Solá arrasa en el Rally Costa Brava

No hubo sorpresas cuando Dani Solá encadenó un “scratch” (mejor tiempo) tras otro en el Rally Costa Brava, última prueba del Nacional de Asfalto. Con el título ya decidido a su favor, el catalán quiso brillar “en casa” y sus planes se ejecutaron a la perfección: nadie pudo hacerle sombra.
Autopista -
Solá arrasa en el Rally Costa Brava
Solá arrasa en el Rally Costa Brava

El Club Rally Classics, con Álex Romaní (ex-copiloto, entre otros, de Dani Solá) al frente, organizó la última cita del Nacional de Asfalto 2006. El Rally Costa Brava volvía al certamen para deleite del público, que encontró tramos míticos —los que antes configuraban la prueba mundialista—, con varios accesos y, en algunos casos (como la especial de Tossa), con vistas espectaculares, al estar situados muy cerca del mar.

Fue una lástima que el Campeonato ya estuviera decidido a favor de Solá (Citroën C2 S1600), pues esto provocó algunas “bajas”. Miguel Fuster y Sergio Vallejo (ambos con Renault Clio S1600) no participaron en la cita, aunque el gallego se dejó ver por los tramos. A cambio, los pilotos del certamen catalán, que disputaban ocho de las diez especiales programadas, nutrían la lista de inscritos, en la que también estaban los 206 del Desafío Peugeot, los C2 del Trofeo Citroën y los Mitsubishi del Grupo N y la Evo Cup. En estos tres últimos apartados, todo estaba por decidir.

Solá empezó ganando el primer tramo y dejó claro que quería una nueva victoria. Sin embargo, Manuel Rueda (Clio S1600) se convirtió en su perseguidor. El malagueño sólo invirtió medio segundo más que el catalán en completar la segunda especial; el duelo prometía emociones fuertes… Hasta que, en el cuarto tramo, Rueda se salió de la carretera y dijo adiós a la prueba.

La segunda plaza fue heredada por Alberto Hevia (Peugeot 206 S1600). El equipo que dirige Borja Moratal tenía “doble turno” ese fin de semana, ya que también estaba presente en Antibes, donde se celebraba la última carrera del certamen europeo de rallies. En Cataluña, Hevia sabía que intentar dar caza a Solá era poco menos que imposible, por lo que se concentró en conservar su posición. Tras él rodaba Pedro Burgo (Mitsubishi Evo IX), pero el gallego no representaba una amenaza, pues estaba inmerso en su propia lucha, en la que tenía mucho que ganar.

Burgo se jugaba nada menos que el título de Grupo N y de la Mitsubishi Evo Cup en esta última cita; su rival era el líder de ambas categorías, Jorge González “Rantur”. Ambos pilotos, además de pelear entre ellos, debían mantener a raya a los “locales”, perfectos conocedores del terreno. Josep María Membrado, Albert Orriols y David Colldecarrera —en su segunda participación este año— hacían valer su experiencia. Burgo, en una espléndida actuación, controló a Orriols y Membrado hasta la mitad del rally, aunque las diferencias entre ellos eran mínimas. Antes del reagrupamiento de mediodía, Membrado superó al gallego por siete décimas de segundo. Pero aún quedaba mucho por decir.

Dos especiales después, Burgo se había colocado de nuevo en el primer lugar: quería despedirse de la temporada no sólo con el triunfo en la categoría, sino desde lo más alto del podio. Lo primero era casi seguro: “Rantur” no acababa de coger el pulso a los tramos y, descentrado, era cuarto entre los vehículos de producción. Lo segundo era más difícil, ya que arriesgar más de la cuenta podía suponer una salida de carretera. Eso terminaría con todas las opciones de Burgo, que hizo caso a la razón y “levantó el pie”. Orriols (Subaru Impreza) obtuvo la primera plaza —logrando el único “scratch” que cedió Solá— y, decidido a conservarla, atacó de nuevo en la última especial. Sin embargo, un inoportuno pinchazo le hizo perder casi dos minutos. Se desvaneció la posibilidad de estar en el podio: acabó cuarto en el Grupo N, por detrás de Colldecarrera, un exultante Burgo, y el vencedor, Membrado.

En el Desafío Peugeot, el campeón, Josep Basols, logró la victoria en “casa”. Más emocionante fue la lucha entre los participantes del Trofeo Citroën C2. Carlos Márquez, Fernando Rico, Roberto Méndez y Alejandro Rodríguez protagonizaron un intenso duelo, pero, finalmente, el triunfo fue para este último. El asturiano, amigo de Fernando Alonso, es el último vencedor de esta copa monomarca, que desaparece. El año que viene, ya no estará en nuestras carreteras.

Orriols cambió el Maxi Mégane que utiliza habitualmente en el Campeonato de Cataluña por un Subaru Impreza. El catalán tuvo varios problemas a lo largo del rally: en el primer tramo, no se encontró a gusto con las suspensiones del coche, ya que, según comentó, no eran tan efectivas como las de los Mitsubishi en un terreno irregular. Por la tarde, se olvidó de conectar el “bang” del turbo y la electrónica del diferencial. Tuvo que hacerlo en pleno tramo.
Jordi Zurita (Seat Córdoba WRC) se proclamó Campeón de Cataluña de Rallies. El segundo puesto en este certamen fue para Orriols.
Climent Domingo, acompañado por su nuevo copiloto Ángel Garduño, fue el ganador entre los participantes en el Volant RACC. Domingo sustituía a Miquel Gallego en el equipo Monlau Competición.
Mitsubishi ha logrado el Campeonato de Marcas 2006.
Armide Martín y Germán Bello (Citroën C2 GT) tuvieron que abandonar el Rally Costa Brava, debido a un problema electrónico en su vehículo.
— Aunque no consiguió ninguno de los títulos a los que aspiraba, Jorge González “Rantur” realizó una lectura positiva de la temporada 2006. El gallego, que tuvo que adaptarse a un coche nuevo y que llevó al certamen cuando ya había comenzado, pretende continuar su andadura en 2007 con el Mitsubishi Evo IX preparado por RMC.
Heriberto Godoy disputó por primera vez una carrera fuera de Canarias. Su Ford Fiesta, ganador del Fiesta Sporting Trophy en el archipiélago, no completó el rally catalán, debido a una avería.
Solá ha logrado en el Rally Costa Brava su quinta victoria de la temporada. Basols también obtuvo su quinto triunfo entre los participantes del Desafío Peugeot.
Isaac Guillén y Pilar Barceló participaron en el rally Costa Brava con un Mitsubishi Lancer Evo IX.
Carlos Márquez estrenaba motor en su C2 del Trofeo. El asturiano, finalmente, ha conseguido el subcampeonato en este certamen.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...