Kia Stinger 2.2 CRDI 200 CV 4x4: opiniones y consumo real

Con el Stinger, Kia presenta una de las berlinas más interesantes de los últimos tiempos. ¿Realmente está a la altura de los mejores de la categoría? Probamos su versión Diesel 2.2 CRDi de 200 CV y tracción 4x4.
Jorge Beltrán -
Kia Stinger 2.2 CRDI 200 CV 4x4: opiniones y consumo real
Kia Stinger 2.2 CRDI 200 CV 4x4: opiniones y consumo real

Llevamos unos meses anunciando la llegada al mercado del Kia Stinger, una berlina de aspecto coupé con intención de ser premium y cuyo objetivo se centra en rivalizar con el BMW Serie 4 Gran Coupé y el Volkswagen Arteon, entre otros. Antes de entrar en materia hay que recordar que, tradicionalmente, cualquier intento de un fabricante generalista en alcanzar el nivel de refinamiento, calidad y dinamismo de un premium ha sido frustrado en el segmento de las berlinas D. En esta ocasión, el nuevo Kia Stinger se muestra como un vehículo muy ágil y divertido de conducir, en el que priman deportividad y eficacia en curva por encima del confort de marcha.

Publicidad

Desde la primera curva te das cuenta de la buena puesta a punto de la suspensión y facilidad para digerir cualquier tipo de trayectoria del Kia Stinger, pero a la vez sorprende que no sea capaz de combinar dicha faceta con un alto nivel de confort. Sobre buen pavimento no hay problemas, pero cuando el asfalto se encuentra “roto”, un Kia Optima lo hace mejor. Es cierto que dicho compromiso entre confort y eficacia seguro mejorará cuando pueda incorporar control adaptativo de suspensión –actualmente sólo se ofrece en las versiones de gasolina-, pero también lo es que no se entiende que actualmente no se pueda incorporar dicha opción en el acabado GT Line 4x4 y motorización Diesel.

Kia StingerLa versión que hemos probado del Kia Stinger incorpora un bloque Diesel de 2,2 litros de cilindrada y 200 CV, asociado a un cambio automático con convertidor de par de propia manufactura y 8 velocidades. Este conjunto es la primera vez que se prueba en un vehículo del grupo, y la verdad es que no “pega” mucho con el carácter dinámico del bastidor, ya que la gestión del motor y del cambio se siente conservadora y muy orientada a la suavidad. Sin duda las versiones de gasolina son más interesantes y combinan mejor con las posibilidades dinámicas del Stinger.

En cuanto a calidad interior y refinamiento es necesario y justo decir que no alcanza a sus rivales premium. En general la terminación es correcta y superior a la media entre las berlinas, pero es que al Stinger se le debe exigir mucho más tanto por los rivales que pretende alcanzar como por su precio. Un par de detalles a pulir y que son inexplicables es que al mirar por el espejo retrovisor la visión que percibas sea irregular debido a que la luneta “hace aguas”, y que la visualización de la información en el Head-Up display sea incómoda debido a las vibraciones que trasmite el motor y no se filtran de forma correcta.

Publicidad

Consumo real del Kia Stinger 2.2 CRDi 200 CV 4x4

Sobre nuestro recorrido de pruebas, la versión Diesel de 200 CV y tracción total ha consumido una media de 7,2 l/100 km -6,4 en carretera y 8,5 en ciudad-, un litro por encima del consumo de un Volkswagen Arteon 2.0 TDI 240 CV 4-motion DSG. Este resultado no muy meritorio es debido a la suma de varios factores: por un lado, el excesivo resbalamiento del convertidor de par; otro motivo es la perezosa respuesta del propulsor que obliga al cambio a mantener una marcha más corta que la ideal de cara a la eficiencia; y la tercera razón es que el cambio automático no dispone de función inercial.

En definitiva, el nuevo Kia Stinger me parece un buen ejercicio de atrevimiento de un fabricante generalista y con un magnífico bastidor, pero la versión Diesel que hemos probado tiene que pulir detalles muy pequeños para estar de verdad a la altura de sus rivales premium.

También te puede interesar

Nuevo Kia Stinger: todos los precios para España

A prueba el Kia Stinger: ¿rival de BMW Serie 4 y Audi A5 Sportback?

Publicidad