Victoria de Solá en Avilés

Dani Solá (Citroën C2 S1600) ha conseguido una nueva victoria en el Nacional de Asfalto. En Avilés, un pinchazo de Miguel Fuster en el segundo tramo permitió al catalán hacerse con el liderato y nadie fue capaz de apartarle del triunfo. Ahora, Solá está a un solo punto de recuperar el primer puesto en la clasificación general del certamen.
Autopista -
Victoria de Solá en Avilés
Victoria de Solá en Avilés

Los pilotos del Nacional de Rallies llegaban a Avilés para disputar la última prueba antes de las vacaciones. Tramos estrechos, ratoneros y muy complicados los esperaban. Por suerte, la lluvia no complicó unas especiales resbaladizas y traicioneras: los accidentes que José Piñón (en 2004) y Joan Vinyes (en 2005) sufrieron en esta prueba aún estaban en la mente de muchos de los participantes.

Uno de ellos era Dani Solá (Citroën C2 S1600), que llevaba en su coche una pegatina en la que deseaba ánimo a Xavi Lorza —el copiloto de Vinyes, que aún se recupera de las graves quemaduras que sufrió en el siniestro del año pasado— y a su mujer, Sonia. El catalán tenía la firme intención de subir su coche al podio, para dejar bien claro su apoyo a su amigo, y lo hizo de la mejor manera posible: llegando al primer escalón.

En el primer tramo, Miguel Fuster (el actual líder del certamen) dio muestra de su excelente estado de forma y se anotó el “scratch” (mejor tiempo). El piloto de Alicante estaba dispuesto a encadenar su tercera victoria consecutiva en esta temporada, aunque esta vez Solá iba a darle algo más de “guerra”: se situó a tres décimas de segundo. El duelo que los aficionados esperaban no se produjo, ya que Fuster pinchó en la siguiente especial, bajando hasta la octava plaza. Solá era líder y nadie le inquietaba.

Sólo había cinco S1600 inscritos: el de Solá, el de Fuster, los Clio de Sergio Vallejo y de Manuel Rueda y el Fiat Punto de Marcelino Hevia. Vallejo se situó en la segunda posición, mientras que Rueda, con problemas en la centralita de su vehículo, trataba de mantener el ritmo sin forzar la maquinaria. Hevia, por su parte, adelantó a Rueda, pero los Grupo N comenzaron a colarse muy pronto entre los primeros clasificados.

Sergio López-Fombona, con un Mitsubishi Lancer, demostró en su regreso al Nacional de Asfalto que no había perdido sensaciones al volante. Fue un digno rival para Pedro Burgo y para Santi Concepción, que pronto empezaron a marcar la pauta en su categoría. Se esperaba una buena actuación de Jorge González “Rantur”, especialmente tras los cronos cosechados en las pruebas gallegas (las “de casa” para el orensano), pero un problema en el turbo de su Lancer dio al traste con sus opciones de victoria.

Mientras tanto, Fuster se había dedicado a remontar a toda prisa y, en el cuarto tramo, ya era tercero. Sin embargo, 40 segundos le separaban de los primeros puestos y la diferencia era insalvable, dado el ritmo de Solá y de Vallejo. Tras ellos, Burgo y Concepción mantenían su particular duelo, al igual que Fombona y Rueda, quienes estuvieron intercambiándose las posiciones. Todo cambió tras el reagrupamiento de mediodía, cuando los acontecimientos se precipitaron.

Para empezar, el primer tramo de la tarde tuvo que ser neutralizado: un vecino de la zona resultó herido al manejar maquinaria y necesitó asistencia médica urgente. La ambulancia sólo podía acceder por la especial y, en lugar de retrasar su hora de inicio, se decidió que no se cronometraría. Los pilotos pasaron por la carretera sin que su tiempo fuera computado y se dirigieron al siguiente tramo.

Todo parecía decidido, pero la especial de “San Pedro”, con 21,3 kilómetros, resultó nefasta para Burgo. El gallego, que no había podido puntuar en las pruebas “de casa”, sufrió un pinchazo y cayó a la 17ª plaza. Concepción heredaba el primer puesto en la categoría y su triunfo parecía casi seguro… Pero también el canario tuvo problemas. Ya se había visto obligado a cambiar el turbo en el anterior parque de trabajo; el repuesto comenzó a fallar en el último tramo. Perdió unos segundos preciosos y Fombona le adelantó. El gijonés saldaba su regreso al Nacional de Asfalto con una victoria. Concepción tuvo que conformarse con el segundo puesto en el Grupo N, aunque su actuación le sirvió para situarse en la tercera plaza del certamen, separado de Burgo (segundo) por un solo punto.

Ésta es, precisamente, la diferencia entre Fuster, líder del Campeonato de España de Rallies, y Solá. El catalán se hizo con el triunfo sin problemas y estuvo acompañado en el podio por Vallejo y por Fuster. El certamen se va de vacaciones hasta el 10 de septiembre y la lucha no puede ser más cerrada; veremos quién sale victorioso en la contienda.

— Al finalizar el rally, algunos de los participantes en el Grupo N aún estuvieron despiertos un buen rato. La competitividad entre los preparadores AR Vidal (que lleva los coches de Santi Concepción y de Pedro Burgo) y Roberto Méndez (con las unidades de “Rantur” y de Fombona) y la falta de recambios provocó una tensa situación: AR Vidal, a través de sus pilotos, presentó una reclamación contra los coches de Méndez. Finalmente, la intervención de Eduardo Sánchez, responsable de la Mitsubishi Evo Cup, dejó todo en agua de borrajas, al convencer a los protagonistas para que retirasen dicha reclamación.
Albert Llovera, habitual en el Nacional de Tierra, estará presente en el Rally de Finlandia. Llovera pilotará un Mitsubishi Lancer Evo VIII Grupo N.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...