Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 5p vs Toyota Land Cruiser D-4D 5p

Con ellos, sin duda, adorarás la tierra. No hace falta ser creyente, ni siquiera apelar a la fe... Estos dos verdaderos colosos, por sí solos, aún mueven montañas. Ante la nueva cruzada SUV, Mitsubishi Montero y Toyota Land Cruiser son hoy la biblia del 4x4. Ahora, además, más versátiles, potentes y con carrocerías largas de 5 puertas de enfoque familiar. Buscamos al todo terreno más completo del mundo.
-
Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 5p vs Toyota Land Cruiser D-4D 5p
Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 5p vs Toyota Land Cruiser D-4D 5p

Huyen del calificativo de conversos. Desde la última década, tanto Toyota como Mitsubishi (iconos del mundo rural) se resisten a dejarse arrastrar por la corriente SUV. Es cierto que en sus gamas han aparecido los denominados todo camino, con más futuro comercial y que, de hecho, acaparan ya las mejores ventas. Hablamos de Toyota RAV4 y Mitsubishi Outlander; pero tampoco es falso que sus «buques insignia», los poderosos Toyota Land Cruiser y Mitsuv¡bishi Montero, siguen recibiendo, a la par, importantes actualizaciones para un mercado en el que, a diario, se quedan solos.

Últimos ejemplos, Volkswagen Touareg y Porsche Cayenne, modelos que, si bien nunca fueron puros «off road», nos sorprendieron por su buena respuesta en campo. Ahora se bajan de él, eliminando de serie reductora, diferenciales y con una apuesta más deportiva. Hasta suavizan imagen. Y es que no corren buenos tiempos para el 4x4. Penalizados por su contaminación y poco amistosos para vías muy rápidas y masificadas, ahora tienen el reto de adaptarse a los nuevos tiempos sin perder esencia. Y, para ello, sus renovaciones son un hecho.

Leves retoques estéticos, motores más potentes y eficientes, más equipamiento y confort familiar en sus carrocerías largas... y confianza en la electrónica para mejorar versatilidad y compensar en campo un mayor peso. En definitiva, el camino hacia un vehículo total. ¿Cuál conseguirá mejor ecuación? La supervivencia TT depende ya, prácticamente, de ellos.

Tierra, piedras, asfalto... Montero y Land Cruiser nacieron, originariamente, para campo, pero hoy buscan cubrir las necesidades de buen rendimiento en toda condición. Desde luego, son referencia. Por caminos distintos, pero con igual meta, Toyota y Mitsubishi obtienen buen resultado... aunque esas vías propias marcan diferencias. Auténtico, el Land Cruiser apuesta, aún hoy, por una poco empleada, pero robusta, carrocería montada sobre chasis de largueros, anunciando ahora un 11 por ciento más de rigidez.

Por su parte, el Mitsubishi Montero ya dio un giro hacia la carretera, evolucionando a un moderno monocasco, y también a suspensiones independientes en las 4 ruedas, de excelente geometría -próxima a la de un turismo—, pero no tan fiable, y con más dificultades, que el eje rígido tradicional de Toyota para facilitar recorrido de amortiguación y mantener constante la altura de carrocería. Signos de por dónde van los tiros. 

Atendiendo a volumen y peso, y sin descuidar leyes físicas, en asfalto Mitsubishi Montero y Toyota Land Cruiser ruedan bien. Suficientemente cómodos y seguros, incluyen ya, no sólo avanzados ABS y eficaces controles de tracción y estabilidad (cada día más intrusivos para controlar mejor sus inercias), sino también hasta 8 airbags de serie (9 Toyota con su sofisticado de rodilla para conductor). ¡Cómo han mejorado los grandes TT!

Sin atajos, en campo hay 4 factores determinantes (extensión de amortiguación, altura, tracción y ángulos), y el Toyota Land Cruiser termina por imponerse. Y eso que en altura y ángulos de paso gana el Mitsubishi Montero, pero las cotas del Toyota (a menos que afrontemos crestas salvajes) y su gran y mejorada flexibilidad de suspensión (hasta 6 centímetros mayor) son todo ayuda. Imposible hacer tope con él, «bailando» por todo trazado con soltura, y también de tracción casi infinita.

De reparto habitual 40/60 entre trenes, el diferencial central mecánico Torsen del Toyota Land Cruiser efectúa una distribución variable que reparte el par en un 30/70 (si patina delante) ó 53/47 (si lo hace atrás), aunque por botón se bloquea al 50/50. Además, cuenta con un control de tracción capaz de activar por separado los frenos de las 4 ruedas, a modo de autoblocante delantero y trasero. Con esta combinación, basta que una rueda pise el suelo para enviar la mayor parte de la fuerza a ella. Gran agarre.

Mientras, un menos flexible Mitsubishi Montero basa también su fuerza en el gran y eficaz sistema de tracción Super Select II, en uso 4x4 también de reparto variable (desde una base de 33/67), pero con diferenciales central y trasero (recupera ahora esta última opción a menos de 12 km/h) de acoplamiento viscoso y bloqueables manualmente al 100%. En la práctica, sin embargo, la tracción del Mitsubishi se muestra algo más lenta frente al Toyota, patinando antes y más en terrenos de muy baja adherencia. Claro que, también, sus neumáticos de menor perfil y más llanta (265/60 R18 frente a 265/65 R17) y su elevado peso (100 kg extra) resultan para Mitsubishi un lastre en campo. Eso sí, en ambos, el conductor elige también cuándo insertar reductora (en Toyota ya por botón, y no palanca como en Mitsubishi ) para subirse hasta por las paredes.

Todo lo contrario sucede en carretera y pista rápida, donde el Mitsubishi Montero gana en agilidad, puesta a punto… y en posibilidad de circular sólo en 2 ruedas motrices ante un «integral» Land Cruiser. Su rigidez de chasis y suspensión desembocan en un comportamiento más preciso y dinámico que un Toyota más aparatoso. En definitiva, es más rápido. En el Land Cruiser, en cambio, las inercias se sienten antes: el tren delantero abre pronto trazada, la carrocería oscila más y se suceden los cabeceos en transferencias de masas. Cuestión, ante todo, de flexibilidad, y de no contar en esta básica versión con sofisticada tecnología de la que, en todo caso, carece siempre Mitsubishi: amortiguación neumática y estabilizadoras adaptativas. Porque, por lo demás, la dirección del Land Cruiser (también hidráulica, pero ahora con bomba con control variable del flujo) gana mucho, igual que el confort que genera un chasis que absorbe bien el firme y filtra mejor de vibraciones y sonoridad. Así que en tacto y refinamiento, Toyota impone su ley.

 Mitsubishi Montero
- Versatilidad/dinamismo
- Capacidad de carga
- Precio 

Toyota Land Cruiser
- Mecánica y tracción
- Confort/refinamiento
- Respuesta en campo

  Mitsubishi Montero
- Elevado peso
- Detalles de ergonomía
- Sonoridad y vibraciones

 Toyota Land Cruiser
- Capacidad de frenada
- Visibilidad
- Sin modo 4x2 para asfalto

Huyen del calificativo de conversos. Desde la última década, tanto Toyota como Mitsubishi (iconos del mundo rural) se resisten a dejarse arrastrar por la corriente SUV. Es cierto que en sus gamas han aparecido los denominados todo camino, con más futuro comercial y que, de hecho, acaparan ya las mejores ventas. Hablamos de Toyota RAV4 y Mitsubishi Outlander; pero tampoco es falso que sus «buques insignia», los poderosos Toyota Land Cruiser y Mitsuv¡bishi Montero, siguen recibiendo, a la par, importantes actualizaciones para un mercado en el que, a diario, se quedan solos.

Últimos ejemplos, Volkswagen Touareg y Porsche Cayenne, modelos que, si bien nunca fueron puros «off road», nos sorprendieron por su buena respuesta en campo. Ahora se bajan de él, eliminando de serie reductora, diferenciales y con una apuesta más deportiva. Hasta suavizan imagen. Y es que no corren buenos tiempos para el 4x4. Penalizados por su contaminación y poco amistosos para vías muy rápidas y masificadas, ahora tienen el reto de adaptarse a los nuevos tiempos sin perder esencia. Y, para ello, sus renovaciones son un hecho.

Leves retoques estéticos, motores más potentes y eficientes, más equipamiento y confort familiar en sus carrocerías largas... y confianza en la electrónica para mejorar versatilidad y compensar en campo un mayor peso. En definitiva, el camino hacia un vehículo total. ¿Cuál conseguirá mejor ecuación? La supervivencia TT depende ya, prácticamente, de ellos.

Tierra, piedras, asfalto... Montero y Land Cruiser nacieron, originariamente, para campo, pero hoy buscan cubrir las necesidades de buen rendimiento en toda condición. Desde luego, son referencia. Por caminos distintos, pero con igual meta, Toyota y Mitsubishi obtienen buen resultado... aunque esas vías propias marcan diferencias. Auténtico, el Land Cruiser apuesta, aún hoy, por una poco empleada, pero robusta, carrocería montada sobre chasis de largueros, anunciando ahora un 11 por ciento más de rigidez.

Por su parte, el Mitsubishi Montero ya dio un giro hacia la carretera, evolucionando a un moderno monocasco, y también a suspensiones independientes en las 4 ruedas, de excelente geometría -próxima a la de un turismo—, pero no tan fiable, y con más dificultades, que el eje rígido tradicional de Toyota para facilitar recorrido de amortiguación y mantener constante la altura de carrocería. Signos de por dónde van los tiros. 

Atendiendo a volumen y peso, y sin descuidar leyes físicas, en asfalto Mitsubishi Montero y Toyota Land Cruiser ruedan bien. Suficientemente cómodos y seguros, incluyen ya, no sólo avanzados ABS y eficaces controles de tracción y estabilidad (cada día más intrusivos para controlar mejor sus inercias), sino también hasta 8 airbags de serie (9 Toyota con su sofisticado de rodilla para conductor). ¡Cómo han mejorado los grandes TT!

Sin atajos, en campo hay 4 factores determinantes (extensión de amortiguación, altura, tracción y ángulos), y el Toyota Land Cruiser termina por imponerse. Y eso que en altura y ángulos de paso gana el Mitsubishi Montero, pero las cotas del Toyota (a menos que afrontemos crestas salvajes) y su gran y mejorada flexibilidad de suspensión (hasta 6 centímetros mayor) son todo ayuda. Imposible hacer tope con él, «bailando» por todo trazado con soltura, y también de tracción casi infinita.

De reparto habitual 40/60 entre trenes, el diferencial central mecánico Torsen del Toyota Land Cruiser efectúa una distribución variable que reparte el par en un 30/70 (si patina delante) ó 53/47 (si lo hace atrás), aunque por botón se bloquea al 50/50. Además, cuenta con un control de tracción capaz de activar por separado los frenos de las 4 ruedas, a modo de autoblocante delantero y trasero. Con esta combinación, basta que una rueda pise el suelo para enviar la mayor parte de la fuerza a ella. Gran agarre.

Mientras, un menos flexible Mitsubishi Montero basa también su fuerza en el gran y eficaz sistema de tracción Super Select II, en uso 4x4 también de reparto variable (desde una base de 33/67), pero con diferenciales central y trasero (recupera ahora esta última opción a menos de 12 km/h) de acoplamiento viscoso y bloqueables manualmente al 100%. En la práctica, sin embargo, la tracción del Mitsubishi se muestra algo más lenta frente al Toyota, patinando antes y más en terrenos de muy baja adherencia. Claro que, también, sus neumáticos de menor perfil y más llanta (265/60 R18 frente a 265/65 R17) y su elevado peso (100 kg extra) resultan para Mitsubishi un lastre en campo. Eso sí, en ambos, el conductor elige también cuándo insertar reductora (en Toyota ya por botón, y no palanca como en Mitsubishi ) para subirse hasta por las paredes.

Todo lo contrario sucede en carretera y pista rápida, donde el Mitsubishi Montero gana en agilidad, puesta a punto… y en posibilidad de circular sólo en 2 ruedas motrices ante un «integral» Land Cruiser. Su rigidez de chasis y suspensión desembocan en un comportamiento más preciso y dinámico que un Toyota más aparatoso. En definitiva, es más rápido. En el Land Cruiser, en cambio, las inercias se sienten antes: el tren delantero abre pronto trazada, la carrocería oscila más y se suceden los cabeceos en transferencias de masas. Cuestión, ante todo, de flexibilidad, y de no contar en esta básica versión con sofisticada tecnología de la que, en todo caso, carece siempre Mitsubishi: amortiguación neumática y estabilizadoras adaptativas. Porque, por lo demás, la dirección del Land Cruiser (también hidráulica, pero ahora con bomba con control variable del flujo) gana mucho, igual que el confort que genera un chasis que absorbe bien el firme y filtra mejor de vibraciones y sonoridad. Así que en tacto y refinamiento, Toyota impone su ley.

 Mitsubishi Montero
- Versatilidad/dinamismo
- Capacidad de carga
- Precio 

Toyota Land Cruiser
- Mecánica y tracción
- Confort/refinamiento
- Respuesta en campo

  Mitsubishi Montero
- Elevado peso
- Detalles de ergonomía
- Sonoridad y vibraciones

 Toyota Land Cruiser
- Capacidad de frenada
- Visibilidad
- Sin modo 4x2 para asfalto

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...