
Allard J2X

Sentado en su cómodo butacón delantero, dotado de apoyos laterales, el conductor se siente dueño de la situación. El voluminoso capó no oculta las ruedas delanteras, que quedan fuera de la carrocería. Aunque el imponente volante hace presagiar una conducción "dura", realmente la dirección no ofrece mucha resistencia. Eso sí, hay que aprender a contravolantear con esta especie de “timón de barco”, casi pegado a la cintura.

A diferencia de otros vehículos -máxime de competición- de comienzos de los años cincuenta, el cambio es una delicia y el inmenso par motor compensa cualquier error o duda: en cualquier marcha hay potencia al acelerar. Aunque el Allard J2X tiene un aspecto macizo y asentado, cualquier alegría con el acelerador hace patinar las ruedas traseras. Y eso que se trata de unas enormes llantas de radios de 16 pulgadas, calzadas con neumáticos Dunlop Racing de los buenos.

La conclusión es que, sin apenas darnos cuenta, llegamos a las curvas muy deprisa. De la frenada se encargan los enormes tambores, realmente infatigables y con una buena potencia de retención. En su tiempo aún no se habían aplicado los frenos de disco al automóvil. La estabilidad es mucho mejor de lo esperado. Ancho y largo, equipado de un puente De Dion en el eje trasero y de suspensión delantera independiente, el J2X es un verdadero sport, con una batalla de 2,69 metros y una anchura de 1,70. Tiene tarados muy duros y el balanceo lateral es prácticamente nulo. Tampoco se siente esa sensación tan típica de los deportivos ingleses de posguerra de ir sentado casi en el suelo. En el Allard se va como un señor, tal y como desearía un adinerado "sportman" norteamericano de los cincuenta.

Sydney Allard llegó a comercializarlo en kit, sin motor, para que sus clientes eligiesen en Estados Unidos el de su conveniencia, ya que eran difíciles de importar a Inglaterra, ofreciendo una gran variedad de posibilidades (Ford, Lincoln, Packard, Oldsmobile o Buick, además de Cadillac y Chrysler). Muchos consideran que el J2X fue el directo antecesor del Cobra, que, una década más tarde, nacería de la unión del biplaza británico AC con el motor Ford V8.

En este caso, Allard acertó de lleno con los gustos norteamericanos, empleando el motor Cadillac, que era la "joya" de Detroit en aquella época. El J2X era un auténtico cohete en los circuitos de carreras a poco que se preparase. Si en las norteamericanas cosechó muchos éxitos (algunos de manos de Zora Arkus Duntov -el creador del Corvette-, Carrol Shelby, John Fitch, Tom Cole o Masten Gregory) y fue coche de moda para estrellas de Hollywood como Clark Gable, Danny Kaye o Steve McQueen, en Europa su principal campo de batalla -Le Mans excluido- fueron los rallyes. El propio Sydney Allard ganó el Rallye de Montecarlo en 1952 conduciendo uno de sus coupés P1 en medio de unas condiciones atmosféricas infernales, un tremendo temporal que redujo a 15 -de los 328 que tomaron la salida- los coches supervivientes.

Aun con todo, la marca británica nunca pudo superar el éxito del J2X: ni repitió un tercer puesto en Le Mans ni logró con ninguno de sus otros modelos destronar a este roadster. La producción de vehículos cesó en 1959, concentrándose después en construir… ¡dragsters!
En Inglaterra se le considera como el "padre del drag-racing". Aunque Sydney falleció en 1966, la marca sigue viva gracias a sus descendientes. Aparte de las réplicas del J2X, la marca retornó a Le Mans en 1991, construyendo un espectacular Sport-Prototipo con motor Ford. Desgraciadamente faltó presupuesto. Al menos este año, en el seno de Le Mans Classic, nuestra unidad y otras gemelas volvieron a rugir por el gran circuito de La Sarthe.

Galería relacionada

Allard prueba

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...