Noticias

Los radares que miden la contaminación de los coches ya detectan infractores

España sigue probando los nuevos radares anti contaminación. Aunque de momento no hay multas, y solo advertencias informativas, en Madrid ya han detectado manipulaciones.
offline, cargue de nuevo la página cuando tenga red.
Jordi Moral
offline, cargue de nuevo la página cuando tenga red.

Te lo llevamos contando hace meses: los radares anti contaminación ya están aquí y han venido para quedarse. De momento, esta medida pionera para controlar los altos niveles de contaminación entre el parque móvil funciona a modo de prueba experimental, lo que significa que no hay multas para los infractores. Lo que sí hay es una advertencia informativa para quien exceda con su coche los valores máximos.

Tal y como informa hoy Telemadrid, en la capital de España ya se están probando estos nuevos radares y con primeras sorpresas: en los días iniciales, ya se habría detectado a una empresa que habría manipulado su flota entera de camiones, multiplicando hasta por 20 sus emisiones de óxido de nitrógeno.

Según estas mismas informaciones, tras controlar ya hasta medio millón de coches en circulación, los primeros análisis confirman que solo un 5 por ciento de los vehículos son los responsables de hasta el 60 por ciento de las emisiones contaminantes. En el futuro, están previstas fuertes sanciones a quienes incumplan la normativa mediante la manipulación de vehículos, llegando incluso a la posibilidad de retirarse el permiso de circulación.

Así funcionan los radares de contaminación

Pero, ¿cómo funcionan estos nuevos radares anti contaminación? Mediante estos sistemas se evalúan los principales gases que expulsan los vehículos, distinguiendo incluso entre monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2), partículas de hollín o carbonilla (HO), Óxidos de nitrógeno (NOx) y partículas en suspensión (PM).

Estos nuevos medidos emplean tecnología de teledetección RSD+, que analiza la concentración de gases a través de luces infrarrojas y ultravioletas de baja intensidad, por lo que pueden incluso evaluar gases antiguos que permanecen junto a los escapes. El objetivo inicial de estos radares es detectar posibles averías o manipulaciones, primero enviando por carta un aviso a los infractores para que revisen los sistemas anti contaminación de los vehículos, para posteriormente multarles en caso de reincidencia. El buen mantenimiento de los vehículos será por tanto vital para evitar sanciones en el futuro.

También te puede interesar

¿Hay tanta contaminación como dicen en las ciudades? ¿Los coches eléctricos e híbridos son la solución? Analizamos un tema controvertido, tratando de desmontar muchos errores de bulto que se producen.

Los coches eléctricos no son la panacea contra la contaminación y el cambio climático, según el último y contundente estudio publicado en Alemania, en el que se afirma que este tipo de vehículos emiten más CO2 que los diésel.