Solá, campeón de España de Rallies de Asfalto

No ha hecho falta llegar hasta la última prueba del Nacional de Asfalto para decidir un ganador. Dada la igualdad que había este año entre Miguel Fuster (Renault Clio S1600) y Dani Solá (Citroën C2 S1600), era improbable que el certamen se decidiese en Llanes. Sin embargo, el catalán se proclamó vencedor en tierras asturianas.
-
Solá, campeón de España de Rallies de Asfalto
Solá, campeón de España de Rallies de Asfalto

Dani Solá, campeón del mundo Júnior en 2002, no tenía en su palmarés el Campeonato Nacional de Rallies de Asfalto. Este año, ha luchado por conseguirlo, sabiendo que era observado con lupa por marcas, pilotos y aficionados. Esta presión se lo ha hecho pasar mal varias veces, pero, al final, ha tenido su recompensa: ya tiene el título en sus manos.

Empatados a puntos tras el Rally de Ferrol, Solá (Citroën C2 S1600) y Miguel Fuster (Renault Clio S1600) llegaron a Llanes sabiendo que era una cita muy importante. Incluso descontando los tres peores resultados del campeonato —a lo que están obligados por el reglamento—, el empate seguía, por lo que había que acudir a la cantidad de victorias, segundos puestos, terceros… para decidir un ganador. Todo esto, suponiendo que uno de ellos fallara en alguna de las dos pruebas que quedaban. En este caso, el catalán tenía una ligerísima ventaja y Fuster lo sabía. Quería dar lo mejor de sí en tierras asturianas para no tener que jugárselo todo en Costa Brava, última cita de 2006, “en casa” de Solá. Pero no pudo ser.

Para empezar, la mañana del rally amaneció con lluvia, por lo que todos los ojos se volvieron hacia los Grupo N. La tracción total podía ser casi milagrosa en estas condiciones y el piloto local Sergio López—Fombona (Mitsubishi Lancer Evo IX) era uno de los favoritos. David Colldecarrera, que regresaba a la competición después de un año sin correr, estaba entre los destacados en la categoría reservada a los coches de producción, así como Pedro Burgo, pletórico tras su triunfo absoluto en Ferrol.

Solá quería estar lo más cerca posible del triunfo, por lo que comenzó marcando el “scratch” (mejor tiempo) en el primer tramo. Fuster, cuarto, comenzó a notar un problema eléctrico que, a la postre, aniquilaría sus posibilidades de conseguir el campeonato. De hecho, en la siguiente especial, un cortocircuito provocó que el alternador de su Clio dejara de funcionar. El alicantino rezó por llegar al siguiente tramo, pero no pudo ser. La batería, completamente descargada, no pudo tirar del coche y las esperanzas de Fuster terminaron allí. Apenas podía ocultar su rabia, su frustración. Había un rayo de esperanza: quizá los hermanos Vallejo (Renault Clio S1600), que acosaban a Solá, podrían apartarle de la victoria, lo que significaría que el título aún estaría en juego.

Los gallegos declararon que estaban dispuestos a ganar, no querían conformarse con el segundo puesto. Y, quizá, si el rally hubiera contado con un par de especiales más, lo hubieran conseguido. Al finalizar la prueba, poco más de seis segundos les separaban de Solá, pero esa ventaja ya era un mundo para el catalán: eufórico, acababa de hacerse con un título que no tenía. El Campeonato de Rallies 2006 estaba en sus manos.

El tercer escalón del podio fue para Alberto Hevia (Peugeot 206 S1600), que precedió a Burgo y a Manuel Rueda (Clio S1600). Burgo logró una nueva victoria en el Grupo N gracias, en parte, a los problemas de Fombona, que pinchó y chocó contra una arqueta, destrozando uno de los frenos traseros. También Colldecarrera sufrió un pinchazo; finalizó en la novena plaza absoluta.

En Costa Brava, la última prueba de la temporada, Solá se dará un baño de masas ante su público. Aún queda por decidir el certamen de Grupo N, la Mitsubishi Evo Cup (Jorge González “Rantur” es el primer clasificado en ambas categorías, pero Burgo está muy cerca) y el Trofeo Citroën C2. Alejandro Rodríguez (el “protegido” de Fernando alonso) fue el vencedor en Llanes -donde logró ¡la octava plaza absoluta!- y lidera la clasificación de esta copa monomarca.

Con el certamen decidido, Fuster, probablemente, no acudirá a la última cita de la temporada, reservándose para el Rally Shalymar. En la prueba madrileña, que intentará regresar al certamen nacional en 2007, participarán, según los rumores, un buen puñado de pilotos de renombre. Se habla de Simon Saint—Joseph con un S2000 y del mismísimo Dani Sordo. El apoyo que presta Carlos Sainz al comité organizador de esta carrera —en la que podría actuar como coche cero— es casi una garantía de éxito.

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...