Solá también gana en el Nacional de Tierra

Recién proclamado campeón en el Nacional de Asfalto, Dani Solá regresó al certamen sobre tierra, en el que hacía mucho tiempo que no participaba. El catalán se impuso en las dos pruebas disputadas en Andalucía este fin de semana. Aunque remotas, tiene posibilidades de hacerse con el título.
-
Solá también gana en el Nacional de Tierra
Solá también gana en el Nacional de Tierra

El Nacional de Tierra ha vuelto a ponerse en marcha: tras la suspensión de la prueba doble en Madrid, el paréntesis veraniego se ha extendido hasta el pasado fin de semana. Palma del Río y Écija han sido las localidades andaluzas que han acogido las dos citas disputadas, en las que se han acumulado varias sorpresas.

La mayoría de los pilotos habían aprovechado el verano para poner a punto sus vehículos. Así, Javier Casillas y José Luis Azcarza traían sus Subaru a la Impreza Cup, debutando en tierras andaluzas. Por su parte, Albert Orriols, también participante en este trofeo de promoción, se había proclamado vencedor en Grupo N en los certámenes catalanes de Asfalto y Tierra. Eduard Pons estuvo presente en este campeonato para probar la nueva brida del turbo de su Impreza, con el que abandona el Grupo N para pasar al Grupo A.

La actividad ha sido constante: Miguel García Mateu ha realizado tests con su Fiat Stilo (al que se le han revisado las suspensiones), el Peugeot 206 de Álex Sabater ha estrenado carrocería y se ha puesto a punto junto al de su compañero en Mavisa Sport, Josep Bruguera. Éste, líder de la categoría 2 Ruedas Motrices, estuvo a punto de contar con un nuevo motor, más potente, en su vehículo, pero finalmente eligió la fiabilidad del anterior. Tras el percance que sufrió en la prueba del domingo, tendrá que cambiarlo.

Había nuevas caras en las pruebas andaluzas. Dani Solá, recién proclamado campeón de España de Rallies de Asfalto, se trasladó a Córdoba con un Mitsubishi Evo IX. Con el número 1 en el dorsal, el catalán iba a dejar claro que no había perdido facultades en una superficie sobre la que hacía tiempo que no disputaba una carrera. Nani Roma, también con Mitsubishi, quería repetir la buena experiencia del Rally de Orense, en el que ganó en Grupo N, y llegaba a Andalucía con su nuevo copiloto, Lucas Cruz. Éste ha sido el navegante de Albert Llovera durante esta temporada, por lo que el andorrano sentó a su derecha al experimentado Diego Vallejo. El gallego, habitual en el Nacional de Asfalto, “cantaba” las notas en castellano, en lugar de en catalán, pero ambos se adaptaron perfectamente. Tanto, que Llovera ha subido al podio en las dos pruebas.

Recordemos: Joan Vinyes (Subaru Impreza) era el líder del Nacional de Tierra, seguido por Álex Villanueva y por Amador Vidal (ambos con Mitsubishi). Vinyes sabía que el campeonato podía quedar sentenciado a su favor, por lo que su objetivo estaba claro: había que ganar en tierras andaluzas. El vigente campeón del certamen, Samuel Lemes, no participaría en la cita doble (tampoco Santiago Zuluaga, uno de los favoritos), por lo que el principal rival del andorrano era Villanueva: éste ha vencido en dos ocasiones en Palma del Río. Sin embargo, había que tener en cuenta a Solá y a Roma, siempre muy rápidos. La victoria iba a venderse muy cara.

La estrategia era clave. Al disputar dos citas en dos días seguidos, había que cuidar la mecánica, con el fin de no comprometer el rally del domingo. Un golpe o una avería el sábado podía ser fatal. Evitar problemas no era fácil: las lluvias caídas en la zona durante la última semana habían dejado los tramos llenos de barro. De hecho, la especial A del sábado, que se celebraba en dos ocasiones, tuvo que ser anulada. En el resto había largas rectas —en las que era fácil alcanzar velocidades muy altas—, algún que otro paso de agua y un espectacular salto. Toda una prueba de fuego para los vehículos. Los equipos no querían correr riesgos: Mavisa, por ejemplo, contaba con un coche de recambio para solucionar cualquier incidente que pudiera surgir. Y fueron muchos.

Solá comenzó de manera cautelosa, lo que no le impidió situarse en la segunda plaza, tras Vinyes. El andorrano lideró la competición durante los primeros tramos, pero, en el cuarto, sufrió un aparatoso accidente. Vinyes, que afrontaba una recta a gran velocidad, se salió de la carretera. Su Impreza tocó una acequia y volcó, dejando el coche seriamente dañado. El piloto fue trasladado a un hospital y, tras un reconocimiento, regresó ileso al parque cerrado. Lo peor que podía pasar (abandonar el sábado y no poder salir en la cita del domingo) estaba ocurriendo; Vinyes no puntuaría y perdería el liderato de la clasificación.

Solá pasaba al primer puesto y, aunque Villanueva trató de alcanzarle, no pudo batir al catalán, que logró la victoria. En el podio, Dani señaló que le hubiera gustado conseguir el triunfo con Vinyes en carrera. “Me alegro de que esté bien y de que sólo haya daños materiales”, anunció. Asimismo, quiso dar las gracias a todos los que le habían ayudado a acudir a Écija “especialmente, a Jordi Zurita”, campeón de Cataluña de Rallies, según indicó.

Villanueva, con su segundo puesto, logró el liderato provisional del certamen, al que había que sumar también la primera posición en la tabla de la Mitsubishi Evo Cup. Tras él se clasificó David Hernando (Mitsubishi), quien se hizo con la victoria el Grupo N, seguido por Nani Roma. Francisco Pardo fue quinto y venció en la Subaru Impreza Cup. Gracias a su actuación, subió hasta el cuarto lugar en la clasificación provisional de pilotos.

El andorrano, además de cambiar de copiloto, también estrenaba una nueva configuración de las suspensiones, que le permitieron volar por los tramos andaluces. Rapidísimo, llegó al tercer puesto en su categoría (Dos Ruedas Motrices) con su Fiat Stilo. Alfonso Navarro, con un vehículo similar, fue el vencedor, seguido por Bruguera, lo que dejó a ambos empatados en la clasificación provisional. Sin embargo, el protagonista fue Albert, que logró subir por segunda vez consecutiva —también lo hizo en Salamanca— al tercer escalón del podio. Así, llegó al tercer puesto en la clasificación general de su categoría.

Pablo Castelos estrenó en tierra su Ford Fiesta ST y logró finalizar ambas pruebas.
Alfonso Viera, rapidísimo con su Subaru Impreza, se preparó para la reanudación del Nacional de Tierra en el Rally de Figueres.
Eduard Pons cuajó una buena actuación en la Subaru Impreza Cup, aunque se vio perjudicado por la neutralización del tramo en el que se salió Vinyes. Sólo seis coches completaron la especial y el tiempo del más lento fue adjudicado al resto de los pilotos. Francisco Pardo, que sí había terminado el tramo, se quedó con su crono y saltó automáticamente a la primera plaza del trofeo monomarca, con 14 segundos de ventaja sobre Pons.
Amador Vidal finalizó en la novena posición, debido a los problemas que sufrió con su Mitsubishi. El gallego tuvo que ir regulando la suspensión, demasiado firme, a lo largo de todo el sábado. Por si fuera poco, una avería en los diferenciales también le hizo perder tiempo. Sin embargo, lo peor fueron los fallos eléctricos, que provocaban que el coche se apagara. “En el último tramo, he ido con una mano en el volante y otra en la llave de contacto, era la única manera de avanzar”, indicó Vidal.
— Muchos pilotos señalaron el alto ritmo que podía alcanzarse en las especiales, pues varios de ellos llegaron a marcar puntas de 230 km/h.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...