Hevia y Pinker, ganadores este fin de semana

Alberto Hevia en el asfalto y Andrew Pinker en la tierra han sido los ganadores de los rallies disputados este fin de semana. El sábado estuvimos en Ourense para ver si el asturiano podía arrebatarle el liderato del certamen a Sordo (así ha sido) y el domingo fuimos a León para comprobar la buena forma de Pinker, que se ha anotado su segunda victoria consecutiva.

Hevia y Pinker, ganadores este fin de semana
Hevia y Pinker, ganadores este fin de semana

Ha sido un fin de semana muy completo: el sábado comenzábamos con el Nacional de Asfalto, que ha celebrado su quinta prueba, mientras que el domingo se disputó la tercera cita del Campeonato de España de Rallies de Tierra. Alberto Hevia/Alberto Iglesias (Renault Clio S1600) fueron los vencedores en el primer rally, que tuvo un rocambolesco giro final. En el segundo, Andrew Pinker y su copiloto, Gemma Price, llevaron por segunda vez consecutiva su Subaru Impreza a lo más alto del podio. Ambas pruebas resultaron muy complicadas, especialmente para aquellos pilotos que disputaron las dos.Vayamos por orden: el Campeonato Nacional de Asfalto ha celebrado una de las citas más calurosas del año y, aunque en 2005 no se han vivido las temperaturas extremas a las que los pilotos y las máquinas suelen enfrentarse en Ourense, lo cierto es que el rally, de tramos estrechos, deslizantes y sucios, también causó numerosos problemas a muchos de los participantes.Miguel Fuster/José Vicente Medina, con el Clio S1600 de Imex-Laca, fueron los primeros líderes de la cita. Tras ellos se situaron los hombres de Peugeot (Enrique García-Ojeda y Joan Vinyes), Alberto Hevia y Santi Concepción, bastante satisfecho tras la revisión de su Citroën S1600.Poco duró la alegría del canario, ya que el colector de escape de su vehículo se rompió en la siguiente especial cronometrada. Con la potencia de su coche mermada, Concepción llegó al primer parque de asistencia en la sexta plaza, tratando de buscar una solución para la avería de su C2. Mientras tanto, García-Ojeda/Jordi Barrabés y Vinyes/Xavi Lorza (ambos equipos con 206 S1600) ocupaban las primeras posiciones de la tabla. Hevia, al acecho, trataba de no perder el ritmo impuesto por los Peugeot, pues sólo la victoria le valía para hacerse con el liderato del certamen. Su máximo rival en la lucha por el título es Dani Sordo, quien decidió no participar en esta cita para estar presente en el Rally de Grecia.En el reagrupamiento de mediodía, el más largo, Ojeda seguía comandando la carrera, aunque Vinyes, de nuevo con problemas de frenos en su coche (ya los sufrió en Vigo), había sido adelantado por Hevia. Los hermanos Vallejo (Fiat Punto S1600) abandonaron tras una salida de carretera, lo que posibilitó que Concepción subiera hasta la quinta plaza. El canario, además, vio cómo Luis Carballido, su perseguidor más inmediato en la clasificación (aunque se encontraba a más de un minuto), se retiraba de la carrera al salirse del asfalto. Los tramos de la tarde eran los más largos del rally y los pilotos debían afrontar en primer lugar el mítico Cañón do Sil, con más de 22 kilómetros cronometrados. La ventaja de Ojeda era de 19 segundos sobre Hevia, por lo que debía dosificar muy bien este colchón. Tras la primera pasada, Vinyes logró ascender de nuevo hasta el segundo puesto, relegando al asturiano al tercer lugar. Un tramo después –a falta de dos para el final del rally- las apuestas seguían a favor de Ojeda y el interés se había desplazado a la lucha por la tercera plaza, ya que Fuster sólo se encontraba a 6,6 segundos de Hevia. Tras ellos, Concepción continuaba quinto, a más de 2 minutos de la cabeza y con una ventaja de casi un minuto sobre el sexto clasificado, David Colldecarrera.El baile comenzó en la penúltima especial. Ojeda se encontró con problemas mecánicos que, en un primer momento, hicieron pensar en su abandono (así llegaron a sugerirlo en la emisora de radio oficial de la prueba), aunque finalmente continuó en carrera. Sin embargo, había caído hasta la cuarta plaza y Vinyes heredaba así el liderato. Hevia tenía 24 kilómetros (los del tramo de San Pedro do Rocas) para recortar una diferencia de 8 segundos y para evitar que Fuster, sólo dos segundos por detrás, le alcanzara. Parecía imposible, pero la suerte se alió con el actual campeón de España de la especialidad, mientras que la mala fortuna hizo lo propio con Vinyes. El andorrano acusó los problemas mecánicos de su 206 y, al finalizar el rally, tuvo que conformarse con la tercera plaza. Hevia, vencedor, subió al podio de Ourense por segundo año consecutivo, escoltado por Fuster –que finalizó a sólo 5 segundos del piloto oficial de Renault- y por Vinyes. La diferencia de éste respecto a Ojeda, cuarto clasificado, fue de más de tres minutos. Concepción cerró el quinteto principal.Este fin de semana también se ha disputado el Rally de Alcoy, en el que Vicente Cabanes (Citroën C2) obtuvo la victoria. El debutante Joaquín Solar logró llegar a la meta por segunda vez consecutiva –aún no cuenta con ningún abandono en su palmarés- y regaló a los aficionados una espectacular actuación.- Aunque, en un principio, Diego Vallejo (copiloto de su hermano Sergio) se trasladó al hospital, pensando que podía tener lesiones en alguna costilla, obtuvo el alta tras una exploración. El lucense se encuentra bien y está listo para afrontar la próxima prueba, que se celebrará en Avilés, el día 9 de julio.
- Antes de su abandono, Ojeda logró cuatro “scratchs" (mejores tiempos) de los nueve posibles.
- Un espectador fue atropellado en uno de los tramos.