Publicidad

Mercedes GLC 250d 4Matic Coupé: impresiones y consumo real

Ponemos a prueba al nuevo Mercedes GLC Coupé, en este caso, la versión Diesel 250d 4Matic para comprobar su dinamismo y sus niveles de consumos reales.
Texto: Jorge Beltrán -
Mercedes GLC 250d 4Matic Coupé: impresiones y consumo real
Mercedes GLC 250d 4Matic Coupé: impresiones y consumo real

No es nada sorprendente que la gama de un vehículo esté compuesta por variantes basadas sobre un mismo bloque de motor, pero sí puede llegar a serlo que en un modelo de reciente factura no se combine la más moderna de las cajas de cambio disponible en la marca con el propulsor más refinado y eficiente disponible. Esto ocurre en el caso del Mercedes GLC 250d 4Matic, que continúa empleando el veterano bloque de 2.143 cm3 de cilindrada-en esta ocasión con dos turbos en serie- para propulsar esta versión, en lugar del más moderno y eficiente motor de 1.950 cm3, que sin duda aumentaría el agrado de uso con mayor finura (ver precios y datos técnicos de la gama Mercedes GLC Coupé en España).

En nuestro recorrido por carretera a bordo del Mercedes GLC 250d 4Matic Coupé, no hay problema, pero en uso urbano se aprecia más rumorosidad de lo deseable en el motor de 2.143 cm3. Respecto al cambio automático de convertidor de par, el denominado 9G-Tronic, hay que decir que se trata de una caja de 9 marchas con unos tiempos de respuesta muy reducidos que permite cambios de marcha más rápidos de lo habitual y un funcionamiento en maniobras especialmente suave.

Respecto al comportamiento dinámico del Mercedes GLC 250d 4Matic Coupé, es reseñable la capacidad de esta unidad para contener cualquier mínimo movimiento de la carrocería, aunque es cierto que equipa tanto el Pack AMG con tren de rodaje deportivo como amortiguadores de control electrónico. Estas opciones son interesantes en caso de pretender aumentar la velocidad de paso por curva, pero hay que decir que el eje delantero se vuelve demasiado rígido y no es capaz de digerir correctamente los pasos de peatones elevados, algo en lo que tampoco ayuda la mayor rigidez en la carcasa de los neumáticos que permiten rodar sin presión en caso de pinchazo. Personalmente, para un uso cotidiano, tan sólo optaría por amortiguadores pilotados, que era la opción que montaba el GLC “normal” que probamos hace un año y que se sentía más confortable sobre firmes en mal estado. De todos modos, es sorprendente el aplomo y seguridad que trasmite este tipo de vehículos, con un peso de 1.956 kg que tan sólo encuentra algo de consuelo por un buen reparto de masas de 54/46 %.

Mercedes GLC Coupé 250d 4MaticConsumo real del Mercedes GLC 250d 4Matic Coupé

Sobre nuestro recorrido de consumo real, el Mercedes GLC 250d Coupé ha necesitado una media de 6,86 l/100 km -6,23 en carretera y 7,81 en ciudad-, sólo 0,2 l/100 km más que el 220d y que debido a la mayor capacidad prestacional del primero lo hace recomendable, ya que en cuanto aprovechemos su capacidad de carga nos acercaremos a las 2,5 toneladas. Obviamente, en conducción rápida el consumo del más potente es mayor, pero no alcanza los 2 litros de diferencia. Es cierto que este motor tiene un sobreprecio de unos 2.500 euros, pero también lo es que estamos hablando de un vehículo que parte de 54.900 euros y ese “pico” no debería ser un problema cuando optas por este tipo de vehículo.

También te puede interesar

- Mercedes Generation EQ, el SUV eléctrico del futuro

- Mercedes Clase E All Terrain: el Clase E más campero

- Mercedes GLC Coupé 250 d 4Matic, a prueba el gran rival del BMW X4