Alonso hace un guiño a la nueva F1 de 2021

Fernando Alonso aprovechó la entrega de premios de la FIA para dejarse querer y anunciar que sólo hará el Dakar y la Indy en 2020. También hizo un guiño a la nueva F1 de 2021 y a los “hypercars", que es su destino más realista cuando cumpla los 40

José M. Rubio

Alonso, con Buemi y Nakajima, con el trofeo de campeones del WEC
Alonso, con Buemi y Nakajima, con el trofeo de campeones del WEC

Alonso no deja de sorprender y sobre todo cada día demuestra que es un auténtico maestro en mantenerse en la portada de los medios. Le basta una frase lanzada en el foro adecuado, una sonrisa como respuesta a una pregunta, un “dardo" lanzado especialmente a Ferrari, o una charla distendida con quien está en el centro de la noticia.

Casi se le da mejor eso que pilotar, y ya es decir. Siempre ha sido un perfecto conocedor de lo que hay que decir, dónde, cómo y a quién. Sin duda tuvo dos maestros excepcionales en Patrizia Spinelli, la eterna jefa de prensa de Briatore, que catalogaba a la prensa española como “agresivi e disordinati", y en el propio Flavio, que con una frase en el momento adecuado podía tapar cualquier otra noticia, mucho más relevante que la suya.

Alonso hace un guiño a la nueva F1 de 2021

Alonso con Briatore en el podio del GP de Mónaco de 2006

Fernando tuvo que aprender de todo y muy deprisa, y con esa inteligencia que le llevó a lograr dos títulos sin tener el mejor coche, aprendió rápido lo que tenía que decir, dónde y cómo había que decirlo.

Estuvo en Abu Dabi, pero allí no dio titulares, se limitó a ejercer su labor de embajador de McLaren, prodigándose incluso poco en el muro y en el garaje. Tenía otros cometidos, no los que más le gustan, pero como buen profesional cumplió con todo.

Alonso hace un guiño a la nueva F1 de 2021

Fernando Alonso, el domingo pasado en Abu Dabi

En ese importante foro que es la entrega de premios de la FIA, esta vez en medio de las huelgas que asolan París, Fernando estaba como pez en el agua. Siempre ha sido uno de los personajes importantes en esa celebración, pero esta vez estaba recogiendo el máximo galardón del WEC, siendo el único campeón de F1 que ostenta esta duplicidad.

Al final de la jornada, ni Hamilton, con quién pasó mucho tiempo, ni Tanak, ni Buemi, ni Vergne ni el mismísimo Chase Carey, tuvieron el protagonismo de Fernando. Un par de frases bastaron: “En 2021 tengo mi ventana para llegar a la F1 con su nueva reglamentación, o hacer el nuevo WEC con los Hypercars. A la F1 dije hasta luego y en los coches cubiertos me divierto mucho". Eso y lanzar una “puya" a Ferrari en su conjunto, aludiendo a los choques entre compañeros, que son ya una constante en el equipo italiano con Vettel como denominador común, dejando claro que en su época esas cosas no sucedían, ni en los equipos que ha estado tampoco, recalcando que incluso había más ayuda entre compañeros dándose rebufos.

Alonso hace un guiño a la nueva F1 de 2021

Alonso con Buemi y Nakajima sobre su Toyota, vencedores de Le Mans 2019

En Ferrari el problema en los últimos tiempos es que la dirección no ha sabido manejar la situación, dejando claro quién es el líder y aspirante al título. Binotto ya lo dejó claro en Hungría este año: “En tiempo de Schumacher había claramente un líder del equipo". Ahora no hay un primer piloto y un segundo.

Lo mismo ocurrió con Mercedes en la época de Rosberg en 2016, cuando chocó con Hamilton en Montmeló y Austria y finalmente ganó el título Nico para dar la espantada media hora después. Seguro que en Mercedes se arrepienten una y mil veces haber dejado a Rosberg la posibilidad de luchar con Lewis.

En Ferrari, cuando estaban Schumacher o Fernando estaban muy claras las cosas y Massa, Barrichello o Irvine sabían cuál era su papel. Sin duda el más indómito resultó Felipe en la época de Fernando. En el resto de equipos en los que ha estado, Fernando no ha tenido rival a su altura, salvo en 2007, con su ahora “amigo" Hamilton.

Las posibilidades reales de que Alonso vuelva a la F1 a luchar por el título son inexistentes. El tiempo pasa para todos. Con casi diez años más que Pérez, y pudiendo ser el padre de más de uno de los pilotos de la parrilla, no parece lógico. Por dejar una puerta abierta, el único refugio que le podría quedar es regresar a Renault para un año, si es que Renault sigue, y encontrarse con un coche como el Brawn de 2009, y sobre todo tener estatus de primer piloto frente a Ocon.

La realidad de Fernando Alonso está más dirigida a los “hypercars", dónde el piloto se divierte más, la dedicación es menor, y sobre todo ahí sí que tendría muchos equipos dispuestos a acogerle. McLaren, si al final va con el Senna GTR o Toyota, son los candidatos a tener a Fernando en sus filas, pero no hay que descuidar a Peugeot, para quien sería un golpe mediático muy importante. El WEC en su versión 2021 será el sitio donde habrá que seguir a Fernando en 2021 con posibilidades de ganar de nuevo otro título.

La Indy de 2020 es otra carrera que este año se le resistió más de la cuenta. ¿Con qué equipo correrá Alonso? El McLaren de Indy no parece que vaya a ser muy competitivo de entrada. Honda ya le vetó este año en Andretti, y la única escudería razonable para ganar sería Penske.

Alonso hace un guiño a la nueva F1 de 2021

Alonso este año en las 500 Millas de Indianápolis