Publicidad

Nissan Qashqai+2 2.0 dCi Tekna 4x4

Para convertirse en un «+2», el Nissan Qashqai ha crecido 21 centímetros de carrocería y 14 de distancia entre ejes. También hay casi 150 kilos más, así como una sensible caída en el rendimiento, pero el Nissan Qashqai+2 sigue siendo un producto redondo.
-
Nissan Qashqai+2 2.0 dCi Tekna 4x4
Nissan Qashqai+2 2.0 dCi Tekna 4x4

Hay que poner un Nissan Qashqai normal frente a este +2 o fijarse muy bien para apreciar las diferencias. Sí, es un poco más grande, pero en marcha ni lo notas, aunque prestaciones y consumo ahora son un poco más discretos. A cambio, el Nissan Qashqai+2 ofrece dos plazas más para casos de emergencia.

Para distinguir ambas versiones hay que mirar el techo panorámico del Nissan Qashqai+2, así como la parrilla frontal o las barras del techo, que son de serie en el Nissan Qashqai+2 y aportan 4 centímetros más de altura. También es distinta la línea del techo y el tamaño de las puertas.

Lo que sí podemos asegurarte es que, además de caber dos niños más a bordo, este Nissan Qashqai+2 conserva casi todo lo bueno, mejora en algunos aspectos y lo que pierde no resulta determinante.

Para dar cabida a esa tercera fila de asientos, el Nissan Qashqai+2 ha crecido 21 centímetros de largo y la distancia entre ejes pasa de 2,63 a 2,77 metros. El acceso no es cómodo pero tampoco de los peores. Para facilitarlo, las puertas traseras son algo más grandes y la banqueta de la segunda fila se desliza longitudinalmente con un recorrido de 24 centímetros.

Los respaldos se pueden abatir en formato 40/20/40. No hay anchura para tres adultos —hoy día es casi imposible encontrar un coche capaz en este sentido— pero la parte central se puede convertir en un apoyabrazos con dos portavasos, un pequeño hueco portaobjetos y una toma de corriente con trampilla deslizante.

Nissan aconseja que los pasajeros de la tercera fila no midan más de 1,60 metros de altura. Nosotros hemos podido comprobar que tal afirmación no es vana, ya que las banquetas del «gallinero» van muy pegadas al suelo, obligando a llevar las rodillas muy flexionadas, sin olvidar que la altura disponible —85 centímetros de acuerdo con nuestros datos— resulta a todas luces escasa. El espacio para las piernas en esta tercera fila depende, obviamente, de en qué punto se coloque la banqueta de la segunda fila.

Como aspecto curioso de estas plazas extra, cabe citar que el pasajero de la izquierda tiene un apoyabrazos con un pequeño acolchado pero el de la derecha, no (justo ahí pasa la boca de llenado del combustible).

La bandeja cubremaletero enrollable tiene el fiador solo en la derecha y el maletero es lo bastante ancho como para dejarla tras la tercera fila. Un detalle muy práctico del Nissan Qashqai+2 es que esta bandeja puede esconderse bajo el doble fondo —25 litros de capacidad— que hay tras los asientos de la tercera fila. ¡Premio para quien haya pensado en dónde esconder la dichosa bandeja!

Otra idea práctica son los cuatro ganchos que hay en el maletero, si bien dos de ellos son de plástico y no parecen muy sólidos.

La presencia de los asientos en la tercera fila resta algo de capacidad total al maletero del Nissan Qashqai+2 o, mejor dicho, no existe una relación proporcional entre el aumento de longitud del coche y el tamaño del vano de carga.

Lo que sí hay, obviamente, es una mayor flexibilidad, ya que el Nissan Qashqai de cinco plazas ofrece 485 litros, mientras que el Nissan Qashqai+2 oscila entre los 130 litros —más 25 del doble fondo— con siete plazas hasta los 665 con la banqueta de la segunda fila completamente echada hacia delante.

Esta cifra en realidad es algo ficticia porque exige dejar sólo 50 centímetros para las piernas de los pasajeros. La capacidad real del Nissan Qashqai+2en modo de cinco plazas oscila en verdad entre los 450 y los 600 litros, que no está nada mal.

Diesel excelente

Hay que poner un Nissan Qashqai normal frente a este +2 o fijarse muy bien para apreciar las diferencias. Sí, es un poco más grande, pero en marcha ni lo notas, aunque prestaciones y consumo ahora son un poco más discretos. A cambio, el Nissan Qashqai+2 ofrece dos plazas más para casos de emergencia.

Para distinguir ambas versiones hay que mirar el techo panorámico del Nissan Qashqai+2, así como la parrilla frontal o las barras del techo, que son de serie en el Nissan Qashqai+2 y aportan 4 centímetros más de altura. También es distinta la línea del techo y el tamaño de las puertas.

Lo que sí podemos asegurarte es que, además de caber dos niños más a bordo, este Nissan Qashqai+2 conserva casi todo lo bueno, mejora en algunos aspectos y lo que pierde no resulta determinante.

Para dar cabida a esa tercera fila de asientos, el Nissan Qashqai+2 ha crecido 21 centímetros de largo y la distancia entre ejes pasa de 2,63 a 2,77 metros. El acceso no es cómodo pero tampoco de los peores. Para facilitarlo, las puertas traseras son algo más grandes y la banqueta de la segunda fila se desliza longitudinalmente con un recorrido de 24 centímetros.

Los respaldos se pueden abatir en formato 40/20/40. No hay anchura para tres adultos —hoy día es casi imposible encontrar un coche capaz en este sentido— pero la parte central se puede convertir en un apoyabrazos con dos portavasos, un pequeño hueco portaobjetos y una toma de corriente con trampilla deslizante.

Nissan aconseja que los pasajeros de la tercera fila no midan más de 1,60 metros de altura. Nosotros hemos podido comprobar que tal afirmación no es vana, ya que las banquetas del «gallinero» van muy pegadas al suelo, obligando a llevar las rodillas muy flexionadas, sin olvidar que la altura disponible —85 centímetros de acuerdo con nuestros datos— resulta a todas luces escasa. El espacio para las piernas en esta tercera fila depende, obviamente, de en qué punto se coloque la banqueta de la segunda fila.

Como aspecto curioso de estas plazas extra, cabe citar que el pasajero de la izquierda tiene un apoyabrazos con un pequeño acolchado pero el de la derecha, no (justo ahí pasa la boca de llenado del combustible).

La bandeja cubremaletero enrollable tiene el fiador solo en la derecha y el maletero es lo bastante ancho como para dejarla tras la tercera fila. Un detalle muy práctico del Nissan Qashqai+2 es que esta bandeja puede esconderse bajo el doble fondo —25 litros de capacidad— que hay tras los asientos de la tercera fila. ¡Premio para quien haya pensado en dónde esconder la dichosa bandeja!

Otra idea práctica son los cuatro ganchos que hay en el maletero, si bien dos de ellos son de plástico y no parecen muy sólidos.

La presencia de los asientos en la tercera fila resta algo de capacidad total al maletero del Nissan Qashqai+2 o, mejor dicho, no existe una relación proporcional entre el aumento de longitud del coche y el tamaño del vano de carga.

Lo que sí hay, obviamente, es una mayor flexibilidad, ya que el Nissan Qashqai de cinco plazas ofrece 485 litros, mientras que el Nissan Qashqai+2 oscila entre los 130 litros —más 25 del doble fondo— con siete plazas hasta los 665 con la banqueta de la segunda fila completamente echada hacia delante.

Esta cifra en realidad es algo ficticia porque exige dejar sólo 50 centímetros para las piernas de los pasajeros. La capacidad real del Nissan Qashqai+2en modo de cinco plazas oscila en verdad entre los 450 y los 600 litros, que no está nada mal.

Diesel excelente

Galería relacionada

Nissan Qashqai+2 interior