Quintanilla de Arriba

Quintanilla de Arriba nos abre sus caminos y nos invita a conocer su cultura y sus costumbres. De las bodegas más completas, como Arzuaga Navarro, a las más tradicionales que han ido pasando de padres a hijos. Arte en su manera de hacer el vino, en sus gentes, en sus edificios... Quintanilla es una obra de arte en la cultura del vino.
-
Quintanilla de Arriba
Quintanilla de Arriba

La ruta comienza en el centro del pueblo dejando la iglesia atrás el y el bar «Deportes» a la derecha. Atravesamos el pueblo por la carretera principal, girando a la izquierda en la calle J. A. Primo de Rivera, donde rápidamente salimos a pista y, después de cruzar unas vías abandonadas, seguimos por la pista principal que es rápida, ancha, lisa y sin baches.

La vegetación de la zona se compone de campos de cultivo de cebada y otros cereales, que alternan con viñedos. Después de la casilla 5, dejamos a nuestra derecha un pequeño pinar que crece en la ladera de los montes y a unos 300 metros de la casilla 6 hay otro bosque de pinos.

En la casilla 10 llegamos a la ermita y, a su izquierda, podemos ver un tótem con indicaciones de distancias kilométricas a medio mundo. A unos 150 metros, dejamos la pista principal continuando por un camino a la izquierda, más estrecho y con algunos baches, menos pisado y visible. El camino continúa siendo bacheado hasta que alcanzamos la casilla 16, donde giramos a la izquierda en un cruce dejando un abrevadero a la derecha. Con suelo mojado, en esta zona el terreno es algo más resbaladizo, ya que el camino es de firme suelto y con barro.

Descripción de la Ruta Cómo llegar
Origen Quintanilla de arriba
Destino Quintanilla de arriba
Vehículo Santana 350
Distancia total
Dificultad en seco *
Dificultad en mojado ***
19,400 km
Desde Valladolid:
Por la N-122 dirección Soria, a 47 kilómetros de la ciudad, entre los pueblos Quintanilla de Onésimo y Peñafiel. Desde la N-I: Desviarse a la altura de Aranda de Duero para tomar la N-122 dirección Valladolid.
Ruta de caminos amplios y rápidos en la primera parte, hasta la ermita. En la segunda parte los caminos se tornan bacheados y más lentos, y de firme mas resbaladizo en terreno mojado.

Al llegar a la casilla 20, cogemos una pista más principal en la que hay menos baches. A unos 1.400 metros comenzamos el descenso hacia el valle por el que empezó la ruta y en la casilla 24 enlazamos con la pista que llevábamos al principio de la ruta, cruzamos de nuevo por el túnel, evitando así la carretera, después las vías del tren y salimos a la calle principal que atraviesa Quintanilla de Arriba, por la que continuamos hasta el punto de inicio, donde está la iglesia.

Gustavo Calvo Díez, coordinador de proyectos turísticos, y su compañera Elisa hicieron las veces de anfitriones para nosotros en nuestra visita a Bodegas Arzuaga. Con una cercanía y naturalidad dignas de agradecer, nos enseñaron todas las instalaciones y respondieron a nuestras preguntas. Una inmensa finca habitada por animales de caza, extensísimos viñedos, restaurante, hotel de cinco estrellas y la bodega, forman el conjunto turístico y vitivinícola de Arzuaga. Además, Gustavo fue nuestro guía por la finca La Planta y nos contó, con todo detalle, cómo nació y creció lo que hoy podemos ver convertido en una de las mejores bodegas de Ribera de Duero.

En 1982, don Florentino Arzuaga compra esta magnífica finca que hoy cuenta con 1.500 hectáreas, con la idea de mantenerla como finca de recreo y sin intención alguna de explotarla a nivel vitivinícola. Ese mismo año se crea la Denominación de Origen Ribera del Duero y don Florentino, aconsejado por los habitantes del pueblo, sustituye el cereal que había plantado por viñas. Fue una apuesta arriesgada, ya que la finca se encuentra a 800 metros de altitud y, además, no se sabía que evolución tendrían los vinos de la zona.

<

p> Al principio, la uva producida se vendía a otros productores de vino, cultivándose tres variedades: tempranillo, cabernet sauvignon y merlot. Además se consigue comprar las partes centrales que pertenecían a otros propietarios y, posteriormente, se cerca toda la finca en una obra que duró varios años. En el interior vivían animales de caza (ciervos, jabalíes, muflones y corzos) que, al estar entonces en un terreno cercado, se reproducían y desarrollaban más rápido. Actualmente parte de estos animales que sirven para abastecer carnicerías que venden este tipo de género y para hacer monterías de elite.

En 1987 se ve que la uva es muy buena para hacer vino, y don Florentino Arzuaga decide invertir en este nuevo proyecto: compra 65 hectáreas de viñedo en terrenos más cercanos al río y se empieza a construir la bodega. En el año 93 acaba esta obra y se hace el primer vino. Así comienza la historia de Bodegas Arzuaga.

En la finca está la casa antigua, que tiene 200 años, también propiedad de Florentino Arzuaga, que es utilizada como recurso turístico, pues en ella se celebran fiestas y ceremonias civiles. Lo más llamativo de la finca es la inmensa manada de ciervos (más de 2.000 cabezas) que posee. Gustavo nos cuenta que, dependiendo del polígono de la finca donde se encuentre el animal, está destinado a unas cosas u otras. Algunos ciervos, por ejemplo, están destinados al abastecimiento de carne, por lo que son prácticamente domésticos y se acercan al coche en cuanto nos ven llegar, pensando que vamos a darles su ración diaria de alimento.

En otros polígonos encontramos cotos de caza intensiva donde se encuentran los ciervos más grandes y poderosos, que están aislados para que no haya problemas y mantengan el instinto animal salvaje. En octubre se juntan los dos rebaños para cruzarlos; es el momento de la berrea y la cría. En otro de los polígonos se encuentran los jabalíes, también muy numerosos, que parecen no temernos tampoco, aunque se mantienen a cierta distancia, pues son algo más tímidos. Muflones y corzos, ambos mucho más esquivos, completan la fauna salvaje que vive en la finca; pero en los corrales puede verse pasear a faisanes, pavos reales, gallinas de guinea, etc.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...