Publicidad

SsangYong Actyon y Kyron

Dos años después de la actualización del Kyron, SsangYong vuelve a dar un giro de tuerca a sus modelos todoterreno Actyon y Kyron, que se actualizan con una ligera mejora en cuanto a equipamiento y acabado y, lo más importante, reciben una nueva caja de cambios automática de seis marchas que reemplaza a la anterior de cuatro.
-
SsangYong Actyon y Kyron
SsangYong Actyon y Kyron

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.

Los modelos más camperos de la marca surcoreana SsangYong acaban de ser actualizados estéticamente con algunas mejoras muy sencillas, pero que ayudan a refrescar un poco la imagen y la comodidad a bordo. Aparte de los nuevos diseños de llantas de hasta 18 pulgadas de diámetro, han recibido algunas modificaciones en la terminación del habitáculo, como nuevos aireadores con biseles metalizados en las toberas de aire, iluminación interior del cuadro de instrumentos en color naranja, nuevos equipos de audio con navegador extraíble y asientos con nuevas tapicerías.

En el caso del Actyon se incluye una nueva parrilla más llamativa y, en los dos modelos, los intermitentes laterales incluyen diodos LED , se incluyen salidas de escape cromadas, nuevos rieles de techo y antena de radio con forma de aleta de tiburón, al estilo de las que emplean BMW para sus equipos de navegación.

Pero lo más significativo de la nueva gama Actyon y Kyron es que ahora pueden incorporar una nueva caja de cambios de seis velocidades, denominada T-Tronic, que sustituye a la veterana de cuatro que se comercializaba anteriormente, sin aumento de precio. Se trata de una caja de cambios con convertidor de par, con posibilidad de selección de modo manual mediante un pulsador situado en el lateral de la propia palanca de cambios o bien mediante botones situados en el volante multifunción.

Los modelos Actyon y Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación

La nueva caja se ofrece para la versión Diesel de dos litros common rail de 138 CV con el motor 200 XDi, ya que la variante 270 XDi mantiene la caja automática de cinco velocidades de origen Mercedes Benz y sistema de suspensión trasera independiente en lugar de eje rígido. Durante la breve toma de contacto efectuado, hemos podido constatar que el funcionamiento de esta nueva caja de cambios es bastante mejor que el de la anterior de cuatro velocidades. Es algo lento en las transiciones, aunque se muestra muy suave en su funcionamiento y permite rebajar un poco el consumo de combustible y el nivel de ruido, ya que las marchas están más escalonadas y el desarrollo final en sexta es de 48 km/h.

Además de la nueva caja de cambios, ahora todas las versiones incorporan filtro de partículas DPF, que permite reducir las emisiones contaminantes, aumentan la presión del sistema common rail hasta 1.600 bares (antes 1.400) y cuentan con una centralita ECU de 32 bits, en lugar de la anterior de 16.

Como las anteriores ediciones, tanto el Actyon, como el Kyron o el pick-up, las variantes de tracción total cuentan con sistema de propulsión posterior con la delantera engranable y caja reductora.

El aumento de precio de las versiones con caja automática, que ya están disponibles en la red de concesionarios, es de, aproximadamente, 2.000 euros. Decimos aproximadamente, porque tanto el Actyon como el Kyron se pueden matricular como versiones profesionales, es decir, sin impuesto de matriculación.

En cuanto al futuro de la marca —puesto en entredicho hace unos meses tras la difícil situación que atravesó SsangYong a primeros de año— parece que ya se ha despejado con la confirmación del lanzamiento del nuevo SUV con carrocería monocasco diseñado por Giugiaro a comienzos de 2010—conocido inicialmente como C200— que, en principio no sustituirá al Actyon. Inicialmente se pondrá a la venta con un motor de gasolina 1.8 turbo de 160 CV y dos Diesel, primero un 2.0 de 170 CV y, más adelante, una versión “descafeinada” también de dos litros de capacidad, de unos 135 CV de potencia.